Elizabeth Kloepfer y su historia de amor con Ted Bundy, el asesino más sádico de EE.UU.

4.5
(15)

Elizabeth Kloepfer, mejor conocida por su alias como autora, Elizabeth Kendall, sobrevivió a una bizarra relación amorosa con uno de los asesinos más peligrosos de los Estados Unidos durante la década de los 70, Ted Bundy.

La gran cadena de homicidios ejecutados por Bundy a partir de 1970 le valió la fama y el recuerdo como uno de los asesinos más carismáticos y tétricos de la historia contemporánea de los Estados Unidos.

La vida de Ted Bundy ha sido contada una y otra vez en películas y libros, pero se sabe muy poco de las personas que convivieron con él, a excepción de Elizabeth Kloepfer, con quien mantuvo una relación amorosa mientras fue un asesino en serie.

Elizabeth Kloepfer, novia de Ted Bundy
Elizabeth Kloepfer

Gracias a las memorias que Kloepfer publicara bajo el pseudónimo de Elizabeth Kendall, en su libro El príncipe fantasma: Mi vida con Ted Bundy, de 1981, se pudo conocer más de su perturbadora relación y cómo logró sobrevivir sin convertirse en una víctima más en la lista de Bundy.

Elizabeth Kloepfer y Ted Bundy: atracción fatal

Kloepfer conoció a Bundy en el Sandpiper Tavern, en Seattle, en octubre de 1969. Habían transcurrido dos meses del sonadísimo asesinato de la actriz Sharon Tate, perpetrado por miembros de la secta de Charles Manson.

Kloepfer tenía 24 años y justo había terminado sus estudios en la Universidad del Estado de Utah y trabajaba como secretaria. También se había divorciado recientemente del padre de su hija de dos años, por lo que se encontraba criándola por sí sola.

Bundy invitó a Kloepfer a bailar y de inmediato surgió la química entre ambos. La primera noche que pasaron juntos terminó con un encantador Bundy preparando el desayuno para Kloepfer a la mañana siguiente.

Ted Bundy with Elizabeth Kloepfer
Ted Bundy con Elizabeth Kloepfer.

La relación tuvo un comienzo idílico, con la pareja realizando su primer viaje juntos a Vancouver, el fin de semana siguiente. Todo avanzó muy rápido y viento en popa.

A los pocos meses de estar saliendo, Kloepfer ya tenía relación con los padres de su novio. Lo que jamás imaginó fue el giro que daría su relación al poco tiempo.

El amor era intenso y recíproco entre ambos, según confiesa el asesino en serie a Stephen G. Michaud en varias entrevistas que mucho más tarde saldrían publicadas en el documental de Netflix, Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy.

“La amaba tanto que era desestabilizadora. Sentí un gran amor por ella, pero no teníamos muchos intereses en común como la política o algo así, no creo que tuviéramos algo en común.”

Tras la boda comienzan las amenazas de muerte

En febrero de 1970 la pareja solicita una licencia de matrimonio y de inmediato se empieza a ver el carácter fatídicamente temperamental de Bundy, al romper el documento de matrimonio. Pese a ello, Kloepfer mantuvo su relación con él, dándole varias oportunidades para mejorar las cosas entre ellos.

En 1972, Kloepfer queda embarazada, pero, aunque Bundy muestra su alegría por la noticia, ella decide terminar no tener el bebé.

En sus relatos, Kloepfer cuenta que, si bien Ted nunca abusó de ella ni la agredió físicamente, sí le propinó un maltrato verbal muy fuerte y constante, que dejó secuelas psicológicas en ella durante mucho tiempo. A Bundy también le gustaba amenazarla y lo hizo en incontables ocasiones.

Una vez, cuando Kloepfer le confrontó por un robo, él le espetó:

“Si alguna vez le dices a alguien algo sobre esto, te romperé el maldito cuello.”

Ted Bundy va jucio

Al poco tiempo de que Ted empezara a mostar su verdadera personalidad en su convivencia conyugal con Kloepfer, diferentes reportes policiales y noticias en los diarios locales comenzaron a llamar su atención.

Había comenzado una ola de asesinatos en extrañas circunstancias y todos los informes apuntaban a un único sospechoso que conducía un Volkswagen, de nombre “Ted”.

Distintas desapariciones con la misma descripción de los sospechosos levantaron las alarmas de Kloepfer, por lo que empezó a alertar a las autoridades.

Aviso de busca y captura de Ted Bundy
Aviso de busca y captura de Ted Bundy, añadido a la lista de los 10 fugitivos más buscados del FBI el 10 de febrero de 1978. (fbi.gov)

En distintas ocasiones Kloepfer llamó a la policía en un intento de declarar que su pareja coincidía con el sospechoso de los asesinatos, pero en la mayoría de las ocasiones sus denuncias fueron desestimadas, ya que debía presentarse en persona a llenar un informe policial.

Dos meses más tarde, cuando Bundy se mudó a Utah y las desapariciones comenzaron en ese estado, Kloepfer intentó llamar a la policía nuevamente, pero para entonces ya Bundy había sido descartado entre los sospechosos.

La frustración y desolación al saber que convivía con un asesino y su amor intacto por él sumieron a Kloepfer en una depresión y comenzó a abusar del alcohol.

Bundy finalmente es arrestado en marzo de 1976 por el intento de secuestro de Carol DaRonch. Mientras esperaba juicio, la pareja mantuvo su relación a través de las visitas que ella le hacía y se comunicaban a través de apasionadas cartas.

Rueda de reconocimiento de Ted Bundy
Rueda de reconocimiento de la película “Extremadamente cruel, malvado y perverso” de Netflix.

Al poco tiempo, Kloepfer ingresa en Alcohólicos Anónimos, recuperando su sobriedad. Justo cuando esto sucede, comenzó a distanciarse física y emocionalmente de su novio asesino.

Después de varios años en prisión, algunas fugas, y tras un largo y popular juicio (el primero en ser televisado), Ted es declarado culpable de los crímenes de robo y de homicidio a 30 personas en siete estados diferentes. Le condenan a muerte y será ejecutado en la silla eléctrica el 24 de enero de 1989.

La vida después de Ted Bundy

Kloepfer expone en su libro que Bundy intentó matarla una vez mientras ella dormía, hecho admitido también por él mismo.

La vida después de Bundy trascurrió en paz y con tranquilidad para Kloepfer, quien se convirtió en una superviviente muy afortunada.

Decidió mantenerse al margen de los medios después del revuelo de la ejecución de Bundy y se dedicó a tener una vida tranquila junto a su hija en Washington.

Las memorias de Kloepfer han servido de base para el guión del nuevo thriller de Netflix que expone la vida del asesino y su novia, Extremadamente cruel, malvado y perverso, protagonizado por Zac Efron (Ted Bundy) y Lily Collins (Elizabeth Kloepfer).

El libro de Kloepfer contiene una interesante recopilación de detalles y antecedentes que dan un contexto importante a la época en la que Ted cometió sus asesinatos.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.5 / 5. Votos: 15

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre