sábado, 18 mayo 2024 |

Actualizado a las

11:49

h CEST

13.9 C
Madrid

Las estrellas de mar: anatomía, reproducción, alimentación y sistema nervioso de esta rara especie viva sin cerebro

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Aunque comúnmente asociadas con su forma estrellada y su apariencia exótica, una de las características más sorprendentes de las estrellas de mar es que son consideradas como una especie sin cerebro.

A pesar de esta característica, estas criaturas poseen un sistema nervioso distribuido que les permite llevar a cabo una variedad de comportamientos complejos. Sumergirse en el mundo de las estrellas de mar es adentrarse en un universo de maravillas biológicas y adaptaciones extraordinarias de estos equinodermos sin cerebro centralizado.

Playas bioluminiscentes:
10 playas espectaculares que brillan de noche y que te dejarán sin aliento.

Leer artículo

Anatomía de las estrellas de mar

Las estrellas de mar poseen una anatomía única y fascinante, caracterizada por la ausencia de un cerebro centralizado y la presencia de un sistema nervioso descentralizado. A simple vista, estas criaturas marinas pueden parecer simples, pero su estructura interna revela una complejidad sorprendente.

En lugar de un cerebro, las estrellas de mar cuentan con un anillo nervioso central que rodea su boca. Este anillo actúa como un centro de coordinación para todo el sistema nervioso. Desde él, se extienden nervios radiales a lo largo de cada uno de los brazos de la estrella de mar. Estos nervios radiales están interconectados por una red de nervios transversales, formando una intrincada red nerviosa que se extiende por todo el cuerpo del animal.

Su disposición del sistema nervioso permite que cada brazo de la estrella de mar funcione de manera semi-independiente, respondiendo a los estímulos de su entorno inmediato. Cada brazo cuenta con su propia red nerviosa radial, lo que significa que si uno de los brazos se daña, el resto del cuerpo puede seguir funcionando normalmente.

El anillo nervioso central juega un papel crucial en la coordinación de las funciones vitales de la estrella de mar, como la locomoción, la alimentación y la reproducción. Actúa como un centro de procesamiento y distribución de información, permitiendo que los diferentes brazos y sistemas corporales trabajen en armonía.

Sistema nervioso y percepción sensorial

A pesar de carecer de un cerebro centralizado, el sistema nervioso de las estrellas de mar es sorprendentemente complejo y les permite procesar información sensorial y responder a diversos estímulos del entorno marino. Este sistema descentralizado les brinda la capacidad de percibir su entorno y adaptarse a las condiciones cambiantes del océano.

El anillo nervioso central y los nervios radiales que se extienden por los brazos de la estrella de mar actúan como una red de procesamiento de información. Cuando los receptores sensoriales en los brazos y los pies tubulares detectan estímulos, como cambios de luz, presión o temperatura, esta información se transmite a través del sistema nervioso.

Los diferentes tipos de receptores sensoriales desempeñan un papel crucial en la percepción sensorial de las estrellas de mar. Por ejemplo, poseen ojos rudimentarios en la punta de cada brazo que les permiten detectar cambios de luz y oscuridad. Aunque estos ojos son simples, les ayudan a orientarse y buscar refugio cuando es necesario.

Además, las estrellas de mar cuentan con receptores sensoriales especializados en sus pies tubulares que les permiten detectar cambios sutiles de presión, temperatura y sustancias químicas en el agua. Esta información sensorial es procesada por el sistema nervioso, lo que les permite navegar por su entorno y localizar fuentes de alimento.

Estrella de mar.
Estrella de mar (geoff trodd, Unsplash)

Cuando una estrella de mar percibe un estímulo relevante, como un posible alimento o una amenaza, su sistema nervioso coordina las respuestas apropiadas. Por ejemplo, si detecta una presa cercana, los brazos se moverán para rodearla y sujetarla, mientras que los pies tubulares se adherirán firmemente al sustrato para proporcionar estabilidad.

Movimiento y alimentación

El movimiento de las estrellas de mar es posible gracias a los miles de pies tubulares que cubren la superficie inferior de sus brazos. Estos pies tubulares tienen ventosas que se adhieren firmemente a las superficies, y su sistema nervioso les permite coordinar los movimientos de cada pie para desplazarse lentamente por el fondo marino.

Cuando una estrella de mar encuentra una presa, como un molusco o un crustáceo, su sistema nervioso le permite coordinar la acción de sus brazos para envolver y sujetar a la presa. Luego, la estrella de mar expulsa su estómago hacia afuera, envolviéndolo alrededor de la presa y liberando enzimas digestivas que descomponen su cuerpo.

Una vez digerida la presa, la estrella de mar absorbe los nutrientes a través de su estómago y luego lo retrae de nuevo dentro de su cuerpo.

Reproducción y regeneración

Las estrellas de mar exhiben habilidades notables en cuanto a su reproducción y regeneración, ambos procesos controlados y coordinados por su complejo sistema nervioso descentralizado.

En cuanto a la reproducción, las estrellas de mar se reproducen mediante la fertilización externa. Durante este proceso, tanto los machos como las hembras liberan sus gametos (espermatozoides y óvulos, respectivamente) en el agua circundante.

El sistema nervioso desempeña un papel crucial en la coordinación de la liberación de estos gametos, asegurando que se produzca en el momento y las condiciones adecuadas.

Además, el sistema nervioso ayuda a orientar a las estrellas de mar hacia las corrientes marinas apropiadas, lo que facilita la dispersión de los gametos y aumenta las posibilidades de que se produzca la fertilización. Una vez que los óvulos son fertilizados, se desarrollan en larvas que eventualmente se asientan en el fondo marino y se convierten en estrellas de mar adultas.

Sin lugar a dudas, una de las cualidades más asombrosas de las estrellas de mar es su extraordinaria habilidad para regenerarse. Estas criaturas marinas pueden regenerar partes perdidas de su cuerpo, incluyendo brazos completos e incluso un disco central completo si se pierden todos los brazos.

Este proceso de regeneración está controlado y coordinado por el sistema nervioso descentralizado de la estrella de mar. Cuando se pierde una parte del cuerpo, el sistema nervioso desencadena una serie de señales que inician la división celular y la formación de nuevos tejidos en la zona afectada.

Los nervios radiales que se extienden a lo largo de los brazos desempeñan un papel crucial en este proceso, guiando el crecimiento y la regeneración de los nuevos tejidos. A medida que el nuevo brazo o parte del cuerpo se regenera, el sistema nervioso se encarga de restablecer las conexiones neuronales y coordinar el funcionamiento de la nueva estructura.

Esta capacidad de regeneración les brinda a las estrellas de mar una ventaja significativa en su entorno marino, permitiéndoles recuperarse de lesiones y pérdidas de tejido que podrían ser fatales para otras especies.

Adaptaciones únicas de la especie sin cerebro centralizado

A pesar de carecer de un cerebro centralizado, las estrellas de mar han desarrollado una serie de adaptaciones únicas que les permiten sobrevivir y prosperar en el entorno marino. Estas adaptaciones les brindan la capacidad de llevar a cabo funciones vitales de una manera diferente a la de otros animales con cerebros más complejos.

Una de las adaptaciones más notables es su sistema vascular de agua. En vez de contar con un sistema circulatorio convencional basado en sangre, las estrellas de mar emplean el agua para distribuir nutrientes y oxígeno a través de su organismo. Este sistema consiste en una serie de canales y cavidades interconectadas que se extienden por todo su cuerpo.

El agua del entorno marino es bombeada a través de este sistema vascular, llevando consigo los nutrientes y el oxígeno necesarios para mantener las funciones corporales. Este mecanismo les permite obtener los recursos esenciales sin la necesidad de un sistema circulatorio sanguíneo complejo.

Además, el sistema vascular de agua también desempeña un papel crucial en el mantenimiento de la forma y la rigidez de los brazos de las estrellas de mar. Al bombear agua a través de los canales que recorren los brazos, se crea una presión interna que les permite mantener su estructura y realizar movimientos coordinados.

Otra adaptación única es la capacidad de las estrellas de mar para expulsar parte de sus órganos internos cuando se sienten amenazadas. Gracias a este sistema de defensa, pueden distraer a los depredadores y, en ciertas situaciones, lograr escapar de ellos. Gracias a su sorprendente capacidad de regeneración, las estrellas de mar pueden regenerar los órganos expulsados más adelante.

Estas adaptaciones únicas, junto con su complejo sistema nervioso descentralizado, permiten a las estrellas de mar sobrevivir y prosperar en el entorno marino sin la necesidad de un cerebro centralizado sofisticado.

Su biología única demuestra que la inteligencia y la capacidad de adaptación no siempre requieren de una estructura cerebral centralizada, sino que pueden surgir de sistemas descentralizados, pero altamente coordinados.

Investigaciones y descubrimientos recientes

En los últimos años, los científicos han realizado numerosas investigaciones sobre las estrellas de mar, arrojando luz sobre su fascinante biología y comportamiento.

Uno de los descubrimientos más sorprendentes es que las estrellas de mar pueden sentir dolor y responder a los estímulos nocivos. Un estudio reciente demostró que cuando se exponen a sustancias químicas irritantes, las estrellas de mar muestran comportamientos que sugieren una respuesta al dolor, como retracción de los brazos y movimientos de escape.

Otro hallazgo interesante es que el sistema nervioso de las estrellas de mar es más complejo de lo que se pensaba anteriormente, con evidencias de que pueden procesar información de manera más sofisticada de lo que se creía.

Investigadores han observado que las estrellas de mar pueden aprender y recordar patrones complejos, lo que sugiere una capacidad cognitiva más avanzada de lo que se pensaba para un animal sin cerebro centralizado.

Estas investigaciones continúan abriendo nuevas perspectivas sobre la biología y el comportamiento de las estrellas de mar, desafiando las ideas preconcebidas sobre lo que significa tener un cerebro y cómo los sistemas nerviosos descentralizados pueden permitir capacidades sorprendentes. Por último, hay que destacar que las estrellas de mar, a pesar de ser una especie sin cerebro centralizado, demuestran una sorprendente capacidad para adaptarse y sobrevivir en su entorno marino. Su sistema nervioso distribuido les permite realizar una variedad de comportamientos complejos, desde la regeneración de partes del cuerpo hasta la detección y captura de presas.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Jugador, Alana. (2024, 11 abril). Las estrellas de mar: anatomía, reproducción, alimentación y sistema nervioso de esta rara especie viva sin cerebro. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/estrellas-de-mar/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Cinco Noticias / Ciencia & Tecnología / Las estrellas de mar: anatomía, reproducción, alimentación y sistema nervioso de esta rara especie viva sin cerebro

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre