Un nuevo material mejora el tratamiento del prolapso pélvico

5
(8)

Se ha desarrollado un material que podría sustituir la malla vaginal de polipropileno que se usa actualmente para tratar la incontinencia urinaria de esfuerzo y el prolapso pélvico. El nuevo material ha sido desarrollado por científicos de la Universidad de Sheffield.

Millones de mujeres en el mundo han presentado complicaciones graves como consecuencia del uso de este tipo de mallas en las actuales intervenciones quirúrgicas. Actualmente, están prohibidas en Australia.

Los resultados de la investigación, publicada en Journal of Neurourology and Urodynamics, han evidenciado la necesidad de un material más adecuado para su uso en el área a tratar (suelo pélvico). Un material que sea más suave y elástico y, a la vez, capaz de liberar estrógeno en el tejido pélvico cercano, que ayude a formar vasos sanguíneos nuevos y que contribuya con un proceso de curación más rápido.

El poliuretano, debido a su flexibilidad y a la semejanza que tiene con el tejido humano, sería un material mejor para utilizar como malla vaginal. Esta ha sido la conclusión de los científicos del Departamento de Ciencia de Materiales e Ingeniería de la Universidad de Sheffield. El poliuretano es mucho más elástico que el polipropileno, por esta razón posee mejores características para sostener los órganos pélvicos (la vagina, el intestino y la vejiga).

El grupo de investigadores aún ha dado un paso más importante en su trabajo al introducir estrógeno (hormona femenina) en la malla de poliuretano. Los resultados han demostrado que con el estrógeno se consigue estimular las células y se produce tejido nuevo, formando vasos sanguíneos nuevos, regenerando el tejido y acelerando la curación.

En los estudios realizados, la malla mantuvo su elasticidad y fuerza tras la incorporación del estrógeno. Sus características y resistencia no se vieron afectadas.
Sheila MacNeil, investigadora y profesora de Ingeniería Tisular en el Departamento de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la Universidad de Sheffield, comenta:

“En ciertos procedimientos, cuando la malla de polipropileno se utiliza como una tira delgada para soportar la uretra y reducir los síntomas de la incontinencia, los resultados muestran que es beneficiosa y conlleva un riesgo relativamente bajo. Sin embargo, cuando se insertan áreas mucho más grandes del mismo material a través de la vagina para aliviar el prolapso pélvico, la tasa de complicaciones es inaceptable”.

MacNeil señala que han investigado gran variedad de materiales durante los últimos años, pero han centrado su atención en el poliuretano para crear una malla delgada, que han fabricado en capas para imitar de la mejor manera posible la estructura del tejido humano.





Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 8

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre