Los miserables: el descenso a los infiernos en la obra de Víctor Hugo

4.6
(11)

Cada uno de los personajes de “Los miserables” tiene su viaje personal en el lado más oscuro y tenebroso de nuestra civilización

Cuando se publicó “Los miserables” el escritor francés era un poeta consagrado, hasta el punto de que el todo poderoso New York Times se hico eco de su proyecto literario dos años antes de ser publicado.

Todo esto a pesar de que el escritor había prohibido a sus editores publicar y divulgar cualquier extracto de los libros, porque la primera edición de “Los Miserables” tuvo seis volúmenes.

La obra es enormemente compleja con multitud de personajes, a cada cual más atractivo, pero en esta ocasión me quedo con uno de ellos: Jean Valjean. Un delincuente que es encarcelado por sustraer una barra de pan para alimentar a sus siete sobrinos.

Por ese delito la justicia francesa le condena a cinco años de cárcel, a los que habrá que sumar otros doce, por cuatro intentos de fuga, y dos más, por peleas con los guardas.

Al salir de la prisión, lejos de haberse reformado, lo primero que hace es robarle a un obispo, que le había dado cobijo, su cubertería de plata y a un niño una moneda que se le había caído al suelo.

¿La maldad nace o se hace?

El tiempo todo lo cura y, tiempo después Valjean es un hombre reformado, ha conseguido realizar, gracias a su descomunal fuerza, un verdadero acto heroico al salvar a dos niñas de un incendio.

Enriquecido, por medios honestos, decide redimirse, cambia su nombre por el de Monsieur Madeleine y se convierte en el alcalde y benefactor de Montreuil-sur-Mer.

La otra figura clave de la obra es Javert, el carcelero que puso entre rejas a Valjean y que, posteriormente, se convierte en policía. Es un funcionario extremadamente celoso de su trabajo, ante todo hay que cumplir la ley y el orden, cueste lo que cueste. Javert considera que la civilización está sustentada en la justicia.

Javert reconoce a Madeleine y hace todo lo posible para desenmascararle y devolverle a prisión, pero todo se pone en su contra. Más adelante, Madeleine tendrá la oportunidad de vengarse del carcelero cuando los insurrectos quieren acabar con él.

Sin embargo, a pesar de arriesgar su vida, consigue salvarle. Esto hace recapacitar al implacable policía, ¿es posible que alguien que se encuentra fuera de la ley pueda ser bueno? Es más, ¿quizás él mismo no está actuando correctamente con Valjean como debiera?

La esperanza de los oprimidos

Otro de los personajes icónicos y magnéticos de la novela es Cosette, la hija de Fantine –una prostituta– que sobrevive como niña explotada hasta que Jean Valjean la rescata y se hace cargo de ella como si fuera su hija.

Pasará su infancia en un colegio de monjas, donde destacará por su belleza, y al final acabará casándose con Marius Pontmercy, un joven abogado.

En el fondo, Cosette simboliza la esperanza de los oprimidos, es la metáfora de los migrantes centroamericanos que intentan cruzar la frontera estadounidense buscando un mundo mejor.

El telegrama más breve de la historia

Cuando la novela se publicó, Víctor Hugo se encontraba en Bélgica, escribió una breve misiva a su editor para saber cómo estaba respondiendo la crítica. El telegrama tan sólo tenía un signo de interrogación. No había ninguna palabra.

La respuesta del editor no se hizo esperar, lo hizo a golpe de telegrama utilizando también un solo signo, el de exclamación. De esta forma, Víctor Hugo supo que su novela estaba siendo un éxito.

Ironías del destino, el escritor galo escribió, según los cálculos realizados por algunos estudiosos, casi cuarenta millones de caracteres y unas dieciocho mil páginas a lo largo de su vida. Pero esto no fue óbice para que tenga en su haber el telegrama más breve de toda la historia de la literatura.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.6 / 5. Votos: 11

Pedro Gargantilla
Médico, escritor y divulgador. Jefe de Medicina Interna del Hospital de El Escorial de Madrid. Profesor de la Universidad Francisco de Vitoria.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre