Aprender a amar de forma genuina

3.5
(6)

El amor genuino constituye una de las motivaciones básicas del individuo y entraña cuidado, respeto, crecimiento, evolución y transformación.

De acuerdo con Marianne Williamson, en su obra Volver al amor, todo lo que levanta barreras y produce separaciones es reflejo del ego, el cual, es contrario al auténtico amor y coloca al individuo en una situación desafortunada.

Así pues, hoy en día, buena parte de la humanidad vive en la perenne infelicidad, sin conocer el verdadero amor.

Ello se debe a que, en la mayoría de los entornos, a lo largo del tiempo, ha predominado el ego, que no es más que el resultado de la ignorancia. No cabe duda que la ignorancia es el peor enemigo del hombre.

Muchas personas creen conocer de qué se trata el amor, pero pocos saben realmente lo que es. A tal efecto, resulta impostergable que el ser humano cambie de mentalidad y deje de vivir una existencia exánime, separada del todo que le rodea.

Muchas personas creen conocer de qué se trata el amor, pero pocos saben realmente lo que es.

Nada cambia en una persona, excepto la consciencia. La mayoría de los seres humanos han vivido toda su vida de forma inconsciente y nada ni nadie puede hacerlos cambiar.

A menudo, muchas personas deciden cambiar por sí mismas cuando las dejan en paz o las empujan en dirección contraria e incluso, aprenden cómo amarse a sí mismas, al verse obligadas a bajar la velocidad de sus vidas.

En su libro Teach only Love (Enseña solo amor), Jerry Jampolsky establece principios de sanación de la actitud del ser humano con el propósito de cultivar el auténtico amor.

Enseña que la felicidad es posible independientemente de las circunstancias externas que rodean al individuo y que cada persona tiene el potencial para modificar su realidad interior, aportando más amor a su conciencia.

A tal efecto, Brian Weiss, en su obra Lazos de Amor expresa que el amor genuino es la energía más básica y dominante que existe, siendo el componente fundamental de la naturaleza que conecta y une a todas las cosas y a todas las personas. A su decir, el auténtico amor es la esencia de todo ser humano.

Brian Weiss, en su obra Lazos de Amor expresa que el amor genuino es la energía más básica y dominante que existe
Portada de “Lazos de Amor”, Brian Weiss (Ed. B de Bolsillo)

Sin duda, el amor genuino es la ley fundamental del universo y solamente puede florecer cuando no hay apego ni dependencia. Una vez desaparecido el apego y la dependencia, ya no habrá temor a la pérdida.

Aquél que está desapegado entiende perfectamente las circunstancias y, para él, todas las cosas son nuevas y significativas. Vale la pena aprender el arte de disfrutar de las personas y cosas en libertad.

Requiere de mucho esfuerzo, dejar actitudes, costumbres y creencias que casi forman parte de la naturaleza humana. Aunque resulte un trabajo arduo y difícil, desaprender muchas creencias y condicionamientos que están arraigados desde la infancia, no es imposible.

El desafío radica en destronar al ego y comprender que el único camino para hacer florecer el amor es la introspección y, tarde o temprano, ese camino ha de recorrerse en solitario.

De hecho, aquel individuo que desarrolla el autoconocimiento y se siente a gusto consigo mismo -estando a solas- puede amar genuinamente.

De hecho, aquel individuo que desarrolla el autoconocimiento y se siente a gusto consigo mismo -estando a solas- puede amar genuinamente.

Vale decir que la práctica de amar genuinamente requiere de la práctica de la fe. En definitiva, como lo dijo Paulo Coelho “la vida es un acto de fe y el amor también lo es”. En consecuencia, quien tenga poca fe, también tiene poco amor.

Aprender a amar, o mejor dicho, desaprender las creencias y prejuicios que nos impiden amar de forma genuina, es un proceso que supone recordar quienes somos realmente. Lo anterior implica comprender que el principal propósito de la vida es aprender a amar de forma auténtica.

Sin lugar a dudas, el amor es la mayor fuerza alquímica del mundo y quienes saben utilizarla, pueden llegar a los límites más altos de consciencia.

“El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto” -François de la Rochefoucauld.

Puntúa este contenido

Puntuación: 3.5 / 5. Votos: 6

Adaysa Guerrero
Adaysa Guerrero
Abogada licenciada por la Universidad Santa María de Venezuela. Escritora aficionada al coaching y al yoga. El amor es mi lema de vida.

Referencias: Coelho, P. (1990). Brida. El don que cada uno lleva dentro. / Jampolsky, J. (1996). Enseña solo el amor. / Weiss, B. (1998). Lazos de Amor. / Williamson, M. (2013). Volver al amor.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre