Tras los incendios en Galicia, cientos de voluntarios unen fuerzas para el rescate de animales

El amor por los animales no conoce límites. Un grupo de 25 voluntarios ha unido sus esfuerzos para localizar a miles de animales que han sido víctimas de los feroces incendios que arrasaron más de 35.500 hectáreas en Galicia.

Ellos también han perdido sus hogares, su sustento y la forma de vivir como la conocían. Otros, menos afortunados, perdieron la vida.

Los voluntarios salen al encuentro de lo desconocido, en busca de todo tipo de animales. La mayoría llevan frutas y verduras que han sacado de sus propias neveras. Otros han decidido recoger las frutas caídas que hay en los huertos para paliar el hambre que puedan sufrir.

Héroes anónimos

Laura Duarte, presidenta de Pacma (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal), ha informado de que “una avalancha” de personas ha manifestado querer colaborar con las labores de búsqueda de animales.

La dirigente también comentó que refugios de toda España han consultado hacia dónde pueden enviar material. Además, se han puesto en contacto veterinarios para ofrecer sus servicios profesionales de forma gratuita.

“En Pacma nos hemos encargado de poner en contacto a estas personas, particulares de cada zona con las listas de veterinarios, para intentar cubrir las áreas más afectadas por la oleada de incendios”, explicó la dirigente del partido.

Animales vulnerables

Para Ana Martín, responsable territorial de Pacma, “los animales más vulnerables son los que dependen del hombre y viven en terrenos cercados o atados”. Después vienen los reptiles y los que tienen sus madrigueras bajo tierra, como los topos, roedores o conejos.

En la montaña gallega convivían más de 22.000 caballos con dueño. Manuel Pérez, que es presidente de los ganaderos de la Serra do Galiñeiro, ha dicho que en esta zona se han salvado la mayoría de los animales, pero que ahora no tienen nada para comer.

Las vacas habían sido trasladadas previamente a causa de la sequía que asolaba el lugar.

Grupos de trabajo y asociaciones protectoras de los animales también han rescatado perros perdidos, y se han difundido imágenes de animales carbonizados que fueron dejados a su suerte.

Un aspecto positivo, en medio de la tragedia, es la activación de unas redes sociales desde el mismo momento del desarrollo de los incendios, para trabajar con la intención de que haya una rápida recuperación de las zonas y los animales afectados.

Calificación: 5/5 (1 votos)