Lo que heredamos de los romanos

2.8
(4)

El Imperio Romano lleva caído más de 1.500 años, pero, aun así, tiene influencias positivas en la era moderna. Siendo de las civilizaciones antiguas más poderosas y desarrolladas, es normal que una buena parte del legado romano siga vigente, o al menos, que funcione como base para otras.

Estudiar a los romanos es fundamental para cualquier amante de la historia, aunque también lo es para cualquiera que desee saber más acerca de varios de los avances modernos. Ellos hicieron varios descubrimientos e inventaron otras tantas cosas que se aplican actualmente. De aquí viene la importancia de entender, aunque sea un poco, esta civilización.

Puede ser un poco agobiante por la cantidad de años que ha pasado desde entonces, y, por tanto, por la acumulación de información de la que se dispone. Por suerte, páginas como UniProyecta son perfectas para comenzar a echar un vistazo a las grandes hazañas del Imperio Romano.

El mismo fue durante varios siglos la civilización más poderosa, ya que hizo grandes avances en varios ámbitos que incluyen, pero no se limitan, a técnicas de construcción, táctica militar, gestión de una sociedad, e inclusive, las bases para el calendario que usamos en este momento.

En dicha página la información tiene una estructura fácil que cualquiera puede seguir para aprender acerca de algunos de los momentos históricos más importantes de la historia romana. De la misma manera, puedes estudiar algunos de los inventos que hemos heredado de ellos y que son parte fundamental de la vida que llevamos hoy día.

Los números romanos

Para un estudioso de la Antigua Roma, aprender cómo son los números romanos puede ser una de las cosas más interesantes. Incluso si no son tan utilizados en el día a día, sí es habitual verlos en ocasiones, como en los capítulos de los libros o las películas, es un sistema un poco más complicado que el actual que utilizamos, pero al final, es fácil entenderlo.

En la numeración romana se emplean letras mayúsculas en lugar de los números a los que estamos acostumbrados del sistema arábigo. Para formar números más grandes hay que combinar estas letras siguiendo algunas reglas, y lo mismo aplica para las operaciones de suma, resta, multiplicación y división.

Este sistema hace que los números terminen siendo algo largos, y por tanto, realmente no son prácticos para manejar cifras elevadas. Pero, aun así, se pueden utilizar con comodidad para cifras bajas, de hasta menos de 1 millón. Esto viene porque en la antigüedad no hacía falta usar números de este calibre, pero de igual forma, existe también la manera de hacerlo.

La razón principal por la que los números romanos ya no se usan en las ciencias es que las operaciones aritméticas con ellos son bastante complicadas y largas de efectuar. Al final, se pierde mucho tiempo, y en el caso de la división es un resultado es impreciso. De hecho, no se conocen específicamente cuáles son los pasos a seguir para dividir.

Otros grandes inventos de la Antigua Roma

Casi todas las construcciones modernas se hacen con acero u hormigón, y en realidad, este último es el conjunto de barras de acero dentro de cemento. Es posible reconocer cómo eran los edificios de los romanos justamente porque fueron ellos los que crearon el cemento.

Entre las construcciones que destacan están los acueductos, algo que se sigue utilizando a pesar de que no tengan la misma forma que antaño. Gracias a ellos se pudieron fundar ciudades lejos de las fuentes de agua, y así se expandió el Imperio Romano. Con los acueductos fue posible transportar productos a través de grandes distancias, y se consiguió mejorar la salud pública.

Fueron los romanos, los primeros en implementar programas de bienestar social, de donde vienen los programas gubernamentales que implementan los estados para garantizar un correcto desarrollo social. Desde el 122 a.C. se financiaron los alimentos, se hizo obligatoria la educación y se le dio ayuda a los más necesitados. Esto es muy parecido a lo que se ve en las políticas públicas modernas.

Puntúa este contenido

Puntuación: 2.8 / 5. Votos: 4

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre