Posponer las tareas causa problemas en los estudiantes

-

La vida cotidiana está saturada de momentos de indecisión, de posponer acciones necesarias, lo que lleva a situaciones de angustia por no cumplir con metas trazadas para alguna fecha o tiempo determinado.

A estas acciones se les conoce como procrastinación, derivado del vocablo latino procastinare, cuya acción está ocasionando serios daños en sectores estudiantiles y docentes, según un estudio que realiza un equipo de expertos, entre los que se encuentra el profesor Tim Pychlyl, de la Universidad de Carleton, en Canadá.

De acuerdo con las informaciones aportadas por Pychyl, el equipo se ha dedicado a recabar información en diversos lugares del mundo durante más de 20 años, con el fin de dar con el origen de este mal que afecta a la mayoría de los seres humanos en menor o mayor medida.

Alumnos y maestros procrastinadores

Pychyl indicó en una charla realizada recientemente que los estudiantes son afectados en sus calificaciones, su salud mental y física, e incrementa el abandono escolar cuando son asiduos procrastinadores, dada la lucha mental que tiene el individuo consigo mismo por los cargos de culpabilidad que ello le crea.

Además de los casos conocidos de estudiantes, también existen docentes que caen en esta misma situación cuando están obligados a entregar notas o a preparar sus clases. En los docentes la culpa surge de lo que consideran una pérdida de tiempo al dedicarse a escribir mientras existen otras actividades que podrían serle más rentables económicamente.

Considera la procrastinación como una incapacidad de controlar las emociones e impulsos,  a diferencia del diferimiento voluntario de un acto para optimizar el uso del tiempo, al priorizar otra actividad en la agenda. Agrega que esta incapacidad de control de la procrastinación es una evasión de la realidad ante un hecho que se considera desagradable.

Sugerencias para curar la procrastinación

Los estudios realizados hasta ahora señalan la existencia de fórmulas que permiten mejorar las conductas que llevan a posponer las actividades importantes. Entre ellas sugieren un mayor enfoque en la necesidad de realizar el trabajo y empeñarse en iniciarlo.

Para ello debe conocer la situación por la que atraviesa; dividir la tarea en actividades puntuales evita la dispersión y ayuda a enfocarse en metas concretas que concatenadas llevan a finalizar el trabajo que trató de evadirse.

Calificación: 3/5 (2 votos)