Algo sobre el negro

4.5
(22)

Sobre los colores ya se ha dicho demasiado, sabido es que siempre se han mantenido costumbres de utilizar colores para determinadas cuestiones, y, aunque en la actualidad eso no se lleve a rajatabla, sí que aún se estilan cosas como:

Las tendencias de colores de moda según la temporada; lo de vestir de celeste o rosa a los bebés; aquel crespón negro que se coloca en señal de luto o la oscura vestimenta de las viudas; también las banderas según sus tonalidades influyen en la gente quienes suelen llevar ese color patriótico a camisetas y a ciertas ornamentaciones festivas.

Cierto es que algunos colores son relacionados con los aspectos más agradables de la vida: por ejemplo, cuando se habla del rosa, una vida en rosa parecería un privilegio, al color blanco se lo suele asociar con la pureza, lo cual demuestra que las religiones también suelen influenciar la imposición de colores para determinados acontecimientos y hasta han llegado a demonizar al rojo con el que se ha personificado al demonio.

Sin embargo, desde una postura más mundana, al rojo se lo relaciona con la pasión, por estar ligado al corazón o a los sentimientos amorosos.

Ocurre, también que existen colores a los que se les otorgan misiones desagradables, el verde, siendo una maravillosa tonalidad relacionada con la naturaleza, ha sido empleada por caricaturistas para remarcar lo bílico en sus viñetas, es así que un vómito suele verse de color verdoso.

Ahora bien, hablar del  negro es tema aparte, porque no solo se trata de un color sino que se relacionan acciones de la vida cotidiana de las sociedades occidentales con dicho color: «Trabaja como un negro», indicando que trabaja demasiado, en un recuerdo a épocas donde se compraban esclavos negros para someterlos a trabajos duros.

Los pagos en negro, esos que no cotizan porque no quedan registrados; los escritores negros, esos que son realmente los verdaderos autores de obras que otros publican adjudicándose su autoría; los días negros, cuando el pesimismo nos invade; la historia negra de algunos pueblos, esa que queda dentro de los recuerdos de épocas tenebrosas.

Lo negro es oscuro, será por eso que ver el futuro en negro no sea lo más aconsejable. Pero a veces no se elige ser pesimista.

Si bien existen épocas más oscuras que otras, cabe recordar que en ésta vida todo es pasajero, nada es para siempre, vivir es maravilloso, porque viviendo podremos disfrutar de estimulantes jornadas llenas de variedad de colores.

Si en tu vida existe luz interior, nunca sentirás que te encuentras en tinieblas, porque siempre aparecerá ese halo de esperanzas tan necesario para recuperar alegría y fuerzas.

Además, desde tu finitud, no debieras olvidar que luego llegará la nada, esa NADA que quizás ni siquiera posea color… Pero para eso aún falta tiempo, hoy aún te encuentras en el mundo, por lo que es menester abrazar la vida, así tu alma permanecerá provista de una calmada y agradable luz.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.5 / 5. Votos: 22

Silvia Alasino
Escribo para la gente que valora la vida. Solo si se tiene sensibilidad, se habrá encontrado el verdadero sentido de nuestra existencia. Mis primeros libros: «El círculo» y «Emigrando».

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre