Tony Hsieh: Llevar una empresa al éxito gracias al poker

0
(0)

Cada cual se busca las artimañas que necesita para sacar adelante situaciones de su propia vida, sentimientos e incluso negocios. Pero los hay que parecen haber nacido para eso. Tony Hsieh era uno de ellos. Un empresario estadounidense con rasgos taiwaneses heredados de sus progenitores, que se convirtió en todo un prodigio del mundo empresarial en la red y que falleció en noviembre de 2020 apenas a los 46 años. Una referencia para jóvenes emprendedores y cuyas mejores experiencias las plasmó en un libro en el que detalla estrategias muy curiosas. Tenía una mente privilegiada y su relación con el poker tuvo mucho que ver con ello.

Hsieh era una especie de Steve Jobs, pero en una escala más baja. Las reflexiones del californiano son incomparables. Pero Tony era igualmente brillante. En el título denominado como Delivering Happiness: A Path to Profits, Passion and Purpose, el de Illinois no trata de explicar su carrera ni su trayectoria. De eso ya se encargan los medios. Su intención es la de dejar al lector puntos para la meditación sobre su forma de ver los negocios. Y en particular se centra en cómo su carrera en el poker profesional le ayudó a encontrar la estrategia perfecta para llevar a su empresa al éxito.

Tony explica como tuvo su primer contacto con el poker a finales de los 90, cuando todavía no había tanto conocimiento sobre poker en la sociedad como ahora. El americano incidía en su escrito en que la variante más popular en aquel entonces era el limit holdem, que fue con el que se inició. Ahora es la mecánica del Texas, otra variante holdem también, la que triunfa en circuitos como las WSOP que Hsieh ponía en contexto de esta manera: «La mayoría de la gente nunca había oído hablar de la Serie Mundial de Póquer, y las cadenas de televisión como ESPN aún no estaban transmitiendo torneos de póquer a las masas». Y a pesar de ello se lanzó a la piscina para darle un nuevo giro a su empresa.

Fue después de vender el proyecto LinkExchange, el primero de su carrera, a Microsoft con tan solo 25 años por 265 millones de dólares. De hecho, ya había invertido dinero en Zappos, aunque todavía no había llegado al puesto de director ejecutivo. Lo que no sabía el proyecto de zapatos en línea era que Hsieh puso todo de su parte estudiando todo lo que había que saber sobre poker en los salones de juego de California al principio y en los grandes casinos de Las Vegas más tarde. La maquinaria estaba en marcha y a Tony no se le daba nada mal el juego.

Logo y slogan de Zappos, Zappos.com

El punto decisivo

Hsieh se dio cuenta de que muchos jugadores, cuando ganan una mano de póker, dan por hecho que han aplicado bien su estrategia, y, cuando la pierden, les ocurre lo contrario y lo ven como un error por su parte. Pero esto no siempre es así, porque el poker no es solo matemáticas. Hay estrategias que implican perder ahora para ganar mañana y viceversa. Y ahí encontró similitudes con el mundo de los negocios para poder aplicarlo: es preferible centrarse en lo que es mejor a largo plazo. Incluso llegó a elaborar una lista de lecciones que podemos observar en su libro.

La base de lo que plantea Tony se centra en primer lugar en que lo principal para poder triunfar en el poker es desarrollar una estrategia y centrarse matemáticamente en lo que puedes ganar o perder. Esto se aplica el mundo empresarial de forma que, antes de invertir o de lanzarse a un mercado, se debe entender cómo funciona el mismo. Una vez que se haya hecho, se aplica la estrategia que se considere óptima y, con esta, se obtienen unos resultados que deben ser valorados a posteriori. Pero la valoración se debe realizar a largo plazo, porque no siempre las decisiones van a ser correctas.

Hay decisiones que te pueden llevar a una conclusión negativa para tu empresa y, en el caso del poker, a una mala jugada que te lleva a perder fichas y dinero. Pero eso no quiere decir que tengas que cambiar tu estrategia o que esta sea mala. Lo importante es que, perdurando en el tiempo, se consigan beneficios. Esa es la base en la que se centró el empresario para tratar de aplicarlo al sector de Zappos, y, en nueve años de proyecto, los ingresos alcanzaron los mil millones de dólares, para terminar vendiendo la web a Amazon. Quedó claro que la estrategia había sido más que buena.

Posteriormente, Hsieh se unió a JetSuite y la revitalizó con una inversión que ayudó a la compañía a adquirir dos nuevos jets más eficientes. También trató de llevar a cabo un proyecto para el centro de Las Vegas, donde pudieran vivir y trabajar sus empleados, aunque, finalmente, la idea fue más allá para abarcar a más empresas. En agosto del 2020 dejó su cargo en Zappos y, tan solo tres meses después, se produjo su desgraciado fallecimiento.

Su libro estuvo entre los más vendidos durante varios meses en Estados Unidos, en un intento de otros negociadores de empaparse de las técnicas empresariales de Hsieh. Pero pocos tenían tanta visión para el mundo del business como él. Hasta para llevar a un juego como el poker a sus finanzas e integrarlo como parte de ellas.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre