Raúl Corrales Fornos: Fotografías para la posteridad

4.8
(5)

Hace quince años, Raúl Corrales Fornos –murió el 15 de abril de 2006– dejó miles de fotografías para la posteridad.

¿Quieres ser fotógrafo?
Esto es todo lo que necesitas saber antes de lanzarte

Leer artículo

Fotos que probablemente conoceremos algún día post pandemia, cuando se pueda hacer alguna exposición para recordarlo, porque está considerado como un fotógrafo con gran capacidad de sintetizar y de fijar a través de la imagen los detalles que dan significado a una historia, resaltando su punto de vista: la nobleza que se puede encontrar en un ser humano y que sin dudar descubrimos al mirar sus fotografías, con las cuales ganó el Premio Nacional de Artes Plásticas en mil novecientos noventa y seis, y otras que hizo durante la Revolución Cubana:

  • La invasión de Bahía de Cochinos, abril de mil novecientos sesenta y uno;
  • El sueño, considerada entre una de las cien mejores imágenes de la historia de la fotografía, donde se retrata fiel testimonio de los primeros años del movimiento revolucionario de Fidel Castro;
  • La fotografía de la Habana, en la Plaza de la Revolución 2 de septiembre, en 1960, imagen que después se imprimiría en los billetes de diez pesos cubanos.     
Billete de 10 pesos cubano con la foto de Raúl Corrales
Billete de 10 pesos cubano con la foto de Raúl Corrales de la Primera Declaración de la Habana en Plaza de la Revolución el 2 de septiembre de 1960

Raúl Corrales Fornos viajó por toda Cuba, su amado país, para mostrar a través de su fotografía la miseria de los campesinos montañeses y para dar testimonio de los carboneros, cañeros, mineros, que vivían en condiciones inhumanas y morían jóvenes.

Su éxito crecía con cada imagen publicada en medios cubanos y extranjeros. Muy pronto se pudo hacer de algún dinero. Y cuenta la leyenda que un día entre mojitos, bebida cubana, Alberto Korda, conocido por fotografiar al Che Guevara, le dijo:

“Cuando se acabe la pobreza en Cuba se terminará tu éxito, vas a desaparecer de los medios y qué harás…”

Y Corrales contestó:

“Me voy para México, allá tengo un gran amigo, no te preocupes.”

Ese amigo era el actor Jorge Negrete, que había invitado a Raúl Corrales al D.F., hoy Ciudad de México. Se conocieron en la Habana, en las presentaciones del actor. Esa amistad se fortaleció gracias a las fotografías que recorrieron Cuba y México, donde Jorge Negrete aparecía con una presencia magnánima.

En fin. Aún falta por conocer muchas fotografías de Raúl Corrales, porque cuando él murió se quedaron cientos de ellas por revelar. Ojalá pronto se haga una exposición de sus imágenes inéditas este gran artista fotógrafo.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.8 / 5. Votos: 5

Jaime Luis Albores Téllez
Jaime Luis Albores Téllez
Escritor y periodista. Publicó durante varios años en el suplemento cultural Sábado del diario Unomásuno, y en el suplemento cultural La Cultura en México, de la revista Siempre! Ha escrito cuento, crónica y reseña literaria para diversas publicaciones nacionales y electrónicas.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre