El poder curativo del Spinner ¿mito o realidad?

0
(0)

Hace más de 20 años, a principios de la década de los 90, una mujer llamada Catherine Hettinger creó un artilugio que consistía en un pequeño disco rodeado de otros más pequeños que giraban. Aunque su idea fue solo para buscar un juguete que pudiera utilizar junto a su hija, trascendió y hoy se conoce mundialmente bajo el nombre de Fidget Spinner.

Este curioso y a la vez sencillo mecanismo fue su manera de estar cerca de su hija, ya que eran pocos los momentos que podía compartir con ella por sufrir una enfermedad que le debilitaba los músculos y no le permitía jugar a todas horas con la pequeña.

Lo que para ella fue una forma de unión familiar, para muchos especialistas es una terapia novedosa contra algunos trastornos.

El Spinner: terapia contra el Parkinson

Nadie sabe exactamente cómo, pero el Fidget Spinner llegó para quedarse. Aunque para su creadora no fue un éxito y perdió la licencia del mismo, alguien logró ver el potencial y revivirlo en esta época. El resultado ha sido digno de estudio tras millones de unidades vendidas en tiendas físicas y digitales, y tras la aparición de webs especializadas como spinnerlandia, que destaca por tener toda la información que existe sobre el producto.

Tras el suceso inicial y la adicción de jóvenes y adultos en todo el mundo, algunas personas comenzaron a notar que su uso causaba ciertos efectos terapéuticos en pacientes con condiciones especiales.

Mientras la comercialización del juguete sigue en ascenso, cada vez son más los expertos en diferentes materias que apuestan por él como la nueva terapia milagrosa.

Los estudios sobre el tema ya han avanzado bastante. La Fundación Eduardo Gallardo, con sede en España, se caracteriza por obtener resultados con tratamientos innovadores como juegos con tabletas y consolas de videojuegos. Esta vez, uno de sus expertos aseguró que el spinner puede ser de utilidad para tratar a pacientes que sufren de Parkinson.

En este caso, el objetivo de hacer girar con los dedos el spinner lograría aumentar el control de los pacientes con Parkinson sobre sus habilidades motoras y los movimientos de todo su cuerpo, haciendo que tomen más consciencia de sus temblores involuntarios.

También los ayudaría a bajar los niveles de ansiedad y a aumentar la concentración en cualquier actividad, sin pensar en sus temblores.

Cura para el estrés

Hacer girar con los dedos el spinner parece ser, además, una herramienta ideal para combatir el estrés y la angustia, permitiendo que la persona se concentre en una tarea concreta.

El éxito de ventas del spinner no se debe solo a los niños, sino también a que miles de adultos han notado que hacer girar el artefacto les causa un efecto relajante y los ayuda en su lucha diaria contra el estrés.

En otros lugares del mundo ha sido utilizado en centros de terapia para pacientes que sufren el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Teniendo las manos ocupadas con el spinner, sus problemas de concentración disminuyen radicalmente.

Antes de ser el fenómeno de ventas del año, también los consejeros de orientación comenzaron a utilizarlo en estos niños con problemas de atención y vieron resultados que se han llegado a emular en otros centros.

Aunque por ahora se trata solo de estudios, no es descabellado pensar que el simple hecho de hacer girar el spinner tiene realmente un efecto narcótico. En el pasado hemos conseguido efectos similares con pelotas antiestrés y con otros juguetes que ayudan a relajarse y a eliminar la tensión, ¿por qué no iba a ocurrir lo mismo que esta nueva genialidad?

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre