Ejemplos de serendipia: 30 casos de serendipias científicas y no científicas que te asombrarán

4.6
(10)

Impresiona saber que algunos de los grandes inventos utilizados actualmente, surgieron por mera casualidad ¿cierto? Pues estos hallazgos afortunados se conocen como casos de serendipia, y este artículo trata sobre el tema, incluyendo los más sorprendentes ejemplos de serendipia que existen.

La ciencia se asocia con la rigidez disciplinaria para demostrar una hipótesis determinada. Sin embargo, resulta curioso saber que una considerable cantidad de descubrimientos e inventos científicos se originaron fortuitamente, reinterpretados para orientarlos a una novedosa creación. Estos son casos de serendipia, y tan común ha sido el uso del término «serendipia» que se ha extendido a otros aspectos de la vida cotidiana. Este artículo detalla todo lo referente a los inventos accidentales en la ciencia y los ejemplos de serendipia fuera de ella, no sin antes señalar qué es una serendipia, el origen del término y las características para determinar los descubrimientos por accidente.

Ciencia vs. religión:
Todas las respuestas a la batalla más larga de la historia

Leer artículo

Inicialmente, la definición de serendipia está relacionada con hallazgos o invenciones de importancia, originados de manera accidental o por pura casualidad. En los descubrimientos por serendipia, el autor da un nuevo sentido a la idea original que tenía en mente, al considerar el repentino invento como algo novedoso y revolucionario.

El término que define serendipia deriva del inglés serendipity, palabra usada en 1754 por el novelista Horace Walpole, conde de Oxford, en un cuento de origen persa, para describir la agudeza con la que los tres príncipes de Serendip, protagonistas del relato homónimo, interpretaban acontecimientos casuales que resultaban en descubrimientos. Serendip es el antiguo nombre de la actual Sri Lanka, lugar donde provienen los personajes nombrados. Es correcto entonces que, al responder qué significa serendipia o qué es la serendipia, se defina como sinónimo de hallazgo o creación de inventos creados por accidente, siendo además un significado de descubrir algo de forma imprevista.

También se habla de ejemplos de pseudoserendipia al especificar una eventualidad de esta naturaleza, que ha traspasado la barrera de la ciencia para hacerla parte de la cotidianidad. A pesar de ello, la palabra no se encuentra reflejada en el diccionario de la Real Academia Española, principal referente del idioma español.

Para mostrar algunos ejemplos de serendipias científicas y no científicas que ilustren mejor qué es serendipia, se ha hecho un listado con 30 de los hallazgos más asombrosos que se crearon de manera inesperada.

El principio de Arquímedes

Es uno de los casos de serendipia más antiguos de la historia. En el siglo III a.C., el matemático griego buscaba resolver una problemática del rey Hierón para comprobar un presunto fraude en la elaboración de una corona. El monarca consideraba que el orfebre que realizó la tiara no distribuyó apropiadamente los metales preciosos.

Pensando cómo poner fin a la incógnita, en un baño habitual, Arquímedes pudo comprobar, sumergiendo su cuerpo en la bañera, que el volumen de agua que rebosaba la parte superior de la tina era exactamente igual al ocupado por su cuerpo inmerso, dando origen al cálculo del volumen de cualquier otro objeto.

El hallazgo provocó que el genio saliera emocionado y totalmente desnudo por las calles de Siracusa al grito de ¡Eureka!

Penicilina

Ejemplos de serendipia - Penicilina
Dosis de penicilina. (Tomaz Silva / Creative Commons CC BY-SA 3.0)

Es uno de los más destacados ejemplos de serendipias que hayan ocurrido en la ciencia. Tras abandonar la investigación de un cultivo de bacterias en 1928, el médico escocés Alexander Fleming notó que, en una de las placas que olvidó descartar, se habían formado tanto la bacteria Staphlylococcus aureus como un hongo que impedía el crecimiento del microorganismo nombrado.

Dicho hongo contaba con una sustancia que provocaba la muerte del estafilococo. Al analizarlo, Fleming determinó que este componente había sido adquirido por el hongo debido a la cercanía del espacio de investigación con un laboratorio donde se desarrollaban curas para alergias. Este descuido sería el precedente del antibiótico más utilizado dentro de la medicina: la penicilina, descubrimiento que le valió a Fleming el premio Nobel de Medicina en 1945.

Estetoscopio

Ejemplos de serendipia - Estetoscopio
Estetoscopio actual. (Ernstl / Creative Commons CC BY-SA 2.0)

La creación de este instrumento médico es otro de los ejemplos de serendipia en la ciencia. El doctor francés René Laënnec buscaba una solución para facilitar el habitual examen físico, donde los médicos escuchaban los ruidos torácicos aproximando su oreja al pecho. Esta práctica era incómoda para las pacientes femeninas y difícil en personas obesas.

En 1816 surgió su innovadora idea, después de ver un juego infantil con una tabla de madera donde se golpeaba un extremo de la misma mientras se escuchaban los ruidos por el otro lado. Para Laënnec, quien tenía experiencia en la música, este fénomeno podía proyectarse para escuchar los sonidos del cuerpo humano, probando con un rudimentario tubo de papel. Finalmente, diseñó un cilindro de madera de 30 cm de longitud y 3 cm de diámetro, que contaba con dos extremos abombados. Este fue el estetoscopio primitivo.

Ley de la Gravedad

La caída de una manzana al suelo bastó para que a finales del siglo XVII se iniciara una de las mayores investigaciones del campo científico: la ley de Gravitación Universal.

El físico inglés Isaac Newton desarrolló esta teoría desde 1685 al observar que el fruto del manzano caía perpendicularmente a la tierra sin alteraciones en el trayecto del descenso, surgiendo la hipótesis de que en el centro de la tierra existía una fuerza de atracción capaz de influir en determinada materia haciendo que sus caídas fueran verticales y libres.

Su planteamiento fue alabado por otros investigadores, siendo el mayor éxito en la culminación de la Revolución Científica.

Descubrimiento del LSD

El hallazgo de esta potente droga psicodélica fue provocado por la experiencia propia del químico suizo Albert Hoffman, quien en abril de 1943, analizando moléculas de ácido lisérgico para hallar las propiedades de estimulación en la circulación sanguínea, sintió un leve mareo.

Al llegar a casa y permanecer despierto, experimentó un estado de ensoñación en el que pudo ver imágenes fantásticas y proyecciones mentales de miles de colores. Dicha sensación alucinógena se originó por la manipulación de la molécula LSD-25 que, accidentalmente, fue absorbida por la piel de Hoffman a través de uno de sus dedos. Así, este hallazgo es otro de los sinónimos de serendipia científica.

Viagra

Ejemplos de serendipia - Viagra
Píldora de Viagra (Tim Reckmann / Creative Commons CC BY-SA 3.0)

El medicamento más usado para la disfunción eréctil tenía un objetivo totalmente distinto al uso que se le da actualmente. El sildefanilo fue desarrollado en Gales para tratar la hipertensión arterial y la angina de pecho.

Pero después de que se comprobara que los pacientes varones sometidos al experimento de pruebas no devolvían el fármaco sobrante, se determinó que era porque provocaban efectos placenteros, como la erección en voluntarios impotentes. Así, Pfizer patentó el fármaco en 1996 bajo la marca Viagra.

Celuloide

En 1870, el inventor estadounidense John Wesley Hyatt buscaba un sustituto del marfil en las bolas de billar. Habiendo experimentado con una mezcla de partículas de madera y papel encolado, accidentalmente, volcó un frasco de nitrato de celulosa disuelto en éter y alcohol, generándose una capa de nitrocelulosa en la estantería.

El compuesto resultante de este imprevisto sirvió para que Hyatt lo implementara para reemplazar la cola en la mezcla de aserrín y papel, originándose así el celuloide.

Rayos X

Ejemplos de serendipia - Rayos X
Radiografía por rayos X (Nevit Dilmen / Creative Commons CC BY-SA 3.0)

En 1985, el físico alemán Wilhelm Conrad Röntgen halló sin buscarlo otro de los ejemplos de serendipia en medicina. Descubrió los rayos X mediante experimentos de electrones en tubos de rayos catódicos. Ameritando un ambiente oscuro para su  investigación, se dio cuenta del resplandor fosforescente originado por una radiación invisible.

Para probar la técnica, hizo que su esposa sostuviera una lámina de plomo para hacer sombra frente al haz de luz, sorprendiéndose de que la imagen de la estructura ósea de la mano de ella se reflejara claramente.

Estructura del átomo

Asombra saber que este descubrimiento derivó de un sueño del físico danés Niels Bohr, quien obtuvo el premio Nobel en 1922 gracias a su teoría de estructura del átomo, proyectada en una de sus imágenes de ensueño como un modelo de la configuración atómica, frecuentemente estudiada por Bohr y que, después de su visión inesperada, plasmó en un papel.

Daltonismo

La obra del químico británico John Dalton llamada Hechos extraordinarios relacionados con la visión de colores, publicada en 1794, se sustentó en su incapacidad para distinguir los colores. La curiosa anécdota de este hallazgo fue un regalo que le hizo a su madre, unas medias azules que resultaron ser moradas, originando un regaño de la progenitora por vincular dicho color a las prostitutas de la época.

Muchos años después de fallecido Dalton, la comunidad científica valoró el esfuerzo en su teoría, denominando su descubrimiento como daltonismo en su honor.

Estructura de la molécula de benceno

El hallazgo del químico alemán Friedrich Kekulé es otro de los casos de serendipia más famosos. En 1865, buscando comprobar la estructura del benceno, y después de quedarse dormido, tuvo un sueño que representaba la unión de numerosos átomos que formaban cadenas.

En dicha proyección, las cadenas unían sus extremos, lo que significaba para Kekulé que la molécula de benceno era en realidad un compuesto cíclico y no una estructura de seis carbonos como él pensaba.

Clorpromacina

Otro fármaco se encuentra en esta lista de ejemplos de serendipia en la ciencia. Fue desarrollado en un primer momento como anestésico previo a intervenciones quirúrgicas, pero no se esperara que el medicamento fuera implementado por psiquiatras para tratar casos de esquizofrenia, teniendo efectos bastante positivos para calmar a los pacientes.

Aspirina

El reconocido medicamento para prevenir ataques al corazón fue ideado originalmente como un antiséptico oral. El ácido acetilsalicílico, componente activo de la aspirina, no tuvo el efecto esperado, pero sirvió como analgésico y antipirético, siendo desde entonces prescrito para tal fin.

Proteína GFP

El premio Nobel de Química recibido en 2008 del científico japonés Osamu Shimomura, se debió al descubrimiento de la proteína verde fluorescente (o GFP) como producto del aislamiento de compuesto bioluminiscente de la medusa Aequorea victoria, basándose en un experimento accidental ocurrido en 1962, donde logró la cristalización de la enzima luciferasa con ácido clorhídrico, sustancia que usó erróneamente debido al cansancio del momento.

Politetrafluoretileno

A partir de una mala experiencia en el desarrollo de investigaciones con sustancias refrigerantes, el científico Roy J. Plunkett descubrió este innovador material que, bajo la marca comercial Teflón, comenzó a emplearse como revestimiento resistente a la temperatura y corrosión.

Sacarina

Quién iba a pensar que un edulcorante tan utilizado fue descubierto por un descuido. Y es que la sacarina surgió después de que el joven químico Constantine Falhberg almorzara una tarde sin haberse lavado las manos, por lo que la comida adquirió un sabor dulce que provenía de una de las sustancias desconocidas que investigaba en el laboratorio.

Finalmente, la sacarina fue patentada en 1884.

Coca Cola

Ejemplos de serendipia - Coca-Cola
Lata de Coca-Cola. (M0tty / Creative Commons CC BY-SA 3.0)

Lo que comenzó siendo un jarabe para combatir problemas digestivos, se convirtió tiempo después en la bebida más consumida en todo el mundo. Fue creada en 1886 por el farmaceuta estadounidense John Pemberton, quien rápidamente vio cómo su invento fascinaba a sus consumidores.

Finalmente, la gaseosa fue patentada bajo el nombre de Coca – Cola de manos del contable Frank Robinson, quien a su vez fundó la reconocida compañía.

Horno microondas

Ejemplos de serendipia - Horno microondas
Horno microondas. (Thérèse Ottawa / Creative Commons CC BY-SA 4.0)

En 1946, el inventor Percy Spencer investigaba los efectos del radar Magnetrón para la búsqueda de máquinas de guerra. Empero, vio que el radar había ocasionado que un día, una barra de chocolate que tenía en su pantalón se fundiera totalmente, por lo que Spencer decidió probar cocer otros alimentos con él, obteniendo, por ejemplo, huevos estrellados y palomitas de maíz perfectamente hechas.

Aunque el tamaño de los primeros hornos microondas era exagerado, para los años 70 se crearon otros de menores proporciones y asequibles al mercado, convirtiéndose así en el electrodoméstico más requerido.

Quinina y Gin Tonic

Ejemplos de serendipia - Gin tonic
Cóctel Gin Tonic (NotFromUlrecht / Creative Commons CC BY-SA 3.0)

La quinina fue utilizada para tratar la terrible malaria que azotaba a colonias británicas en África y Asia. Se llevó a cabo gracias a dos científicos franceses que investigaron el caso de la Condesa de Chinchón, habitante española del Virreinato del Perú, logró superar en 1632 un grave caso de malaria por medio del consumo de la corteza de chinchona.

Para 1817, se logró la extracción del principio activo de la corteza de chinchona, la quinina, que contaba además con propiedades antipiréticas y analgésicas. Sin embargo, tomar el medicamento natural era algo desagradable por su sabor amargo, por lo que se decidió disolver pastillas de quinina en una mezcla de agua, zumo de lima, azúcar y ginebra, naciendo así el reconocido coctel gin tonic.

Velcro

Ejemplos de serendipia - Velcro
Velcro. (Alexander Klink / Creative Commons CC BY-SA 3.0)

Fue ideado por el suizo George de Mestral en los años 50 al notar un día que, tras un paseo, molestos cadillos arrancamoños se adhirieron a su chaqueta.

A partir de la eficacia de esta planta herbácea para pegarse a las telas, desarrolló un material con características similares que tuviera una utilidad, surgiendo el velcro.

Vidrio de seguridad

Poco tiempo después de la aparición del automóvil, en 1903 el químico francés Edouard Benedictus desarrolló la primera lámina de vidrio de seguridad después de analizar una vasija que, previamente, había estrellado en el piso. Al examinarla, se encontró con que el material se fragmentó pero no se separó del todo, esto gracias a una película que protegía al vidrio de la vasija, cuyo componente era el celuloide.

Posteriormente, y buscando una solución a las heridas por cortes de vidrio ocasionadas en accidentes de tránsito, Benedictus aplicó su descubrimiento para proteger las ventanas de los vehículos.

Dinamita

El destacado químico sueco Alfred Nobel inventó la dinamita cuando, en 1886, al dejar caer accidentalmente un frasco con nitroglicerina, y temiendo lo peor, notó que el mismo no explotó, sino que la sustancia explosiva fue absorbida por la diatomita, una especie de arena usada en ese entonces para amortiguar los golpes de los contenedores del inestable explosivo. Fusionó ambos elementos hasta lograr crear un material inflamable pero con mayor control.

Vulcanización del caucho

Llevada a cabo por el autodidacta estadounidense Charles Goodyear, tras endeudarse en un negocio de maquinarias que, desafortunadamente, fracasó. Por espacio de cinco años, desarrolló una investigación por cuenta propia hasta que por un error cometido en 1839, volcó azufre y caucho sobre una estufa, originándose así la impermeabilización del caucho, material usado para la fabricación de neumáticos y preservativos.

Llegada de Colón a América

La llegada de Cristóbal Colón a América en 1492 es otro de los casos de serendipia. El navegante italiano, patrocinado por los Reyes Católicos, buscaba las Indias orientales para obtener recursos y riquezas.

Basado en la teoría de que la tierra era plana, planteó recortar el viaje trazando otra ruta, buscando ahorrar tiempo y dinero. Se encontró con numerosos descubrimientos por accidente, pero Colón no cayó en cuenta del hallazgo que cambió la historia. De hecho, murió pensando que, en efecto, había arribado a las Indias.

Notas adhesivas

Este útil producto es otro de los descubrimientos por accidente. Su pegamento fue concebido por Spencer Silver, trabajador de 3M, para que tuviera características superadherentes, sin embargo, el mismo no resultó como se esperaba.

A pesar de este fracaso, Art Fry, otro empleado de la empresa y devoto presbiteriano, encontró otro provecho para el adhesivo, usándolo para señalar de forma provisional los salmos de su Biblia con pequeños indicadores de papel. El resultado salió al mercado en 1980 con el nombre de Post – it.

Hojuelas de maíz

Ejemplos de serendipia - Corn Flakes
Plato con hojuelas de maíz. (sferrario1968 / Creative Commons CC BY-SA 2.0)

El reconocido cereal de maíz Corn Flakes resultó de un descuido del doctor norteamericano Harvey Kellogg, director del Battle Creek Sanitarium, recinto con pacientes bajo estrictas dietas alimenticias. Buscando satisfacer los requerimientos especiales, un día Kellogg buscó hacer una receta con maíz, obteniendo que el grano se sobrecocinara.

No obstante, amasó el cereal con un rodillo hasta obtener pequeños copos, que fueron servidos en el comedor del sanatorio al no contar con más recursos. La idea gustó a todos, originando así los famosos Corn Flakes, patentados en 1894.

Súper pegamento

Al fabricar un plástico transparente que sirviera para adaptarse a las miras de fusiles, el químico estadounidense Harry Coover notó que una de las sustancias empleadas en su trabajo, el cianoacrilato, era sumamente pegajosa, logrando adherirse con facilidad y fuerza a toda superficie. Este sería el activo principal de la Super Glue, pegamento patentado en 1958.

Chips de patata

Otro de los ejemplos de serendipia y de descubrimientos accidentales en general fue la invención de los chips de patata, creados por el chef neoyorquino George Crum para satisfacer el exigente paladar de uno de los clientes de su restaurante.

Cansado de las frecuentes críticas del consumidor por las patatas francesas, en 1853, Crum decidió variar la técnica, cortando la patata de forma tan delgada para ponerla a freír hasta que quedase crujiente. Contrario a lo que pensaba, el resultado encantó tanto al cliente como a muchos otros, siendo así uno de los aperitivos más pedidos del establecimiento.

Pigmento Azul de Prusia

Hallazgo descubierto de forma fortuita en 1704 por el químico germano Heinrich Diesbach, quien intentaba pintar una superficie de pigmento rojo azulado pero que resultó en un color azul oscuro, originándose el matiz que actualmente se usa en diversas áreas.

Los dos satélites de Marte

El relato del escritor irlandés Jonathan Swift de dos ficticios satélites naturales de Marte en su obra Los Viajes de Gulliver (1726), cobró sentido al descubrirse en 1877 que, en efecto, dos satélites orbitaban alrededor del planeta.

Como se ha podido mostrar, los casos de serendipia han formado parte de la cotidianidad en toda la historia, conllevando a interesantes hallazgos que, incluso, han marcado un antes y un después en la sociedad. Los ejemplos de serendipia dan cuenta de ello, llevando a la conclusión que el término es sinónimo de descubrimiento fortuito, inesperado o accidental. Ya fuera del campo científico, han surgido serendipias famosas que han traído enormes consecuencias, por lo que no hay que extrañarse cuando eso ocurra a cualquier persona en su rutina diaria.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.6 / 5. Votos: 10

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre