Relaciones familiares en la I Guerra Mundial

4.4
(29)

Tres emperadores, tres primos, enfrentados por una guerra mundial

Cuando se lee sobre la I Guerra Mundial siempre llama la atención la chispa que hizo saltar todo por los aires en Sarajevo, las batallas en las trincheras y el barro, la utilización de gas venenoso, Verdún, Somme, Marne o el final con el Tratado de Versalles.

Pero, es más raro caer en la cuenta de que esta guerra podía tener tintes de conflicto familiar.

Tres de las grandes potencias participantes estaban dirigidas por monarcas, Rusia, Reino Unido y Alemania, que eran primos, los tres nietos de la reina Victoria.

No se sabe si celebrarían las fiestas de cumpleaños en familia o alguna cena de Navidad, pero entretenidas si tenían que ser.

Un zar, un rey y un kaiser

En Rusia gobernaba el zar Nicolás II, el Imperio Británico de Jorge V era aliado de Rusia y en frente tenían al káiser Guillermo II de Alemania. La guerra acabó con la monarquía en Rusia y en Alemania.

En la primera triunfó la revolución bolchevique que se llevó por delante al zar y su familia. Alemania, con la perdida de la guerra, perdió también la monarquía y se instauró una república que vio la llegada de A. Hitler, pero esa es otra historia.

En concreto la reina Victoria era abuela directa de Guillermo II y de Jorge V, mientras que el zar Nicolás era su nieto-político (su madre era hermana de la madre de Jorge).

Retrato formal de la reina Victoria en el momento de su Jubileo de Oro, 1887
Retrato formal de la reina Victoria en el momento de su Jubileo de Oro, 1887

Quien mejor ha escrito sobre este asunto ha sido la historiadora británica Miranda Carter la que desgranó tanto la personalidad de nuestros tres protagonistas como las relaciones familiares entre ellos.

Su libro “The Three Emperors: Three Cousins, Three Empires and the Road to the World War One” (Los tres emperadores: tres primos, tres imperios y el camino hacia la Iª Guerra Mundial) lo detalla con precisión.

Cuestión de personalidad

Al káiser Guillermo II le describe como una persona sin talento y que todo lo basaba en su disciplina militar prusiana, arrogante, con aires de grandeza, y con un poderoso complejo de inferioridad.

Cuenta que al zar le superó el cargo, muy pronto en el trono por la muerte de su padre, no contaba ni con su personalidad ni con su decisión. Su autocracia y tiranía con el pueblo facilitó que la revolución prendiera en sus súbditos y triunfara.

Kaiser Guillermo II (Vilma Parlaghy, 1895)
Kaiser Guillermo II (Vilma Parlaghy, 1895)

No aceptó cambios ni adaptación a los nuevos tiempos, la sociedad rusa estaba muy atrasada respecto al resto de Europa occidental. Firmemente convencido de que su autocracia era dada por Dios y que cualquier desafío tenía que ser eliminado implacablemente.

La diferencia entre Jorge V y sus primos era que no era tan adicto a los uniformes y al ejército. Era contario a los cambios y al progreso, digno sucesor en conservadurismo de su abuela Victoria. Enemigo de los viajes y de las relaciones internacionales.

Tanto él como Guillermo estaban dominados por la clase política que era quien en realidad regia los destinos de sus países. No así Nicolás, que mantenía sus poderes sin una clase política al uso.

Carter pinta a nuestros protagonistas como superficiales sin tener en cuenta los problemas de sus respectivos pueblos.

Al final, solo uno se mantuvo en el poder tras el conflicto bélico, el conservador Jorge V fiel descendiente de su abuela Victoria, el menos glamuroso y poderoso de los tres, pero el más pragmático. Nicolás fue ejecutado y Guillermo se exilió en Holanda.

Rey Jorge V, 1934 (John St Helier Lander)
Rey Jorge V, 1934 (John St Helier Lander)

La autora concluye que tanto Willy, como Nicky y George, como eran llamados por sus madres, no estaban preparados para gobernar, ni tenían talento para ello.

Solo coincidieron en un par de ocasiones, la última un año antes de comenzar la guerra y, evidentemente, las relaciones eran tensas.

Conclusión

La guerra dinamitó cualquier vestigio de lazos familiares. Por poner un ejemplo, Jorge V denegó ayuda en forma de asilo al zar y su familia lo que pudo haberles salvado la vida.

Y con el tiempo, cambió el nombre de la familia por el de Windsor para eliminar cualquier relación con Alemania (el marido de la reina Victoria era alemán) quitando el Sajonia Coburgo-Gotha del papel.

Si la reina Victoria pretendía con su entramado de matrimonios entre sus hijos, con las realezas europeas una situación de control y estabilidad, se produjo todo lo contario y la Gran Guerra hizo saltar por los aires ese sueño.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.4 / 5. Votos: 29

Antonio Taboada
Antonio Taboada
Licenciado en Derecho (UCM) y Grado de Geografía e Historia (UNED).Autor de un blog, Historia Sin Pretensiones, siempre con ganas de aprender. La lectura y la historia dos de mis pasiones que compagino con un poco de deporte.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre