jueves, 29 septiembre 2022 |

Actualizado a las

10:14

h CEST

13.3 C
Madrid

La importancia de las energías renovables

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Desde hace décadas, los científicos advierten acerca de los efectos del cambio climático. El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) conducen, inevitablemente, al calentamiento global y a una serie de cambios impredecibles como sequías, tormentas intensas, escasez de alimentos y pérdida de especies.

Los expertos argumentan que parte de la solución es la electrificación y la descarbonización. Por este motivo,  la transición energética es fundamental. El futuro debe ser sostenible. 

Energías limpias

Para la Unión Europea, el cambio estructural en los sistemas energéticos es un plan estratégico. El desarrollo de energías renovables es una oportunidad histórica para combatir el cambio climático, crear empleo y mejorar la calidad de vida de las personas.  Y, si bien la contribución de los estados miembros será fundamental para lograr los objetivos de la transición energética, también es preciso multiplicar la inversión privada. 

En la actualidad, por suerte, hay muchas maneras de invertir. Por ejemplo, muchas personas lo hacen a través de plataformas de trading. Allí, los usuarios pueden definir sus carteras de inversión, e incluir  compañías de energías renovables, tan solo necesitan tener un dispositivo con acceso a internet.

¿Cuáles son las energías renovables que más interesan a los inversores en 2022?

 Las energías limpias tienen una enorme ventaja frente a las energías no renovables: no contribuyen con emisiones de dióxido de carbono. Además, cumplen con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para la protección del medio ambiente y el acceso a la electricidad en países de bajos ingresos. Debido a estos acuerdos y objetivos, muchos inversores empiezan a tener dichas energías en sus portafolios, las más importantes son: 

Energía eólica: los aerogeneradores son los encargados de producir electricidad gracias al movimiento que hace girar las palas. Al mismo tiempo, este efecto aerodinámico mueve un rotor, que es el principal productor de electricidad. Desde allí, se envía a las subestaciones de distribución y, luego, al usuario.

No emite gases de efecto invernadero, y produce una gran cantidad de puestos de trabajo. En 2019 esta industria llegó a emplear a 1,17 millones de personas. Por este motivo, muchos gobiernos están interesados en invertir en este tipo de energía. Por ejemplo, Noruega busca instalar alrededor de mil quinientos aerogeneradores marinos antes de 2040

Energía hidráulica: se obtiene a partir de las energías cinéticas y potenciales de la corriente del agua, los saltos de agua y las mareas. Las represas, generalmente, cuentan con un sistema de ruedas que generan un movimiento aplicado a los molinos. El agua de mar puede transformarse en electricidad a través de la tecnología undimotriz y mareomotriz.

Energía solar: es una de las energías renovables más importantes del mundo. Hoy en día, existen varios sistemas. En primer lugar, la tecnología solar fotovoltaica utiliza la radiación para generar energía eléctrica. Es una de las más comunes. Por eso, es posible ver los paneles solares instalados en una gran cantidad de edificios públicos, escuelas, viviendas o parques fotovoltaicos. En segundo lugar, la tecnología solar termoeléctrica obtiene la energía mediante un sistema de espejos. Esto calienta los fluidos, produce vapor de agua, y luego, electricidad.

Biocombustibles: los biocarburantes son utilizados en diversos medios de transporte. Los más populares son el bioetanol y el biodiésel. Ambos se obtienen a partir de materiales vegetales.

En definitiva, hay una gran cantidad de alternativas. Indudablemente, la innovación y la financiación de proyectos de transición energética contribuyen a la construcción de un futuro sostenible para todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre