La relación entre la psicología y el póker

5
(1)

La mente, y el control de la misma, juegan un papel decisivo a la hora de desempeñar todo tipo de tareas en nuestro día a día. Sin embargo, existen pocos juegos o disciplinas donde este control, o la psicología en general, sean tan importantes como en el póker. Anticiparse, gestionar la frustración y alcanzar el éxito son algunas de las claves psicológicas que pueden convertirte en jugador profesional o, simplemente, en un amante del juego.

Existen otras herramientas para el desarrollo personal, como la psicología positiva o la meditación, que pueden resultar cruciales a la hora de proporcionar estabilidad emocional al jugador, que a su vez le permite estar los suficientemente sereno y sobreponerse a posibles vaivenes durante las largas partidas o los torneos de póker.

También hay algunas claves psicológicas que todo aquel que se siente en una mesa de póker debe saber. La primera de ellas es, sin duda, ser muy consciente de que, excepto con la mejor mano posible, se puede perder. Cuando eres el claro favorito, y pierdes una mano por una serie de sucesos poco probables, esto puede producir lo que los entendidos llaman “tilt”, un estado de frustración o enfado derivado de este golpe de mala suerte.

Al hilo de esta reacción lógica, muchos se preguntan si cuando jugamos en casas de póker online la psicología juega un papel tan importante como en los torneos o partidas presenciales. La respuesta es un rotundo sí. De hecho, el tilt ocurre de la misma manera que en los torneos presenciales y es igualmente importante sobreponerse y volver a desarrollar tu estrategia, regresar a un estado de calma y pasar página. Jugadores profesionales como Matthias Brandner nos dan claves para pensar de una manera diferente cuando estas cosas nos ocurren.

cartas y fichas de póker
Imagen: Freepik

La previsión de riesgos es otra de esas herramientas imprescindibles en el póker. Hay que estudiar la situación, valorar el coste y el posible beneficio y, solo entonces, tomar una decisión. Un juego emocional puede ser apasionante, especialmente cuando lo ves en los grandes torneos televisados, desde la comodidad de tu sofá y al otro lado de la pantalla, pero cuando eres tú el que está sentado en la mesa, debe primar la racionalidad si quieres salir ganando.

Y es que el póker, por si todavía no lo sabéis, es un juego en el que se gana siendo constante y a medio o largo plazo. No cabe duda de que existen casos de buena suerte a corto plazo, de grandes ganadores de torneos que no habían jugado apenas al póker o jugadores que convierten su primer pequeño depósito en una sala de póker online en grandes sumas de dinero; sin embargo, no os quepa duda, esta es la excepción a la regla. Los buenos jugadores desarrollan juegos sólidos durante mucho tiempo, y esto es lo que les permite ganar a medio y largo plazo, lo que les permite sobreponerse económicamente a la mala suerte que, inevitablemente, vendrá a visitaros de vez en cuando.

Por último, nos gustaría destacar que resulta fundamental saber hasta dónde se puede llegar con las cartas que nos han tocado. Especialmente en el juego online, se puede jugar al embuste, poniendo en práctica el teatro o haciendo creer a nuestros oponentes que tenemos la mejor mano posible; sin embargo, debemos ser cautelosos y aprender a leer el comportamiento de nuestros adversarios. Es tan importante observar el juego de nuestros oponentes como poner sobre la mesa un juego sólido. Una buena observación nos dará las claves sobre cómo comportarnos en situaciones difíciles donde, por ejemplo, tenemos una mano muy buena, pero no es la mejor.

En definitiva, la estabilidad mental y diversos tipos de estrategias psicológicas pueden ser muy útiles a la hora de jugar al póker, pero, con toda probabilidad, el estudio, la constancia y un juego sólido es lo que nos convertirá en dignos adversarios y, todavía más importante, lo que nos permitirá rentabilizar el esfuerzo en clave económica.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Miguel Medina
Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…