Desarrollar un sistema sostenible de alta tecnología es la pista de aterrizaje a la que desea llegar todo supermercado. Ocado, el supermercado británico pionero en compras online, ha captado la curiosidad de los jefes minoristas alrededor del mundo al lanzar una nueva plataforma que opera con un enjambre de más de 1.000 robots autónomos.

Ocado, fundado hace 18 años por tres exbanqueros de Goldman Sachs, aumentó el costo de sus acciones hasta en un 117% en solo un año en su centro de distribución en Andover, al sur de Inglaterra, al contar con su propio hardware y software, un sistema calificado como el más avanzado del planeta.

Mientras la compra de alimentos mediante el comercio electrónico despega, los minoristas en el mundo siguen experimentando diversas vías para realizar pedidos de comestibles online. En este trayecto se busca equilibrar la velocidad de la producción con los costos.

Representación de un robot hecha por Ocado
Representación de un robot desarrollado por Ocado (Ocado)

Ocado mantiene sus ganancias actuales en 2,258 en relación a las 17 correspondientes de Tesco, mayor minorista británico. El gasto de capital de Ocado ha aumentado y se estima en 210 millones de libras para este año 2018, lo que supone un incremento ante los 160 millones de libras del año 2017.

En el año 2010 las acciones de Ocado cotizaban en 180 peniques. Hace dos semanas cotizaba en 564 peniques, es decir, estaba valorada en 3.700 millones de libras.

Cómo trabaja el supermercado Ocado y su ejército de robots

El corazón del sistema tiene una capacidad de 1.100 robots que circulan sobre rejillas de acero y aluminio; una orientada a los productos refrigerados y otra para los productos ambientales.

Los robots se encargan de recoger las cajas de comida que están en pilas hasta de 21 contenedores situados debajo de la rejilla, para luego trasladarlas sobre unas cintas o rampas. En esa zona los trabajadores humanos cogen una determinada cantidad de artículos o productos para completar el pedido. Las cajas se elevan y vuelven a su lugar.

Cada robot se detiene en una rejilla determinada y coge un contenedor. Ese contenedor se aloja en el interior del robot mientras es transportado a otra pila. En esta fase, los trabajadores introducen los productos en bolsas, para que, finalmente, los contenedores sean enviados a los clientes.

Actualmente, la sede de Ocado en Andover ya cuenta con 300 empleados y 600 robots desplazándose de forma autónoma. Para Ocado Paul Clarke, jefe de tecnología, los robots son “amigos”.

“Ahora tenemos mucho trabajo en progreso. Hay muchas empresas con las que estamos hablando. Esperamos firmar varias ofertas a medio plazo”.

Los robots viajan a una velocidad de hasta 4 metros por segundo y las probabilidades que tienen de estrellarse son mínimas; pueden pasar a 5mm el uno del otro sin problemas. Se comunican mediante una red 4G.

Con la ampliación de la plataforma de distribución de Ocado, su capacidad anual será de 350 millones de libras y de 65.000 pedidos semanales, y Clarke mantiene su ambición de automatizar también el proceso de entrega a los clientes, así que veremos cambios importantes en el e-commerce que hoy conocemos.

Referencias:

Calificación: 5/5 (5 votos)

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre