¿Por qué nos hacemos regalos?

0
(0)

Regalar es algo que todos hacemos en algún momento de la vida, algo tan cotidiano que, la mayoría de las veces, se convierte en un simple trámite. Pero detrás de los regalos hay un profundo poso psicológico que queremos sacar a relucir.

El objeto es lo de menos

Sí, aunque parezca sorprendente, el objeto que se vaya a regalar puede no ser lo más importante del proceso. Pueden ser sencillas tazas personalizadas online de las que se encuentran en tiendas actuales o incluso libros y otros objetos que nos parecen tan cotidianos y comunes que no figurarían en la lista de los mejores regalos para hacer.

Sin embargo, en todos los casos, el regalo se convierte en un símbolo más que en algo práctico. Por eso es por lo que hacemos regalos en fechas señaladas, para que sirvan de recuerda de algún evento importante que esa persona vinculará con nosotros, con los que regalamos, en el momento en el que vuelva a ver o a usar la taza que antes hemos puesto como ejemplo.

Hablamos de situaciones como un cumpleaños, una boda o de incluso del momento en el que se llega a la edad de jubilación y hacemos un regalo de parte de los compañeros de trabajo a aquellos que van a disfrutar de su merecido descanso.

El objeto se convierte en un símbolo de todo lo que sentimos por los demás, una muestra de afecto y cariño que refuerza los lazos intrapersonales que nos hacen vivir en sociedad con los demás.

Beneficios para quien regala

En la mayoría de los casos, parece que el regalo solo tiene como beneficiario a quien lo recibe. Sin embargo, como demuestran numerosos estudios al respecto, el que regala también obtiene una serie de beneficios psicológicos que no hay que pasar por alto ni mucho menos.

Por ejemplo, si se acierta con el regalo y se tiene la conciencia de ello, la autoestima queda reforzada y se siente un gran placer que es una recompensa del cerebro a la que incluso podemos volvernos adictos en cierto sentido.

Tampoco hay que dejar de lado que, cuando regalamos, ampliamos nuestro horizonte poniéndonos en el lugar del otro, comprendiendo sus inclinaciones y profundizando en sus gustos e intereses. Esto lleva a comprender mejor a los que nos rodean y a crear unos lazos con ellos mucho más fuertes.

Y, por supuesto, no hay que olvidar que regalar tiene un punto de narcicismo innegable. En el regalo volcamos parte de nuestra personalidad y se la entregamos a la persona que va a recibir el presente en cuestión.

La importancia del regalo

Salta a la vista después de todo lo dicho que regalar no es el simple trámite de entregar un objeto a otra persona. Es mucho más, algo que tiene tanto beneficios para las relaciones con los demás como para nosotros mismos tal y como hemos apuntado antes.

De ahí que llevemos milenios manteniendo una práctica que es tan natural a nosotros como lo es el simple hecho de vivir en sociedad, práctica que parece que por más que pase el tiempo y aumenten los hábitos consumistas no va a desaparecer de ninguna forma.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre