Asia por las nubes: edificios de récord en la carrera por llegar a lo más alto

5
(9)

El edificio más alto del mundo fue construido en el año 1931 y mantuvo ese título durante casi medio siglo, hasta 1974, año en el cual apareció la famosa Torre Sears de Chicago, ahora conocida como la Torre Willis, con sus 108 pisos, apenas seis pisos más que el Empire State de Nueva York, el auténtico líder libra por libra de toda esta historia.

El eficiente uso de la tecnología del acero le permitió al Empire State la gloria de mantenerse durante tanto tiempo con ese título tan singular para la época. Nadie se imaginaba en aquellos tiempos que pudiera hacerse otra estructura tan alta, y nadie ha podido, hasta hoy, lograr mayor eficiencia en el uso del acero en una edificación y lograr 102 pisos a base de un simple entramado de columnas y vigas.

Torre Willis (anteriormente Torre Sears), Chicago.
Torre Willis (anteriormente Torre Sears), Chicago.

La Torre Willis, a pesar de ser también de estructura metálica, basó su diseño en una solución muy diferente, aunque inédita, consistente en seis inmensos tubos de sección cuadrada de 23 x 23 metros, lo cual dio origen a una estructura tan determinante que condicionó totalmente el diseño arquitectónico del edificio.

De esta manera, la Torre Willis le quitó la hegemonía al estoico Empire State y para justificarse le prolongó a EE.UU. la titularidad mundial en edificios altos durante 24 años más, hasta 1998, cuando sorprendentemente aparecieron por el sudeste asiático las famosas Torres Petronas, específicamente en Malasia, donde un arquitecto argentino se atrevió a llevar adelante su arrojado diseño de 452 metros de alto de la mano de un ingeniero estadounidense, es decir, dos americanos le quitaron la titularidad a América.

Torres Petronas, Kuala Lumpur, Malasia.
Torres Petronas, Kuala Lumpur, Malasia.

Es así como EE.UU. se quedó, desde ese momento y para siempre, con el récord de 67 años como poseedor del edificio más empinado y además es, hasta hoy en día, el único país domador de tecnologías basadas exclusivamente en acero capaces de producir alturas como las que produjo y que sorprendieron al mundo de la época en dos magnas oportunidades.

Tuvo el ingeniero estructural Thornton Tomasetti (EE.UU.) que diseñar para las Petronas un sistema diferente añadiendo cemento al acero para poder superar en altura a la famosa Torre Willis de Chicago.

Sin embargo, la gloria apenas le duró seis años a las Petronas pues en 2004 apareció el rascacielos que llamaron Taipei 101, con sus elocuentes 508 metros de altura, en la pequeña isla de Taiwán, de apenas 35 mil kilómetros cuadrados, pero con un impresionante desarrollo urbanístico.

Taipei 101, Taipéi.
Taipei 101, Taipéi.

Taipei 101, cuyo cálculo estructural es del mismo Tomasetti (y no por casualidad), está construido también a base de cemento y acero, una tecnología que, de esta manera, se hace sólida y ha significado hasta ahora la gran solución para “skyscrappers” (rascacielos) que hacen andar al continente asiático por las nubes.

Taiwán y su Taipei 101 agregan varios años más a la cuenta del continente asiático como líder en alturas de edificaciones, hasta que, en 2014 los Emiratos Árabes Unidos presentaron al Burj Khalifa, el fantástico y nunca imaginado rascacielos de 828 metros de altura construido en su capital, Dubái, y diseñado irónicamente por Adrian Smith, un arquitecto también estadounidense nacido en Chicago y que fue también el diseñador de la famosa Torre Willis de esta ciudad.

Burj Khalifa, Dubái.
Burj Khalifa, Dubái.

Es así como Tomasetti y Smith se encargaron de elevar al continente asiático hasta las nubes, algo que se ha convertido en costumbre hasta el punto de que, de los 100 edificios operativos más altos que existen en el mundo, 87 se han construido en Asia, y el 90% de ellos se han construido a partir del 2004.

Es decir, 87 edificios de los 100 más altos del mundo son asiáticos y 80 de ellos se han construido en los últimos 15 años, lo cual deja ver el afán por las alturas que hay actualmente en dicha región, principalmente en China y en Emiratos Árabes Unidos, una carrera urbana que no se ha visto, ni se ve, en Europa, el continente más desarrollado del mundo, lo cual hace pensar que tal afán pudiera no ser sinónimo de progreso integral para la gente de esta parte del mundo, sino que obedece a alguna otra razón aun no lo suficientemente entendida.

La humanidad fue creada para vivir con los pies en la tierra. Los asiáticos parece que le dan más importancia al hecho de que cada día hay que vivir más con los pies por encima de la tierra.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 9

José Durabio Moros
José Durabio Moros
Ingeniero civil y locutor. Mis pasiones son narrar, escribir y cantar.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre