El método HALT, la solución para controlar tus impulsos

4.4
(16)

Si sueles compensar los disgustos comprando sin necesidad o comiendo por encima de tus posibilidades, necesitas poner en práctica cuando antes el método HALT. Con 4 sencillas preguntas podrás mantener a raya tus impulsos.

A menudo, para compensar un mal día en el trabajo o algún suceso que nos ha causado malestar, cedemos ante el impulso de comprar una prenda de ropa, o un perfume, o recaemos en un viejo hábito como volver a fumar cuando lo habíamos dejado. Para eso se ha creado el método HALT.

La autoconciencia es la clave para evitar dejarnos llevar por impulsos que solo nos proporcionan un alivio temporal y que más tarde podemos lamentar. El método HALT nos proporciona estrategias para aprender a controlarnos.

Hambre, enfado, soledad y cansancio

HALT es un acrónimo formado por estas cuatro palabras: hambre, enfado, soledad y cansancio (hunger, anger, loneliness y tiredness, en inglés). Cuando estas cuatro necesidades básicas no están cubiertas, las emociones empiezan a influir en las decisiones. A continuación, vamos a ver en qué consisten estas necesidades básicas:

  • Hambre: Puede referirse a una necesidad física o emocional. Por ejemplo, es posible estar “hambriento” de afecto o de aceptación. Hay que autoevaluarse para averiguarlo.
  • Enfado: Sentir ira es una emoción normal, pero se debe comprender qué la causa para luego poder expresarla del modo adecuado. Hacer ejercicio y limpiar ayuda a deshacerse de esta energía reprimida.
  • Soledad: Cuando uno siente que los demás no lo comprenden, suele aislarse. Y al estar solo, se puede ceder más fácilmente ante los impulsos y tomar malas decisiones. Lo ideal es comunicarse con alguien antes de decidir.
  • Cansancio: No dormir suficientes horas y sentirse cansado afecta a la capacidad de pensar, pues a la mente le falta claridad y toma decisiones desacertadas, que incluso pueden afectar a la salud y a la economía.

Cómo utilizar el método HALT

Siempre que se sienta el impulso de comprar algo que realmente no es necesario, hay que detenerse y preguntarse: “¿Tengo hambre?”, “¿Estoy enfadado por algo?”, “¿Hace mucho que no hablo con mis amigos?”, “¿Dormí bien anoche?”. La autoevaluación es muy importante para el crecimiento personal y, si se hace correctamente, el método HALT es muy efectivo.

Al aprender a ocuparnos primero de nuestras necesidades básicas, no sentiremos el impulso de gastar dinero o de retomar antiguos hábitos para obtener un alivio temporal y encontrarnos mejor.

Referencias:











Puntúa este contenido

Puntuación: 4.4 / 5. Votos: 16

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre