La vida es muy corta para ser pequeña

4.9
(13)

«La agente que piensa grande habla en grande» -Bob Harrison.

Pensar en grande es un deber para todo el mundo. Encasillar nuestro potencial es perder oportunidades de demostrarnos lo que somos capaces de hacer.

Dejemos de luchar contra nosotros mismos, simplemente demos un paso y hagamos lo que tengamos que hacer, nos equivoquemos o no, ese es nuestro deber.

El tiempo enseña que no pensar en grande no sirve para mucho. Lo único que conseguimos con eso es aumentar las dudas y las inseguridades, que de forma inevitable marcan nuestro destino.

«Cada uno ve lo invisible en proporción a la claridad de su corazón» -Rumi.

Nuestras limitantes morales vienen de nuestros conocimientos adquiridos por la educación formal, que inyecta el pensamiento de que el éxito es solo para unos privilegiados, cuando en realidad es para todos.

El encasillarse, nos crea una zona de confort donde nos autocompadecemos y de una u otra forma hace que sintamos que no hemos tenido la oportunidad de demostrar lo que somos capaces de hacer y no nos permite conocer los extremos de nuestros límites.

El asunto está cuando no entendemos que la oportunidad de hacer algo diferente siempre la hemos tenido en frente, mirándonos de frente, de forma cautelosa, sigilosa, esperando a que le demos la oportunidad de entregarnos el mensaje que nos tiene que dar, bien sea por falta de sentimientos o de voluntad, su voz viajará hasta los rincones mas profundos de nuestra soledad, sin respuesta alguna por parte nuestra, hasta que reaccionemos.

Todos de alguna u otra forma, nos excusamos en nuestros deberes familiares y laborales para justificar nuestro derecho de aspirar a grandes retos. Cuando decidimos formar familia o surgir profesionalmente, nuestras aspiraciones personales quedan en un segundo plano, restandoles importancia, cuando en realidad sí la tienen.

Vamos a quitarnos esas ideas que nos dicen que no podemos, que no valemos, que no tenemos la capacidad, podemos y valemos mucho, no hay nada imposible si así lo deseamos, no aceptemos historias que no van con la realidad que queremos, si no nos gusta algo vamos a cambiarlo, si queremos algo, luchemos por ello.

Vamos a cambiar, desafiemonos, no temamos a los retos. Insistamos, una, otra y otra vez mas, hasta el cansancio, hasta que duela. Recordemos que la fe es nuestra compañera en esa batalla llamada día a dia.

«Mientras podamos seguir soñando, tendremos la posibilidad de regresar esperanza a nuestro mundo y transformar nuestra realidad en algo mejor» [email protected]

Cuando se piensa en grande, no es que el éxito llega de una vez. Muchas veces nos encontraremos de brazos cruzados sin saber que hacer, la mayoría de veces como consecuencia de nuestros actos, pero es en esos momentos, en la mas profunda soledad de nuestros pensamientos en donde decidimos mejorar y evolucionar como personas en todos los aspectos. Ese es el camino hacia el éxito, donde decidimos que aquello que nos propongamos, se convierte en ley de vida.

Vamos a pensar en grande y viviremos en grande. Viviremos en grande y seremos felices. Viviremos en grande como cumplimiento de nuestras metas. Seremos Grandes en estabilidad, grandes en amigos, grandes en respeto.

Es bastante fuerte este compromiso. Vamos a cerrar los ojos, vamos a empezar ahora, exactamente ahora, a descubrir cómo debemos hacer a fin de que nuestros sueños se vuelvan realidad.

«La vida es demasiado corta para ser pequeña. El hombre nunca es tan hombre como cuando siente profundamente, actúa con valentía y se expresa con franqueza y con fervor» -Benjamin Disraeli.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.9 / 5. Votos: 13

Armando Colmenares
Abogado litigante y profesor universitario. Eternamente irreverente, coach motivacional. Creyente del empoderamiento. Autor del blog matkubblog.wordPress.com.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre