Todo lo que necesitas saber sobre el hipo

4
(5)

El hipo es uno de esos fenómenos graciosos del cuerpo que nadie sabe muy bien por qué producen y que han acompañado e intrigado a la humanidad desde hace mucho. Pero ¿qué teorías hay al respecto? ¿Cómo se produce ese acto involuntario que puede ser a veces tan molesto?

Breve historia del hipo

Las primeras menciones este fenómeno fueron hechas por el griego Hipócrates (muy apropiado) alrededor de 300 años antes de Cristo, así como por el célebre romano Galeno, unos cien años después de Cristo, y ambos coincidían en vincularlo con síntomas y afecciones del hígado o del estómago. Pero no fue sino hasta el siglo XIX que Thomas Shortt descubrió la vinculación del nervio frénico (uno de los más importantes de la caja torácica) con el hipo, y hasta 1943 que Hamilton Bailey lo consideró un movimiento reflejo.

Gracias a esos estudios previos, hoy sabemos que el hipo está vinculado con el aparato de la respiración y que se trata de una serie de espasmos involuntarios del diafragma, que se contrae y relaja de manera anómala produciendo pequeñas descargas de aire involuntarias. Esas descargas suben por la faringe y al sonorizarse en las cuerdas vocales, se convierten en el clásico sonido del hipo, ese “hic” o “hip” de los cómic.

La explicación científica del fenómeno

Detrás del hipo se encuentra, como hemos dicho, el músculo diafragma, ubicado debajo de los pulmones y sobre el estómago, pues se encarga normalmente de producir la fuerza necesaria para la respiración: al contraerse expande la caja torácica y el aire ingresa a los pulmones, y al expandirse genera el efecto contrario y el aire abandona el cuerpo por la nariz o la boca. La cosa es que el diafragma, a su vez, es controlado por el nervio frénico, uno de los principales del tórax, y es justamente este nervio el responsable del hipo.

funcionamiento hipo en el cuerpo humano

Si bien las causas de la excitación anómala del nervio frénico, factor desencadenante del hipo, no están nada claras hasta el momento, se sabe que hay ciertos estímulos que usualmente lo ocasionan y que suelen ser de tipo psicológico o de tipo mecánico.

Entre las causas psicológicas se encuentran la ansiedad, el miedo o el nerviosismo, pues los nervios buscan alivio en dichos espasmos quemando el exceso de energía producto de la tensión. La trampa está en que al ser el hipo involuntario, pues no puede controlarse, y añade vergüenza o temor a quien lo padece, retroalimentando el síntoma hasta que los motivos de tensión psicológica desaparezcan.

En cambio, las causas mecánicas suelen estar vinculadas con la ingesta: comer demasiado o demasiado aprisa, lo cual altera la sincronía de la respiración, así como la ingesta excesiva de alcohol o bebidas carbónicas que llenen el estómago de gases.

También existe la posibilidad de que el nervio frénico se encuentre afectado por condiciones más serias de salud, como irritaciones consecuencia de enfermedades autoinmunes o de inflamaciones en los nervios, pero en esos casos se hará notorio lo recurrente del hipo o su duración excesiva, que puede incluso superar el día. Una verdadera tortura que, prolongada inverosímilmente en el tiempo (días, semanas) podría repercutir en la respiración por fatiga del músculo.

La cura del hipo

Si no se trata de algún caso grave como el arriba descrito, el hipo tendría que curarse solo a los pocos minutos, y si bien esa espera puede resultar angustiosa, normalmente el hipo no deja ningún tipo de secuelas en absoluto. Aun así, muchos afirman que puede interrumpirse el ciclo mecánicamente, restableciendo el proceso respiratorio a su normalidad.

quitar el hipo

Esto puede lograrse bebiendo algún líquido sin respirar, conteniendo la respiración unos instantes o repitiendo frases largas, actividades que obligan al diafragma a contraerse y así reiniciar el circuito. Más o menos como darle al botón de reset. La tradición sugiere también sorprender o asustar al aquejado de hipo, pues al contener la respiración durante un gritito se puede también cortar el hipo de tajo.

Ahora que sabes a qué se debe el hipo y algunos modos de remediarlo, ¿por qué no compartes esta nota con tus redes sociales?





Puntúa este contenido

Puntuación: 4 / 5. Votos: 5

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre