lunes, 16 mayo 2022 |

Actualizado a las

16:27

h CEST

22.8 C
Madrid

¿Sabes cómo diagnosticar la pérdida de audición?

0
(0)

Según la Organización Mundial de la Salud entre 4 de cada 1.000 niños recién nacidos sufren de algún tipo de sordera que, además, pudiera tratarse en gran medida si se realizaran los estudios correctos, por esta razón en países como España es obligatoria la revisión y el inicio de tratamiento si es que el otorrinolaringólogo diagnostico hipoacusia en las primeras semanas.

Incluso en los adultos la revisión de la capacidad sensorial auditiva es tan importante como cualquier otro chequeo regular, mucho más si se practican trabajos de alto riesgo.

Si quieres saber cómo diagnosticar la pérdida de audición, aquí te contamos lo necesario:

¿Qué es la hipoacusia?

La hipoacusia es una disminución de las capacidades auditivas o como conocemos tradicionalmente, sordera.

La sordera no es única, sino más bien una afectación que puede presentarse en un amplio abanico que va desde la deficiencia mínima a la pérdida total de la audición.

La hipoacusia puede presentarse a cualquier edad, incluso en bebes recién nacidos, aunque el paso de los años suele ser uno de tantos factores de riesgo.

Factores de riesgo

Si bien la hipoacusia puede darse de manera “natural” en adultos y adultos mayores, es bien sabido que existen algunos factores de riesgos asociados capaces de producir diferentes tipos de sordera. Algunos de los más comunes pueden ser:

  • Fármacos ototóxicos (que dañan el oído)
  • Malformaciones maxilares y craneales
  • Herencia genética
  • Infecciones intrauterinas
  • Traumatismo craneal con fractura
  • Nacimiento prematuro
  • Trastornos autoinmunes
  • Infecciones de oído no tratadas o reincidentes

Muchas veces los episodios de sordera o pérdida parcial de la audición son pasajeros, como en el caso de las infecciones, para estar seguros, lo ideal es realizar un diagnóstico bien documentado a través de un examen médico.

¿Cómo se realiza un buen diagnóstico de hipoacusia?

La pérdida de la audición, sobre todo si es extremadamente gradual o se presenta en niños recién nacidos, puede pasar desapercibida con mucha frecuencia lo que amenaza la calidad de vida de los pacientes.

Las pruebas de diagnóstico de la hipoacusia buscan determinar qué tan bien responde el oído a los diferentes estímulos auditivos, controlados por el especialista.

Para los adultos y adolescentes el primer frente de diagnóstico puede iniciar con un diapasón. Este pequeño instrumento metálico produce un leve sonido cuando se golpea y ayuda al personal médico entrenado a identificar posibles pérdidas de audición y dónde exactamente se manifiestan.

Si se detectan factores de alarma lo más sensato sería pasar a una prueba completa que suele hacerse a través de una audiometría tonal. Este examen es muy sencillo y se hace para medir la capacidad del oído de responder a ciertos márgenes sonoros, expresándose en un audiograma.

Otras opciones incluyen:

  • Impedanciometría
  • Emisiones otoacústicas
  • Prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (RATE) 

Estas últimas dos pruebas no requieren que el paciente esté despierto para dar resultados porque miden las reacciones del oído y cerebro respectivamente, sin la participación activa del individuo. Estos exámenes no son dolorosos y son muy rápidos de hacer.

Ya que, dependiendo de la edad del paciente el proceso puede cambiar, tenga en consideración que este examen es rutinario e importante para los bebes en su primer mes y recomendable para chicos expuestos a factores de riesgo entre sus primeros 2 o 3 años de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre