Consejos para fortalecer el suelo pélvico

5
(1)

Las bolas chinas o de “Geisha” se suman a las terapias indicadas para mejorar la tonificación del suelo pélvico y reducir problemas como la incontinencia urinaria...

La incontinencia urinaria, el prolapso uterino y el descolgamiento de los órganos son algunas de las patologías uroginecológicas más frecuentes en las mujeres. Solo las pérdidas de orina afectan a una de cada cuatro españolas y en gran parte esto se debe a la falta de tonificación del suelo pélvico.

Toda la musculatura pubococcígea de la mujer, es decir, la que involucra los músculos que van desde el pubis hasta el coxis, se le denomina suelo pélvico.

Al estar fortalecida esta zona genital, los órganos femeninos se mantienen en su sitio. Pero cuando esta área se debilita por la edad, los partos, la menopausia y hasta las intervenciones quirúrgicas, aparecen gradualmente los problemas de suelo pélvico.

Para detener, mejorar o prevenir la debilidad del suelo pélvico, los uroginecólogos y los sexólogos recomiendan varios tratamientos de tipo médico o quirúrgico. Entre los que no requieren del paso por la cama de operaciones se encuentran los ejercicios de Kegel y las bolas chinas.

Ambas opciones terapéuticas ayudan a contraer el músculo pubocoxígeo, con la ventaja de que la mujer puede hacer los ejercicios en su casa o en cualquier otro momento. En el caso de las bolas chinas se trata de ejercitadores pasivos que tonifican mientras la mujer los lleva puestos y se mueve.

¿En qué consisten las bolas chinas?

Las bolas chinas se han ganado su puesto como uno de los métodos terapéuticos usados para mejorar la salud sexual y uroginecológica femenina. Estas esferas, también denominadas “bolas de Geisha” o de “Ben Wa”, vienen con distintos pesos y tamaños. Se introducen en la vagina por varios minutos al día para fortalecer el suelo pélvico.

¿En realidad tienen utilidad médica estos dispositivos esféricos? Los especialistas insisten en que, usados correctamente, previenen la pérdida de tonificación de los músculos que sostienen los órganos de la pelvis.

Esto quiere decir que, independientemente de la fama que han ganado por la connotación sexual y las fantasías que rodean a este producto, para los terapeutas médicos su utilización es tan valiosa como los ejercicios de Kegel. Al mejorar la musculatura pubococcígea, reducen los problemas como incontinencia urinaria, la recuperación después del parto y la caída de la musculatura vaginal y pélvica.

Entre las recomendaciones para usar las bolas chinas están empezar insertando una sola. El material más higiénico es la silicona médica, la cual no es porosa ni aloja virus.

Los incómodos y delatores escapes de orina

Las pérdidas involuntarias de orina, por más pequeñas que sean, entran dentro de la definición de incontinencia urinaria.

Según cifras del Observatorio Nacional de Incontinencia (ONI), a partir de los 35 años de edad, 25% de las mujeres experimentan salidas no controladas de orina. A partir de los 65 años, es mucho peor, ya que afecta al 50% de las féminas.

Después de varios partos o la menopausia e incluso después de una intervención quirúrgica, también los escapes de orina pueden ser un efecto de la falta de  tonificación de los músculos del piso pélvico.

Para fortalecer esta zona, deben insertarse las bolas chinas igual que como se introduce un tampón. Dentro de cada bola hay otra esfera que genera vibraciones mientras la mujer se mueve, forzando así a los músculos pélvicos a contraerse.

Se recomiendan unos 5 a 10 minutos al día para tener un suelo pélvico saludable con mejor tensión y fuerza muscular.

Existen varios tamaños y pesos. Las bolas promedio miden unos 35 mm de diámetro y el peso varía entre 28 gr a 100 gr. Lo ideal es comenzar los ejercicios con las de menor peso e ir aumentando a medida que mejora la tonificación muscular pélvica.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Miguel Medina

Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre