El notario presta un servicio más esencial hoy que nunca

5
(1)

El notario siempre ha prestado uno de los servicios más esenciales e imprescindibles para el ciudadano ante la Administración de Justicia y la Administración General del Estado, las corporaciones autonómicas y las locales. Pero, en las actuales circunstancias por las que atraviesa todo el planeta, que está aquejado de una pandemia altamente contagiosa y mortífera, sin precedentes desde hace siglos, su labor se ha convertido en una función aún más clave y estratégica para que la sociedad no quede totalmente paralizada. Pese al Estado de Alarma, el notario sigue cumpliendo su rol.

El notario presta un servicio más esencial hoy que nunca y forma parte de esos colectivos que “#novamosaparar”, como dice el hashtag de las redes sociales, para demostrar que la vida sigue, pese a todas las dificultades actuales. Desde siempre, se ha considerado a los notarios como un Cuerpo de funcionarios del más elevado nivel dentro de los escalafones de la Administración General del Estado, por la importancia y la trascendencia pública y privada de su trabajo. Notarios como https://notaria-madrid.es/, que son de absoluta confianza y prestan servicios para todos los ciudadanos, sean o no sean residentes en la capital de España o en el territorio de la Comunidad de Madrid.

El notario da validez y reviste de la legalidad preceptiva a una infinidad de aspectos dentro de las actividades cotidianas, tanto de los ciudadanos particulares en el ámbito de su vida privada como en las actividades que tienen lugar en relación con el sector público, ante las instituciones o la propia Administración.

Notarios para lo público y lo privado

Por ejemplo, en el ámbito de la vida privada, la intervención del notario es imprescindible para una operación de compra o de venta de una vivienda; la contratación de algunos servicios, como una hipoteca; la participación accionarial en el capital social de una empresa: la constitución de una sociedad, o ciertos tipos de organización; para testamentos y para el reparto de herencias; para el régimen de convivencia en una pareja, o las visitas a los hijos tenidos en común por sus progenitores, si estos se separan, etcétera.

En el ámbito de la actividad pública, el notario debe de intervenir en numerosas ocasiones para asuntos relacionados con la obtención de una contrata de obras y servicios de la Administración, o para la obtención de financiación o subvenciones públicas, o para la ampliación de capital, la disolución de una empresa o la declaración de concurso de acreedores, entre otras muchas.

El notario da fe de la limpieza y transparencia con que se realizan los sorteos de loterías y otras rifas, o de las condiciones y bases de concursos, etc…

Actos notariales más frecuentes

Las intervenciones más frecuentes del notario se producen en actos tales como las compraventas, donaciones, la constitución de una sociedad, las herencias y los testamentos, el otorgamiento de poderes y poderes para pleitos, las capitulaciones matrimoniales, el matrimonio notarial, la separación o el divorcio.

Uno de los motivos por los que la casi totalidad de los ciudadanos han de pasar por una notaría es por la compraventa de una vivienda o de un inmueble. En este caso, el notario requerirá a los intervinientes su Documento Nacional de Identidad (DNI), tarjeta de residencia o pasaporte, con número de identificación fiscal. Si uno de los intervinientes es una sociedad, deberán ser presentadas las escrituras de nombramiento de administrador o apoderado.

Además, se deberá de presentar la escritura de propiedad o una nota simple, el último recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el certificado de eficiencia energética (excepto en fincas rústicas, solares y plazas de garaje), y el certificado de estado de deudas de la Comunidad de Propietarios si fuera preciso.

Dar fe de veracidad

El notario dará fe de veracidad en el precio efectivamente pagado en la transacción. En la escritura dejará constancia de los medios de pago empleados (metálico, cheque, trasferencia…) con indicación de las cuentas de cargo y de abono. En caso de metálico, éste deberá ajustarse en su cuantía a los máximos permitidos.

Los impuestos aplicables en cada operación notarial dependen de la naturaleza el acto jurídico del que el notario da fe. Los más frecuentes son los de IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), Actos Jurídicos Documentados (AJD) o Transmisiones Patrimoniales (ITP).

El notario no para

Como se ha dicho anteriormente, el notario pertenece a uno de esos colectivos a los que se les aplica el hashtag “#novamosaparar”. De hecho, la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública del ministerio de Justicia ha comunicado a la ciudadanía que los notarios siguen trabajando durante las restricciones del Estado de Alarma, aunque los despachos no estén abiertos al público.

El notario garantiza la continuidad en la prestación de todos sus servicios. Pero se encomienda a la población española que no acuda a las notarías sin haber obtenido una cita previa, y que sólo lo hagan para las cuestiones de verdadera urgencia.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Julia Cotino
Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…