martes, 6 diciembre 2022 |

Actualizado a las

21:00

h CEST

11.2 C
Madrid

El misterioso éter: una sustancia enigmática de la que queda mucho por descubrir

Puntuación media: 5 | Votos: 1

El éter es una sustancia que usualmente se puede encontrar dentro del lenguaje poético, rodeado de cierto misticismo, pero, si revisamos su evolución histórica, descubriremos rápidamente que los éteres no son un mito. Existen y se aplican a diario en muchas industrias. ¿Quieres descubrir para qué sirve el éter líquido? ¡Lee esto!

El éter es un término muy amplio que depende del contexto para definirse adecuadamente. En la industria química, los éteres son compuestos muy útiles, con aplicaciones médicas incluso. Para la física, el éter es una sustancia que llena el vacío del espacio, mientras que la astrología puede llegar a usarlo con definiciones más abstractas. A continuación, se plantea un resumen donde se desvela qué es el éter etílico y alguna otra definición de éteres curiosas e interesantes:

Investigación experimental:
Qué es, tipos, características y 5 ejemplos de aplicación del método experimental

Leer artículo

¿Qué es éter?

En un sentido general podemos definir al éter como una sustancia transparente, sin forma, estructura o propiedad específica conocida, vinculada de manera estrecha con la composición del universo.

Algunas referencias apuntan al término éter como una sustancia alquímica muy antigua o un compuesto químico. La realidad es que el éter es diferente según la ciencia que la estudie, siendo la química y la física sus principales referentes de estudio.

Qué son éteres en física

En la física el éter era la sustancia que ocupaba todo el espacio “vacío” y a través de la cual se podía transmitir la luz y cualquier otro tipo de onda o señal distinta al sonido.

En otras palabras, los primeros físicos llamaron éter a todo lo que estaba fuera de la atmosfera terrestre y que no tenía un cuerpo. Una especie de sustancia transparente inalterable en donde flotaban las estrellas y demás masas del universo.

El éter era teóricamente necesario, en su momento, para explicar la transmisión de energía como la luz y las ondas en el espacio. Evidentemente, los científicos necesitaban demostrar la existencia de esta sustancia para corroborar sus hipótesis y, en cambio, descubrieron que no existía en lo absoluto.

Qué son éteres en química

Los químicos tuvieron más suerte con el alcohol éter que los físicos, eso es seguro. En química, se entiende el enlace del éter como un compuesto que está formado por dos moléculas de alcohol, las cuales han perdió una molécula de agua La fórmula del éter usualmente se describe como R-O-R’ donde dos grupos alquilos se unen a un átomo de oxígeno.

A pesar de su constitución estable, este grupo usualmente incoloro suele ser inflamable en la mayoría de sus presentaciones comunes. Tienen muchos usos a nivel médico, así como dentro de la industria química, aunque no son tan fáciles de producir.

Entonces… ¿Cómo es el éter?

El compuesto éter puede tomar concentraciones gaseosas y líquidas, dependiendo de la temperatura.

Usualmente, es transparente, con un sabor ardiente, quemante y dulce; El olor es particularmente ardiente, una categoría que describe una sensación de picor leve al tener contacto con las glándulas olfativas.

Desarrollo histórico de la sustancia Éter

Dependiendo desde dónde se esté buscando el significado de éter, es fácil percatarse que tanto los términos físicos como químicos difieren mucho. Eso sí, históricamente tiene un punto en común.

Los alquimistas, primeros estudiosos de las sustancias en la antigüedad, investigaron por años el grupo éter.

Sus estudios, claro, estaban íntimamente relacionados con las investigaciones de la astrología y astronomía de la época; junto con los filósofos, estos se consideran los precursores de la física moderna.

A medida que el tiempo pasó, los físicos buscaron una demostración tangible de esta sustancia supuestamente invisible, mientras que los alquimistas, luego químicos, se enfocarían en los compuestos de sustancias que mucho tiempo después se llamarían éter.

Para solucionar este dilema, se presenta la evolución del término según la ciencia:

Historia del éter en física

Los físicos antiguos extendieron una teoría para explicar cómo era posible que la luz se moviera por el espacio y llegara a la tierra, siendo que no existía ningún cuerpo conductor.

Pensaban que, tal como sucedía con el sonido, el cual necesitaba al aire para poder emitir las ondas, debía existir algo en el vacío que permitiera la emisión de luz y calor.

Al supuesto teórico que llenaba el vacío del espacio se le conoció como éter.

A finales del siglo XIX, Albert Michelson y Edward Morley, experimentaron con rayos de luz, emitiéndolos tanto en función de la rotación de la tierra como en contra, con la intención de medir la velocidad del éter en comparación con la velocidad de la tierra.

Los que sucedió, o no sucedió, mejor dicho, cambió para siempre el entendimiento de la física para la fecha.

Las supuestas anomalías que revelarían al éter, no aparecieron. En efecto, la sustancia no existía.

La teoría de la relatividad de Albert Einstein terminó por dar explicación al resto de fenómenos que quedaron a la deriva luego del desmontaje de la sustancia universal.

Hoy en día, algunas ramas de la física siguen usando el término éter para hacer referencia a un espacio específico que sirve de canal para transmitir ondas. En otras áreas, el concepto del éter se mantuvo, siendo definido como todo elemento inmaterial que ocupa un espacio (espíritu, esencia, conciencia divina…).

Historia del éter en química

Algunas fuentes sugieren que el primer alquimista en aislar este compuesto fue el famoso Raimundo Lulio en 1275. Siendo quien lo descubriera por primera vez.

En lo que se refiere a la síntesis, el mérito recae en el farmacéutico, botánico y médico alemán Valerius Cordus, quien lo logró en 1540. Para entonces, le confirió el nombre de “aceite dulce de vitriolo”. Lo obtuvo a talvez del procesamiento de etanol y ácido sulfúrico.

Cordus también fue el primero en notar las propiedades medicinales de este nuevo éter, razón por la que ganó fama de elixir sanador.

Muchas de estas aplicaciones que se descubrieron en la antigüedad, siguen usándose hoy día en la medicina moderna.

Alrededor de esa misma fecha, Theophrastus Bombastus von Hohenheim, médico y astrólogo suizo, desarrolló estudios sobre los usos analgésicos del éter. Específicamente en su variante etílica.

Casi doscientos años más tarde, sería el químico August Sigmund Frobenius quien acuñó el término éter para estas sustancias.

Finalmente, el cirujano de origen Estadounidense Crawford Williamson Long fue quien desarrolló a profundidad su uso como anestésico en 1842.

Diferentes formas de conseguir Éter

Dada la utilidad de este compuesto se suelen fabricar varios tipos de éteres para una gran cantidad de industrias, desde la farmacéutica o laboratorios, hasta para las fábricas de químicos domésticos.

Dependiendo del tipo de compuesto, hay varias formas de obtenerlo. A continuación, algunos ejemplos:

Síntesis de alcohol etílico

El éter etílico puede ser conseguido a partir del alcohol etílico, uno de los métodos más comunes, siendo además uno de los tipos de éteres más demandados.

El proceso es muy simple, para la síntesis, se combina tanto el alcohol etílico como ácido sulfúrico. Este último reacciona en un medio acuoso, formando el ion hidronio necesario.

Este método se conoce también como deshidratación de etanol.

En la producción de etanol

El éter puede conseguirse invirtiendo el proceso explicado anteriormente, es decir, pude verse como un sub producto común en la fabricación del etanol o alcohol etílico.

A través del ácido fosfórico como catalizador se aplica hidratación en fase vapor de etileno, produciendo en gran medida éter como desecho.

Destilación de queroseno

Se puede encontrar otro “éter” denominado éter petróleo, en las refinerías de combustible fósil de petróleo.

Este éter refinado se encuentra justo en las fases intermedias de destilación de queroseno, entre la nafta ligera y la nafta pesada.

También se le conoce como bencina, aunque existe el debate si debe ser catalogado en su lugar como una mezcla de alcanos y no realmente como un éter. Sin embargo, es común encontrarle en esta categoría de todas formas.

Ejemplos de éteres y sus aplicaciones

Los éteres pueden llegar a tener una gran cantidad de usos, tal como se menciona antes, por lo que resulta interesante repasar algunos de los más importantes del mercado global:

Disolvente orgánico

El éter, en muchas de sus presentaciones, resulta ser bastante bueno para disolver material orgánico. Por lo que se emplea en industrias de fabricación de productos químicos como los que están destinados a la remoción de la grasa, quitar aceites o anti resinas.

Esta función también les permite aplicarse como medio de extracción enzimática de compuestos de origen animal o vegetal.

Debido a su alta toxicidad, carácter inflamable y difícil manipulación controlada, se ha ido desplazando por otros compuestos de manera paulatina.

Test de circulación

El éter puede ser utilizado para realizar pruebas de circulación.

Mediante la inyección de éter en concentraciones controladas en el brazo, este pasa por el sistema circulatorio, desde la aurícula derecha hasta el ventrículo derecho, terminando en los pulmones.

La prueba termina cuando se percibe el olor del compuesto en la respiración, midiendo el tiempo total que ha tardado en circular.

Anestésico general

El éter tubo un inicio caótico en la medicina, siendo usado primeramente en forma gaseosa como una especie de droga de entretenimiento, especialmente popular en las mujeres, ya que estaba mal visto que estas tomaran alcohol, volviéndose rápidamente una alternativa.

Con el tiempo, se comenzó a notar que la inhalación de éter en determinadas concentraciones inhibía la sensación de dolor de los pacientes.

Su verdadero uso anestésico inició en la industria dental y rápidamente fue migrando al área quirúrgica, por su capacidad de inducir un sueño indoloro. Siendo el excéntrico William Morton el primero en utilizarla de manera general.

Veneno

Los éteres son bastante tóxicos en determinadas concentraciones y son canales de disolución efectivos para crear venenos para ratas con funciones hemorrágicas coagulantes.

Las ratas son particularmente inteligentes y adaptativas al entorno humano. Si el veneno las mata al instante, las demás ratas aprenderán y no comerán el veneno.

Si perciben el olor humano en la comida, tampoco probarán, por precaución de veneno.

El éter puede disolver los olores de ciertos compuestos y en combinación con otros químicos puede matar a las ratas, varios días después de comer, por lo que no asumirán que fue el alimento envenenado el origen.

Antiinflamatorio

Si se quiere saber para qué sirve el éter con alcohol, la respuesta la tendremos en sus primeras aplicaciones médicas.

El alcohol con éter era utilizado de manera frecuente como un método para reducir la hinchazón del vientre de una mujer luego de dar a luz, sirviendo también como anestésico local, siempre que fuera empleado de manera tópica y en bajas concentraciones.

Analgésico

Durante un tiempo, la industria farmacéutica trató de descifrar para qué sirve el éter sulfúrico, además de la anestesia, dado su peculiar comportamiento.

Jugando con las concentraciones, esta sustancia ligeramente narcótica e inhibidora, bien preparada por un equipo profesional, consiguió muy buenos resultados como analgésico, especialmente para tratar lesiones musculares.

Laboratorios docentes y veterinarios

Gracias a las propiedades anestésicas del éter, puede ser utilizado para su aplicación en fascinantes experimentos.

Un ejemplo de ello es el uso de éter para adormecer moscas, las cuales luego son estudiadas con la intención de explicar sus procesos de reproducción y así ejemplificar de manera activa los principios de las leyes de Mendel asociadas a la genética hereditaria.

En veterinaria, se aplica éter para adormecer a las garrapatas, comunes en muchos animales. Así se explican los procesos seguros de extracción.

Tratamiento para los gases

En la antigüedad, se llegó a implementar el espíritu del éter, un compuesto mezclado con etanol, para tratar problemas gástricos leves, como las flatulencias.

Este uso fue mermando por alternativas más saludables, quedando discontinuado casi en su totalidad.

Ahora que conoce qué son los éteres en química y física, puede ver que este misterioso compuesto ha tenido todo un viaje, desde sustancia divina de “relleno” espacial, hasta químico anestésico. Sin embargo, en la actualidad, el elemento éter responde casi de manera exclusiva al compuesto químico, el cual ha estado siendo reemplazado poco a poco por otras alternativas, debido al peligro potencial que representa.

  • Bs, H. H. C., MD PhD, & Md, T. E. D. (2013, February 8). Pharmacology and Physiology for Anesthesia: Foundations and Clinical Application (1st ed.). Saunders.
  • Cantor, G. N., & Hodge, M. J. S. (1981, April 30). Conceptions of Ether: Studies in the History of Ether Theories, 1740–1900 (First Edition). Cambridge University Press.
  • Ford, D. W. H. (2010, April 20). Lectures On General Anaesthetics in Dentistry: Advocating Painless Dental Operations by the Use of Nitrous Oxid, Nitrous Oxid and Oxygen, Chloroform, Ether, Ethyl Chloride and Somnoform. Nabu Press.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Cedeño, Carlos. (2022, 21 octubre). El misterioso éter: una sustancia enigmática de la que queda mucho por descubrir. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/eter/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Carlos Cedeño
Carlos Cedeño
Licenciado en Ingeniería de Sistemas por la Universidad de Oriente (UDO), en Cumaná, Venezuela. Especialista en marketing y SEO.
Cinco Noticias / Ciencia & Tecnología / El misterioso éter: una sustancia enigmática de la que queda mucho por descubrir

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre