Se revelan datos impactantes sobre pigmentos hechos con residuos humanos

3.9
(12)

No muchas personas se detienen a pensar en el origen de los pigmentos que han dado color a las obras de arte más famosas del mundo.

El color es la esencia del arte, es lo que precisamente atrapa la atención de quienes contemplan una obra con deleite. El color oro de Los girasoles de Vincent Van Gogh o el llamativo azul de su Noche estrellada es lo que más atrae de sus obras. Sin embargo, no muchas personas se detienen a pensar en el origen de estos pigmentos.

¿Qué sentirían los admiradores de JMW Turner si conocieran la historia de los tonos de sus amaneceres? ¿Qué opinarían algunas personas si supieran que el color amarillo con el que algunos artistas proyectaron la luz mística en la atmósfera se produce con la orina de vacas que han sido cruelmente criadas con una dieta a base de hojas de mango?

Hace aproximadamente treinta años hubo un fuerte y polémico debate en Estados Unidos relacionado con una controvertida fotografía de Andrés Serrano, que sumergió un crucifijo dentro de un vaso de orina con la intención de capturar los efectos atmosféricos de la luz refractante.

Sin embargo, los paisajes de Turner son más impresionantes que el Piss Christ de Serrano. Las figuras traslúcidas que bailan en medio de un sensacional esplendor, al lado de las vías del tren, fueron plasmadas a partir de desperdicios de animales maltratados. La crueldad que vivieron estos animales ha quedado inmortalizada en el hipnótico e impactante lienzo de Turner, según se ha informado en BBC.com.

En Un atlas de colores raros y familiares, el nuevo libro de Atelier Éditions que hace referencia a la gran cantidad de colores que posee la Universidad de Harvard en su colección de pigmentos Forbes, aparece un grupo de “Indian Yellow” que se obtuvo de la misma manera en la que lo logró Turner.

Cuando se hojea Un atlas de colores raros y familiares, es posible descubrir una rica e inspirada variedad de tonos en los que se conjuga la vida y el arte. Los marrones con los que se plasmaron los revolucionarios caídos que yacen a los pies de la heroína en Liberty leading the people, de Eugène Delacroix, fueron creados con restos pulverizados y embalsamados de muertos egipcios. Este pigmento, que se conoce como “Mummy brown” desde hace siglos, es el tema de una anécdota en la fascinante introducción del libro Color: Travels Through the Paintbox, de la historiadora del arte Victoria Finlay.

Según Finlay, cuando el escritor británico Rudyard Kipling descubrió que el color había sido extraído de los muertos, imaginó a su tío, el pintor Edward Burne-Jones, dirigiendo una procesión fúnebre y un entierro.

Puntúa este contenido

Puntuación: 3.9 / 5. Votos: 12

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre