Principales causas de la contaminación del agua

4
(4)

Aunque pueda parecer lo contrario, el agua es un recurso limitado, altamente sobreexplotado y determinante para la supervivencia de la vida de las especies del planeta. Sin embargo, el ser humano lleva decenas de años no solo utilizándola para beber o para asearse, sino como contenedor de basura.

Agua contaminada

Según la ONU, el agua se considera contaminada cuando la densidad de elementos químicos, microbios, metales pesados y/o sedimentos similares es mayor a la presente en situaciones naturales.

Para comprobar estos niveles, se realizan dos tipos de ensayos de calidad: la medida de calidad microbiológica y la medida de calidad química. En la primera se estudian microorganismos cuya presencia indicaría polución fecal, comprobando la existencia de Escherichia coli, y la densidad de patógenos.

Para la medida de calidad química se estudian los elementos presentes en el agua procedentes de los componentes químicos que se usan para su obtención y distribución; por ejemplo, el plomo con el que se fabricaban las tuberías en el pasado.

Los análisis anteriores están pensados para determinar la potabilidad del agua, partiendo de agua que ha sido tratada y distribuida para su consumo, pero, ¿qué ocurre con la contaminación procedente de factores externos como la industria, la agricultura o el transporte?

Este problema, muchas veces, llega sin barreras al agua de nuestros cultivos y de nuestros hogares, de la que bebemos y con la que cocinamos, nos duchamos y lavamos. Por eso se ha hecho imprescindible para todas las familias tener al menos una jarra Brita en sus viviendas, con la que filtrar del agua de primera necesidad los elementos contaminantes y los residuos nocivos para la salud. Aunque todo el mundo sabe que la única solución definitiva es regular las causas de la contaminación en su origen.

Causas de la contaminación

Como muchos supondrán, las principales causas de contaminación del agua poco tienen que ver con el volumen de residuos fecales ni con los elementos químicos derivados de la extracción y transporte del agua. Hablamos de causas mucho más graves, que afectan también a la calidad del aire y que tienen consecuencias devastadoras para el planeta y para el ser humano.

Residuos industriales

Actualmente, millones de empresas siguen vertiendo materiales tóxicos y contaminantes a las aguas más cercanas a su ubicación, como medio para ahorrar costos en el tratamiento de residuos. Este tipo de prácticas acaban con la salud de millones de personas en el mundo y destruyen cientos de millones de vidas animales.

Pesticidas

La agricultura lleva décadas valiéndose de pesticidas para eliminar los insectos y especies que afectan a sus cultivos. Incluso para la producción de alimentos que se venden con el sello ecológico, siguen usándose productos químicos nocivos para la salud y el medio ambiente, que aún siguen estando permitidos por las administraciones.

Con la ayuda del agua de riego y del agua de lluvia, los pesticidas se filtran a través de la tierra y termina inundando las redes de agua de las que proveemos nuestros hogares. Estos han contaminado ya muchas de las vías fluviales europeas.

Vertidos de petróleo

La extracción de petróleo provoca un daño enorme en la naturaleza. Las plantas de extracción no pueden evitar los vertidos de este combustible fósil durante el proceso de captura, a lo que hay que sumar los que se producen durante su tratamiento y su transporte.

Muchos de los lugares de prospección son canales de agua naturales, donde se instala después la maquinaria que explota el lugar durante años, contaminando superficies enormes, además de que gran parte del volumen de petróleo tratado se transporta por vía marítima, poniendo en riesgo el agua del que viven millones de especies marinas y del que se nutren miles de plantas desaladoras.

Deforestación

La tala indiscriminada de árboles provoca que las fuentes hídricas de las que estos se alimentan se sequen, haciendo que el volumen de sedimentos por cm3 sea mucho mayor. Por otro lado, las raíces muertas de los árboles que hay sido talados se pudren generando bacterias que acaban en el agua.

Cambio climático

La subida global de temperaturas afecta negativamente a todos los ecosistemas del planeta, y una de las consecuencias es la disminución de los niveles de oxígeno del agua, que hace que esta altere perjudicialmente su composición. Lo que está claro es que enfrentar esta realidad no puede hacerse solo desde un ángulo. Revertir el daño pasa por mejorar las regulaciones, cambiar los hábitos en beneficio del medio ambiente, no consumir productos contaminantes ni productos de marcas que contaminen, y contar con métodos para purificar el agua de consumo.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4 / 5. Votos: 4

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre