5 técnicas de estudio infalibles para aprobar todos los exámenes

4.6
(14)

Estos métodos procuran que el cerebro se mantenga atento a la hora de adquirir nuevos conocimientos. Si los dominas tienes la mitad del trabajo hecho.

Cada persona a lo largo de su vida desarrolla sus propios métodos de estudios. Hay quienes deciden subrayar cuanta oración consiguen para retener la información. Otros procuran leer en voz alta para decirle al cerebro cuáles son los aspectos más importantes que debe recordar a la hora de la prueba.

Cuando se acerca la fecha de la evaluación los nervios comienzan a aparecer como un síntoma de que la preparación no ha sido suficiente. Hay quienes van más allá y solo estudian horas antes del examen o con música para mantener la mente relajada.

Si alguno de estos métodos resulta efectivo entonces no hace falta cambiarlos. Sin embargo, a millones de personas no les funciona y lo que es peor, les cuesta mucho poder concentrarse para asimilar los conocimientos.

Para asegurar el éxito en el examen uno de los consejos más aceptados es comenzar a estudiar con antelación. La idea es abordar los temas más importantes y analizar su contenido. A continuación se presentan 5 técnicas de estudio que pueden arrojar buenos resultados para alcanzar la calificación más alta.

Establecer una rutina de estudio

Hombre estudiando (Pixabay)

El propósito de las evaluaciones es certificar que los estudiantes han comprendido los temas tratados en clase. Sin embargo, a muchos se les dificulta recordar todo lo aprendido.

Para contrarrestar esta “amnesia” lo más recomendado por los especialistas es establecer una rutina de estudio diaria que mantenga fresca la información en la mente.

Al aplicar este método los conocimientos se irán asimilando de forma progresiva, y al llegar el día de la prueba, todo estará mejor estructurado. Con esta técnica se evitan las maratónicas jornadas de estudio y las noches en vela.

Un día antes del examen solo será necesario repasar los temas durante algunos minutos.

Realizar simulacros

Hay ocasiones en las que los estudiantes pueden tener acceso a exámenes anteriores de la materia. En caso de tener esta oportunidad no hay que dejarla pasar ya que con el material recopilado se pueden realizar diversos simulacros.

La simulación será provechosa ya que permite ver los tipos de preguntas que se han planteado con otros alumnos. Además, será un buen escenario para ajustarse a los tiempos de la prueba oficial.

La intención de los simulacros también pasa por evitar cualquier nerviosismo que pueda jugar una mala pasada en medio del test.

Cambiar el lugar de estudio

Mujer estudiando en el campo (Pixabay)

Un gran porcentaje de estudiantes elige realizar sus estudios en lugares como las bibliotecas, encerrados en una habitación del hogar o en casa de algún compañero con quien se va a presentar el examen.

No obstante, hay investigaciones científicas que aseguran que no existe un lugar mejor que otro para estudiar. Se ha determinado que cambiar de ubicación favorece el proceso para asimilar la información.

Los expertos han justificado esta técnica al decir que es una manera de incentivar al cerebro a trabajar al máximo nivel posible para que los conocimientos se asientes de forma correcta en la memoria.

Escribir lo que se quiere decir

Los elementos visuales pueden hacer una gran diferencia a la hora de estudiar. Uno de estos es escribir a mano lo que se quiere decir durante el examen. Ejercitar la escritura en una hoja en blanco es de utilidad para asentar las ideas más importantes.

Hay estudiantes que aparte de la redacción también emplean colores y dibujos con la intención de captar los conceptos de una forma más clara.

Repasar el día anterior

Mujer haciendo un examen (Pixabay)

Después de estudiar por varios días consecutivos lo mejor es distraerse e ir al cine, revisar las redes sociales o visitar a un amigo/a. No obstante, el día anterior a la prueba también es recomendable efectuar un repaso ligero sobre los temas que serán evaluados.

En estos casos hay que evitar hacerlo justo antes de dormir. Cuando el cuerpo entra en reposo el cerebro fija los conocimientos que se han adquirido durante el día, lo que se traduce en una buena oportunidad para llegar mejor preparado a la prueba.

Existen otros consejos que sumarán puntos al momento de contestar las preguntas. Uno de ellos es realizar las jornadas de estudios separadas por intervalos de tiempo para que la lección se entienda lo mejor posible.

Hay quienes recomiendan también estudiar distintas materias al mismo tiempo ya que, al intercalarlas, se favorece la comprensión.

Referencias:





Puntúa este contenido

Puntuación: 4.6 / 5. Votos: 14

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre