La utilización de ladrillos biológicos reduciría las emisiones globales de carbono

Actualmente, el hormigón es el material fabricado por el hombre más utilizado en todo el planeta.

Con él se ha creado toda la infraestructura de las ciudades, desde los edificios y puentes, hasta las carreteras.

Sin embargo, la producción del cemento (ingrediente principal del hormigón) conlleva un gran gasto de combustibles fósiles y de energía, por lo que es responsable del 8% de las emisiones globales de CO2.

Estas emisiones deberían disminuir un 16% en el año 2030, como mínimo, para cumplir con las medidas establecidas en el Acuerdo de París con el fin de luchar contra el calentamiento global.

Alternativas como la que ofrece BioMason podrían ser cruciales. Esta empresa utiliza microorganismos para elaborar ladrillos biológicos.

“La industria de la construcción optará muy pronto por materiales alternativos como los ladrillos biológicos”, asegura Ginger Krieg Dosier, directora de BioMason.

Calificación: 5/5 (3 votos)