Códigos OBD2: qué son y cómo ayudan a detectar los fallos del coche

0
(0)

En ocasiones un coche puede presentar fallos que no se detectan a primera vista y deben ser precisados mediante la lectura de aparatos especiales llamados escáneres. Estos emiten unos códigos especiales denominados OBD2, que muestran el correspondiente diagnóstico para aplicar las correcciones del caso. Conocerlos puede ayudar a entender mejor lo que sucede, para que puedas actuar más eficientemente.

Los fallos mecánicos son muy comunes en todo coche, de cualquier marca y modelo, y pueden aparecer en cualquier momento, sin tan siquiera avisar. Lo difícil puede ser identificar las causas precisas que originan la avería, porque a veces no están a simple vista, sino muy escondidas dentro de la gran diversidad de sistemas que integran el vehículo.

Para identificar con exactitud las razones por las que falla el coche, lo más recomendable es escanear sus sistemas con un aparato electrónico especial diseñado para tales fines, que se conecta a través de un puerto específico denominado Módulo de Control de Motor (ECM) que tienen todos los vehículos, o de forma inalámbrica en los modelos más recientes.

El escáner revisa los sistemas y emite un diagnóstico a través de los llamados códigos OBD2 o DTC (Diagnostic Trouble Code), que representan los problemas o fallos detectados con una secuencia de números y letras. De acuerdo con la colocación de estos caracteres alfanuméricos, se puede determinar con precisión la avería para accionar las correcciones necesarias.

La luz verde o amarilla del tablero que tiene un pequeño motor dibujado o las palabras “Check Engine”, indican que hay un fallo que debe revisarse. Esta luz puede mostrar una gran variedad de errores, que se pueden identificar con el mencionado escaneo y la lectura de los correspondientes códigos OBD2 que emiten la evaluación.

¿Cómo se leen los códigos?

Ver los códigos por primera vez puede causar impacto porque seguramente no se entenderán, pero tras conocer su estructura, son fáciles de leer y comprender. Están formados por secuencias de caracteres alfanuméricos que, dependiendo de su posición, determinan el fallo detectado.

Primeramente, comienzan con una letra, que identifica el sistema del coche que está afectado:

P (Powertrain): esta letra indica que la avería se encuentra en el tren motriz, es decir, en el motor o en la transmisión automática.

B (Body): hace mención a que el fallo está en la carrocería del coche o en los sensores instalados en ella.

U (Network): este carácter define que el error está en la red o en el sistema de transmisión de datos. Es un problema difícil, por cuanto los coches modernos tienen muchos módulos y el fallo de alguno se puede encontrar escondido tras todo el sistema.

C (Chasis): esta letra refleja fallos en las bolsas de aire, frenos y demás sistemas relacionados con el chasis.

Después de la letra viene un número, que puede ser cero (0) cuando es universal; o 1, 2 o 3, cuando son códigos colocados por los fabricantes y lo que hacen es solo identificar la marca.

Seguidamente, viene un tercer valor, que también es un número, y el cual identifica con precisión dónde se encuentra la avería. Van del 1 al 9, y cada uno detalla el componente averiado: sensores, sistemas de alimentación, inyectores, encendido, marcha mínima, sistemas de anticontaminación, fallos del procesador, módulos de control o transmisión automática, entre otros.

Luego vienen dos números más, que precisan con exactitud el componente, dentro del sistema ya detallado con el número anterior, que está fallando.

Por ejemplo, el código P0171 se refiere a que el problema es en el tren motriz (P) de un vehículo que no tiene la marca identificada en el escáner (0), en el sistema de medición del aire o combustible (1), específicamente en el sistema de inyección o en la válvula PCV (71).

Al aparecer ese código ya se sabe que el problema está en esos componentes mecánicos, deben revisarse para evitar que el sistema siga consumiendo combustible en exceso y genere el fallo, que habitualmente se percibe con bajo rendimiento del motor.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre