5 razones que convierten a la chatarra en una forma de salvar al planeta

4.5
(2)

Es difícil visualizar a las primeras la relación que existe entre la chatarra y la preservación del medio ambiente. Esto a menos que se agreguen a la ecuación las palabras “reciclaje” y “reducción de emisiones de CO2”.

La recuperación y transformación de la chatarra es uno de los negocios de mayor crecimiento en el planeta. También es una de las acciones más puntuales para que cualquier ciudad o provincia, por modesta que sea,  contribuya de manera eficaz con la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en el mundo.

Es una nueva forma de ver a la chatarra con una etiqueta verde, en medio del gris y ocre del acero, el hierro, aluminio y otros materiales que pueden ser reciclados una y otra vez, sin menoscabo de su calidad.

¿Qué es el CO2?

El CO2 es el principal causante del calentamiento global. Mientras en Europa los niveles de este gas se redujeron en 2018 en un 1,3% y supusieron un 11,94% del total de las emisiones globales, en el resto del mundo la generación de dióxido de carbono sigue elevándose.

De acuerdo con el último informe anual de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la demanda energética mundial acelera la progresión del CO2 al 1,7%. En 2018 estas emisiones alcanzaron un nivel récord de 33.143 millones de toneladas de CO2, en buena parte por la creación de nuevas centrales de electricidad con carbón en China, Estados Unidos y la India.

Según la AIE, la eficiencia energética, el mayor uso de tecnologías renovables y una menor  demanda de carbón pueden revertir la tendencia, tal como se logró entre los años 2014 y 2016.

La chatarra y sus ventajas regenerativas

La chatarra es todo aquel material, equipo o máquina de desecho que se compone de partes o sustancias metálicas viejas o en desuso, especialmente de hierro. El origen de la palabra proviene del euskera, “txatarra”, y significa “lo viejo”, según la Real Academia Española.

La chatarra se puede clasificar en metales férricos que provienen del hierro, acero y otros materiales, y los no ferrosos, que agrupan a otros metales como restos de aluminio, cobre, zinc, plomo y níquel.

Las ventajas regenerativas de estas piezas, partes, aparatos y equipos “viejos” son aprovechadas por las crecientes industrias de recogida y reciclaje de chatarra que funcionan en buena parte de España.

En provincias como Álava, Barcelona, Madrid, Vitoria y Zaragoza, iniciativas como las del Grupo Lyrsa son un ejemplo de lo útil y eficiente que es la industria de la chatarra para una mejor gestión de los desechos no biodegradables. Mediante contenedores y camiones especiales para retirar, transportar, fundir y transformar la chatarra, este tipo de empresas contribuyen a reducir la huella de CO2 en el planeta.

5 razones de peso

Las recolectoras, deshuesadoras y fundidoras de chatarra contribuyen a una mayor generación de conciencia sobre la importancia del reciclaje. Estas son cinco de sus ventajas:

  1. Reduce la acumulación de basura: incluye la clasificación, recogida y recuperación de piezas que de otra forma terminarían apilándose en montañas en basureros y vertederos, sin posibilidad de un nuevo uso.
  2. Es una industria sostenible y en crecimiento: según el Observatorio Sectorial DBK, en 2017 se reciclaron en España 20 millones de toneladas de residuos sólidos, de los cuales 60% provinieron del reciclaje de metales y chatarra.
  3. Ahorra energía y es eficiente: para reciclar metales se invierten entre dos y diez veces menos energía que la usada para extraer los metales en su origen (la mina).
  4. Preserva los recursos naturales: de acuerdo con el PNUMA, cada extracción de metal de la tierra consume el 7% de la energía que contribuye al calentamiento global. Cada tonelada de chatarra reciclada ahorra recursos naturales.
  5. Reduce la contaminación: la gestión de la chatarra disminuye la contaminación del agua y aire. En este grupo, el acero encabeza la lista del material más reciclado en todo el mundo.

En conclusión, mientras más volumen de chatarra se recicla, menos serán las emisiones de CO2 que terminarán en la atmósfera. En el caso del acero, cada envase reciclado equivale a 1,5 veces su propio peso, lo cual se incrementa exponencialmente con cada reutilización de la misma materia prima.    

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.5 / 5. Votos: 2

Miguel Medina
Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre