jueves, 20 junio 2024 |

Actualizado a las

8:39

h CEST

Contacto  |  Publicidad   | 
13.1 C
Madrid

4 tradiciones suecas de Navidad y Año Nuevo que seguramente no conoces

Puntuación media: 4.4 | Votos: 5

Suecia es un país hermoso y con muchas tradiciones interesantes. Su ubicación geográfica lo hace único y lo mismo sucede con sus tradiciones, marcadas por la fecha y las condiciones atmosféricas de las distintas estaciones en las zonas del país. Incluso pueden parecer un tanto raras o excéntricas para un extranjero, pero son geniales y muy características de un pueblo tan rico culturalmente como es el sueco.

En este artículo hablaremos de cuatro de esas tradiciones que los suecos tienen muy arraigadas en su festejo de las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

1. Santa Lucía (Sankta Lucia)

Celebrar el día de Sankta Lucia en Suecia es algo muy importante. Aunque no es una fiesta oficial, cada 13 de diciembre en toda Suecia se ven procesiones de personas vestidas de blanco que van cantando y llevando velas encendidas. Todos van detrás de una chica un poco más grande que ha sido designada como Lucía, cuyo nombre significa “Luz”. Estas procesiones se conocen como Luciatåg, el Tren de Lucía, y más adelante veremos de qué se trata.

¿Quién fue Lucía?

Esta tradición, que data del siglo IV, honra tanto a la mártir Lucía de Siracusa, en Sicilia, y a Lucia, una figura legendaria parte de una leyenda sueca. La santa italiana era una hermosa jovencita criada por su madre dentro de la religión cristiana. Era huérfana de padre, tenía buena posición económica y estaba prometida a un hombre que quería su dote. 

La madre de Lucia enfermó una vez y ella prometió a Dios que si la curaba no se casaría y le entregaría su vida a Él y al servicio de los pobres. La madre de Lucía sanó, la joven canceló su boda y pidió a su madre entregar a los pobres y enfermos la cuantiosa cantidad que hubiera sido su dote. Entre las varias tareas y caridades que hacía, Lucía llevaba comida y velas a los cristianos que se escondían en las catacumbas, huyendo de las persecuciones romanas.

Su madre estuvo de acuerdo. Sin embargo, su antiguo prometido la denunció al gobierno como bruja y cristiana y ayudante de cristianos. Los cristianos no eran bien vistos en la época del emperador Diocleciano.

Lucía fue enjuiciada por el prefecto de Siracusa y juzgada culpable y condenada a morir en la hoguera. Las llamas no pudieron quemarla, como tampoco pudieron moverla soldados ni bueyes cuando el prefecto ordenó llevarla a un prostíbulo.

El prefecto ordenó entonces decapitarla, y es así que muere Lucía. Se dice que eso sucedió el día 13 de diciembre del año 304. Desde su muerte se la conoce como la Patrona de la Luz, como la que llevaba a las catacumbas, como su nombre mismo.

Diversos orígenes de Lucía

La leyenda y raíces de Lucía no solo vienen de varios sitios, sino que también tienen varias encarnaciones y significados diferentes. Además de la leyenda romana de Santa Lucía, Suecia tiene igualmente otras historias.

Una de ellas es una leyenda popular que cuenta que, en medio de una terrible hambruna, apareció una doncella sobre una barca en un lago del norte de Suecia. La muchacha vestía de blanco y tenía un halo de luz sobre su cabeza, y se dice que les llevó comida, luz y esperanza.

Los suecos conocían la leyenda de Santa Lucía, y dieron que ella había ido a salvarlos.

Debido a su situación geográfica, las estaciones son muy marcadas en Suecia, en especial el invierno. Durante la etapa medieval de la historia del país y hasta el siglo XVIII, se decía que antes del Solsticio de Invierno, en la hora más oscura del año, los alrededores de los pueblos estaban llenos de demonios y otros seres malignos que vivían en la oscuridad y traían desgracias a sus vidas.

Los pobladores creían que un ser llamado Lussi o Lussegubben andaba suelto esa noche; también lo llamaban “Lucifer” y lo identificaban con el Diablo mismo, por lo cual no salían de sus casas durante esa noche, la más larga del año, y guardaban vigilia.

El 13 de diciembre fue escogido como día de Santa Lucía una vez que la Cristiandad llegó a Suecia durante el siglo XII, luego de haber sido un país “pagano” por muchos años. El cristianismo introdujo el Calendario Juliano, y dado que cada día tenía un santo, y la muerte de Santa Lucía había sido un 13 de diciembre, se le asignó ese día a la santa.

La celebración

Esta tradición continuó por muchos siglos en Suecia. El primer registro de ella data del año 1764, en la Suecia rural. La festividad involucraba canciones, luz, comida y mucho alcohol compartido entre la gente que viajaba de aldea en aldea.

Las cosas cambiaron cuando a los sacerdotes cristianos no les pareció buena esta antigua tradición pagana que involucraba el exceso de alcohol. Para minimizarlo un poco, optaron por ensalzar el papel que jugaba Santa Lucia en la celebración, logrando así unir antiguas tradiciones locales con la religión.

Es partir del año 1900 cuando se celebra Sankta Lucia oficialmente en Suecia. La primera procesión del Luciatåg fue organizada por el diario Stockholms Dagblat en 1927 y a partir de ese momento se extendieron por toda Suecia.

Luciatåg: El tren de la luz

Para celebrar Sankta Lucia y formar el Luciatåg, los miembros deben vestirse de acuerdo con el rol que juegan en la procesión. La joven o mujer que ha sido escogida como Lucia, se viste con una larga túnica blanca de mangas largas, se ata una cinta roja en la cintura y se pone una corona de velas en la cabeza.

La corona de velas (que antiguamente eran de cera y ahora han sido reemplazadas por velas de baterías por seguridad) es el símbolo de la luz que trae Lucía a la vida. La cinta roja simboliza la sangre derramada por la santa.

Las niñas y las mujeres, llamadas tärnor, o Doncellas, usan también una larga bata blanca de mangas largas como la de Lucía. En la cintura llevan una larga faja de color rojo, blanco o verde y en la cabeza, una guirnalda o corona hecha de flores o cintas plateadas.

En las manos llevan una vela encendida (a veces se usan velas reales, en otras ocasiones, especialmente si hay muchos niños, se usan velas electrónicas).

Cuando hay hombres y jóvenes en el Tren, estos toman el rol de stjärngossar, o Niños Estrella, e igualmente visten la larga bata blanca. En la mano llevan una vela o una varita con una estrella en la punta y un largo sombrero cónico igualmente blanco, con estrellas de adorno. Simbolizan a los Reyes Magos.  

Otros personajes del Luciatåg son los Peperkaksgubbar y pepperkaksgummar (Chicos y Chicas de Pan de Jengibre), que van vestidos con un traje marrón en forma de galleta de pan de jengibre, muy típica de la navidad, y llevan linternas en sus manos.

Cuando hay niños pequeños en el Tren, estos se visten de tomtenissar, o Duendes de Santa Claus.

La tradición dice que Lucía llega con el amanecer, sin embargo, El Tren de Lucía suele hacerse al atardecer, por motivos de practicidad. Luciatåg avanza generalmente por el pasillo de un auditorio o de una iglesia hasta llegar al escenario o sitio escogido para detenerse.

Mientras caminan, van cantando canciones alusivas a la fecha: la principal es la Luciasången: Sankta Lucia, ljusklara hägring (La Canción de Lucía: Santa Lucía, Brillante Ilusión) cuya melodía fue tomada de una canción napolitana del siglo XIX, que los inspiró a adaptar la letra para la celebración de la santa.

Una vez que llegan al escenario o al centro del lugar, proceden a hacer un concierto donde cantan los villancicos Nu Tändas Tusen Juleljus (Se Encienden Mil Velas de Navidad), Tre Pepparkaksgubbar (Tres Hombres de Pan de Jengibre) y varios otros villancicos suecos e internacionales.

Luego de la procesión o concierto, se procede a la fika (merienda sueca), en la que se comen bocadillos típicos de la ocasión.

Es entonces cuando todos disfrutan de los deliciosos Lussekatter (Gatos de Lucia, o Bollos de Azafrán), Glögg (vino caliente con almendras) y Pepparkakor (galletas de jengibre).  Los bollos de azafrán se hacen con forma de «S» y en cada curva llevan dos pasas (se dice que son ojos de gato).

Sankta Lucia es una celebración en la cual se celebra la luz sobre la oscuridad.

2. Kalle Anka da la bienvenida a la Navidad

Puede parecernos un poco extraño que toda familia sueca se siente frente al televisor cada año durante el 24 de diciembre para ver al Pato Donald (Kalle Anka). Sin embargo, es una querida tradición navideña que perdura en el corazón de los suecos a través del tiempo.

Kalle Anka och hans vänner önskar God Jul (El Pato Donald y sus Amigos Te Desean una Feliz Navidad) es como los suecos conocen al especial de Disney llamado From All of Us, to All of You, (De Todos Nosotros para Todos Ustedes), un programa hecho el año 1958 que se empezó a transmitir el 24 de diciembre a las tres de la tarde en toda Suecia y que llegó a ese país en 1960.

A partir de esa hora, los suecos ven al Pato Donald y sus Amigos en un compendio de historias de varios personajes de Disney, como Campanita, Blanca Nieves, etc. El programa cuenta con un presentador y un narrador.  

Kalle Anka está doblado al sueco, y si bien las caricaturas originales con los personajes originales se mantienen, cada año incluyen alguno nuevo con historia nueva, lo que ha traído no pocas contrariedades.

La estructura del programa es tan culturalmente importante para los suecos, que en 1982 cambiaron un personaje por otro y la ola de indignación general fue de tal magnitud, que la televisora tuvo que poner ese segmento inmediatamente después de finalizado el programa principal.

Cada diciembre, Kalle Anka está siempre entre los programas más vistos de Suecia. El 40% de los suecos lo ve cada Víspera de Navidad (que cabe acotar, es la que celebran, no el día de Navidad). Es un personaje extremadamente popular en el país.

3. Dos citas de año nuevo: Ivanhoe, el caballero sajón y la “condesa” Sofie

Ivanhoe es una muy famosa novela histórica, un clásico de la literatura inglesa. Su autor, el escritor escocés Sir Walter Scott, es considerado el padre de ese género. El libro cuenta la historia del caballero Sir Wilfred de Ivanhoe, un noble sajón y excelente guerrero que parte a la Tercera Cruzada junto al rey de Inglaterra, Ricardo Plantagenet, también llamado Corazón de León, y regresa a Inglaterra de incógnito.

El caballero sajón resulta herido en una justa y lo rescatan Isaac, un anciano judío y su hija. A partir de ese momento, las aventuras y desventuras de Ivanhoe lo llevan a través de un sinfín de lugares, situaciones y peligros propios y ajenos, todo mientras viajan a través de los condados estando él herido y enfermo y oculto en el palanquín de Isaac.

De esta novela se han hecho muchas versiones fílmicas y televisivas. La versión de Ivanhoe de la BBC del año 1982 es la que nos ocupa. Contó con las actuaciones de Anthony Andrews, Olivia Hussey, Sam Neill y otros actores de renombre internacional.

Tradición caballeresca

La primera vez que se emitió la película en Suecia fue el 31 de diciembre de 1982, a través de la cadena sueca de televisión SVT. Antes de ese año, se transmitía la versión fílmica de 1952. Desde entonces, se ha convertido en una de las tradiciones de Año Nuevo más populares y duraderas.

El 1 de enero de cada año, los suecos se levantan tarde, comen pizza, beben cerveza y pasan el día viendo Ivanhoe. No solo se limitan a verla en televisión: También tuitean en vivo, se mandan mensajes por teléfono, los periódicos hacen blogs con comentarios en vivo y la gente los comenta mientras ve la película. También hablan y comparten opiniones sobre la historia que han visto ya cientos de veces.

Por si no fuera poco lo particular de esta tradición, he aquí algo más: mientras ven Ivanhoe y comen pizza, los suecos pasan toda la película insultando a gritos al actor Sam Neill (conocido mundialmente por films como Jurassic Park, Event Horizon y Calma Total, por ejemplo) cada vez que aparece en pantalla.

Neill interpreta al villano Sir Brian de Bois-Gilbert, un Caballero Templario encaprichado con la judía Rebeca de York. Sir Brian le hace la vida imposible a Ivanhoe, Rebeca y a muchos otros y por eso los suecos lo “detestan” y le gritan improperios a la pantalla…

Y también al mismísimo Sam Neill, vía Twitter (ahora X). Cada primero de enero, un mar de tuits con mensajes de todo tipo le llega de Suecia. Le declaran su amor, el odio y amor a Sir Brian, le desean feliz año nuevo, le piden que vaya al país, etc. Esta situación confunde al actor, que no ha estado en Suecia y sabe que Ivanhoe no se relaciona en nada con ese país y se pregunta por qué la recuerdan tanto.

Sam Neill ha declarado a través de los años a los principales diarios suecos su total confusión y extrañeza ante el extremo de adoración y devoción que ese país tiene con esa película, que, por demás, ha sido casi olvidada por el público.

4. Cena para uno

A los suecos les gusta ver programas en la televisión durante estas fechas. Junto a Kalle Anka el 24 de diciembre y Ivanhoe el 1 de enero, vienen también la señorita Sofie y su mayordomo James en el programa británico de comedia Dinner for One (Cena para Uno), transmitido en inglés.

En Suecia se le conoce como “Grevinnan och betjänten” (La Condesa y el Mayordomo). Sofie no es condesa, pero los suecos la nombraron así, quizás por los aires aristocráticos de ella y por su entorno. Los suecos se saben los diálogos de memoria.

Este programa es también una parte muy importante de las tradiciones navideñas de Alemania, Noruega, Dinamarca, Austria, Suiza y otros países europeos. Aunque los actores son británicos, la gente de ese país no tenía ni idea de que “Dinner for One” existía. No fue sino hasta hace pocos años que fue emitido en Gran Bretaña por primera vez.

A las 07:45 de la noche, los suecos encienden la televisión, sintonizan el canal SVT1 y se disponen a reírse de la cena y las situaciones.

Un programa británico hecho en Alemania

Sofie y su mayordomo James no son ampliamente conocidos en su país de origen debido a que ese programa de televisión fue una idea alemana ejecutada en Alemania.

Dinner for One comenzó en 1934, en Inglaterra, como una obra de teatro que por años se presentó en diversas ciudades de ese país. Los actores eran Freddie Frinton, que interpretaba a James, el mayordomo, y May Warden, que interpretó  a la señorita Sofie. En 1963, un presentador alemán descubrió la obra en Blackpool, Inglaterra, y decidió llevarla a la televisión en su país. Se grabó en Hamburgo ese mismo año. El idioma fue el inglés y hubo público en el estudio, cuyas risas pueden oírse en el fondo y ya forman parte misma de la historia.

El programa tiene una duración de 19 minutos, pero hicieron una versión más corta que no mostrase a James embriagarse tanto, y esa versión es la que transmiten en Suecia.

Grevinnan och betjänten fue suspendido en Suecia desde 1963 hasta 1969 debido a la alta cantidad de alcohol que James tomaba. Tras el clamor popular, que la quería de vuelta, la transmiten religiosamente en Suecia desde 1976.

¿De qué se trata dinner for one?

 La señorita Sofie es una anciana de clase alta que cumple noventa años y, como siempre, hace una cena para celebrarlo con sus amigos. Sin embargo, hay un detalle importante: todos han muerto ya. James, su fiel mayordomo, toma el papel de los cuatro amigos “asistentes” a la cena y la sirve de la misma manera que lo ha hecho todos los años. También come y bebe como si fuera cada uno de ellos.

Cada plato tiene su correspondiente bebida y James da cuenta de todas ellas. Mientras eso pasa, la señorita Sofie, aparentemente desconcentrada de lo que pasa alrededor, decide el cambio de los platos y las bebidas y brinda con sus “amigos”, hasta que al final decide retirarse a dormir. A esas alturas de la noche, James ya se encuentra totalmente embriagado. Mientras suben las escaleras, le pregunta a la señorita Sofie:

  • The same procedure as last year, Miss Sofie? (¿El mismo procedimiento del año pasado, señorita Sofie?).

A lo que ella responde:

  • The same procedure as every year, James (El mismo procedimiento de cada año, James).

James, mirando a la cámara, responde:

  • Well, I’ll… I’ll do my very best. Good night (Bien, haré… haré lo mejor que pueda. Buenas noches).

Y suben, con James haciendo un guiño a la cámara.

Los espectadores se preguntan: ¿A dónde va James escaleras arriba con la señorita Sofie, a hacer lo mismo de cada año? ¿Qué es lo mismo de cada año? Esto les causa aún más risas.

El humor de este programa es británico por excelencia, con mucha comedia física (programas como Mr. Bean, por ejemplo, igualmente británico, la usan mucho. En ella reside el centro de las bromas y los chistes).

En Dinner for One, James se tropieza varias veces con una alfombra, camina torpemente, se golpea con sus talones, hace gestos a los amigos invisibles, etc., todo de una manera hilarante que enloquece de risas a los espectadores de países de culturas distintas.

Varias generaciones de suecos han disfrutado estas costumbres religiosas y programas de entretenimiento, aún lo hacen y muy seguramente continuarán haciéndolo en el futuro. Mantenerlas a través del tiempo los hace sentirse más unidos como pueblo.

Las tradiciones y costumbres unen a las personas de diferentes generaciones y orígenes. Funcionan como lazos que las atan a sus culturas, previniendo así que caigan en el olvido. Les proporcionan un sentido de pertenencia que los hace conectar unos a otros con una línea común que las ata a su identidad, fortaleciéndola. 

God Jul och Gott Nytt År! ¡Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo!

Silvia Mendoza es profesora de idiomas, literatura y cultura. Blogger y anglófila diplomada de UniLeón que muere por el té, el café, la música, el cine y mil cosas más. | Twitter

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 4.4 | Votos: 5

Cinco Noticias / Cultura / 4 tradiciones suecas de Navidad y Año Nuevo que seguramente no conoces

No te pierdas...

Lo último

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre