Vacaciones virtuales

5
(1)

Hace solo unos pocos siglos, viajar alrededor del mundo era un privilegio reservado para un puñado de afortunados. Las hazañas de exploradores y viajeros eran aventuras a las que uno solo podía acercarse a través de la literatura o el arte. El siglo XX fue testigo de una verdadera explosión en lo relativo a los medios de transporte y al turismo internacional, que puso la posibilidad de viajar a rincones hasta entonces remotos al alcance de muchas más manos. Y el siglo XXI no hizo más que afianzar y expandir esa tendencia.

Hasta la llegada del Covid19, la movilidad alrededor del mundo estaba alcanzando cotas altísimas. Cada año era más la gente que viajaba, que viajaba más lejos y que viajaba más a menudo. El turismo —uno de los principales motores de los desplazamientos— ha permitido el desarrollo económico de lugares hasta entonces desfavorecidos y ha generalizado el acceso a multitud de parajes y monumentos impresionantes y enriquecedores. Sin embargo, el peaje a nivel medioambiental, tanto en relación a las emisiones vinculadas al transporte como en términos de urbanización y degradación paisajísticas han sido verdaderamente escalofriantes.

Ha sido la situación creada a raíz pandemia internacional de Coronavirus la que ha puesto un freno tajante e inesperado a esta circulación mundial. A expensas de los diferentes procesos y medidas de desescalada que vayan adoptándose a lo largo y ancho del planeta, mucha gente ha tenido que buscar alternativas a sus apreciados viajes para hacer más soportable la cuarentena y su correspondiente confinamiento.

Si bien antes de esta situación las razones que llevaban a la gente a viajar eran para desconectar de sus estresantes trabajos y cambiar de ambiente para desintoxicarse de las cargantes dinámicas laborales, ahora a eso se le suma la necesidad de trasladarse (aunque sea a través de la pantalla) a un lugar diferente al de las cuatro paredes de sus casas.

La tecnología permite que, a través de dispositivos como teléfonos o televisores inteligentes, tablets u ordenadores, podamos realizar visitas virtuales en algunos de los lugares más atractivos del mundo. Esto proporcionará un alivio temporal a los aficionados a los viajes, al menos hasta que la situación permita la movilidad real.

Estas visitas virtuales ofrecen una serie de ventajas interesantes, como visionados panorámicos o de 360º de las zonas más visitadas, recorridos virtuales y a tiempo real o herramientas de zoom para ver de cerca todo tipo de detalles que podrían pasar desapercibidos incluso a los viajeros más experimentados. Todo ello para tener una perspectiva general única de los paisajes y dar una idea de su grandeza y relevancia.

Este tipo de actividades siempre pueden generar un cierto temor de seguridad, y siempre será recomendable que tomemos todas las medidas a la hora de emprender esta serie de viajes temporales, asegurarnos de la legitimidad de la fuente, proteger las comunicaciones con un túnel VPN o asegurarnos de tener todo el software actualizado.

En el ámbito del arte y la cultura, el número de museos y galerías de arte que han abierto sus puertas de manera virtual durante este periodo es muy grande. Destacan las visitas virtuales del Louvre de París o las que ofrece la web Google Arts & Culture.

Los monumentos históricos son otros de los clásicos que no podemos perdernos en nuestras vacaciones virtuales. Desde el Salón de los Espejos de Versalles, hasta el impactante Taj Mahal, pasando por un paseo por los alrededores del Coliseo de Roma, las maravillosas pirámides de Egipto, la Gran Muralla China o los monumentos megalíticos de Stonehenge en Reino Unido.

Si lo que preferimos son visionados panorámicos de grandes ciudades desde impresionantes miradores o recorridos por las callejuelas de los barrios populares, podemos hacer uso de herramientas como Visit Japan para regodearnos en la mezcla de modernidad y tradición del país nipón, visitar Rio de Janeiro y disfrutar las vistas desde su cristo redentor (Ej. A través de youvisit.com), pasear por los inquietantes rincones de Auschwitz por medio de la iniciativa del Memorial And Museum Auschwitz-Birkenau, que ofrece hacer un recorrido completo por el antiguo campo de concentración nazi, o alcanzar el Machupichu peruano con Cusco 360.

Si preferimos la naturaleza, lugares como Yosemite Org nos ofrecen espectaculares vistas en directo de este privilegiado parque natural situado en el corazón de la Sierra Nevada californiana.

Si queremos hacer de la emergencia sanitaria un periodo más sobrellevable y además aprender algunos datos interesantes sobre algunos de estos increíbles enclaves, las vacaciones virtuales son una gran alternativa. Sin duda, en cuento a precio, comodidad y sostenibilidad, sale mucho más a cuenta que el turismo tradicional, y aunque a nivel de experiencia no sea comparable, se trata de un sustituto circunstancial con un potencial cada vez más alto.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…