¿Sabes cuáles son los relajantes musculares más potentes de la naturaleza?

3.2
(5)

Las células que componen los tejidos musculares del cuerpo humano son de las más elásticas y vigorosas que poseemos. Llamadas miocitos, tienen el talento especial de estirarse y contraerse sin perder su forma original, gracias a una estructura de proteínas única que compone su esqueleto celular.

Incluso así, los músculos a menudo necesitan un cierto cuidado, ya que la fatiga producto de los excesos corporales puede muy bien dañarlos, inutilizarlos o reducir sus capacidades naturales. Estas lesiones suelen ser dolorosas y persistentes, a menudo paralizantes y conducen a la larga a la incapacidad.

Para eso existen los relajantes musculares: sustancias que permiten la distensión y descontracturación de las fibras musculares, renovando las capacidades del tejido y permitiéndole el merecido descanso para calmar el dolor. Y lo mejor de estos relajantes, por si no lo sabías, es que no necesitan demasiada elaboración: ¡se encuentran dispersos en la naturaleza! 

Relajantes musculares económicos y naturales

Dada la recurrencia de los dolores y los espasmos musculares, especialmente en las zonas del cuello, la espalda, los brazos, manos y piernas, tanto producto de rutinas intensas de actividad física como de malas posturas que obligan a los músculos a esforzarse de manera poco natural, conviene echar un ojo a las sustancias naturales que más útiles son para ese tipo de dolores. ¡Y que además seguro están en tu cocina!

  1. Manzanilla.

La manzanilla (Chamaemelum nobile) es una hierba aromática ligeramente amarga, que ha sido empleada como hierba medicinal desde tiempos inmemoriales, dados sus efectos sedantes, vasodilatadores y antiespasmódicos. En infusión a partir de sus flores, tallos tiernos y hojas, se emplea para remediar trastornos digestivos y también como antiinflamatorio, ya sea tomada o mediante emparches musculares. Los aceites esenciales de esta hierba, ricos en taninos, atesterol y ácido antémico, se emplean además en la aromaterapia y en la confección de champús para cabello claro.

  1. Arándanos

Los frutos del género de arbustos Vaccinium, denominados comúnmente arándanos, son también un poderoso relajante muscular, dados sus efectos antioxidantes y diuréticos, que aceleran los ciclos de eliminación de toxinas (como el ácido láctico que se acumula en las articulaciones entre los músculos) y de vasodilatación. Además, son ricos en vitaminas y muy sabrosos.

  1. Jugo de cereza

Bebida predilecta de los atletas, el fruto de los árboles prunus, conocido también como guinda, es rica en vitaminas A, B, C, E, K, hierro, calcio, azufre, potasio y magnesio, siendo estos dos últimos componentes importantes para la recuperación de las funciones normales de la musculatura. Además, posee una carga de azúcares y fibras importante, potenciando así los niveles energéticos del organismo, ya que la glucosa es la fuente de la energía inmediata. 

  1. Vitamina D

Presente en alimentos como los huevos, la leche, el pescado o ciertos frutos secos, esta coenzima es vital para la reconstitución de los tejidos y tiene además propiedades anestésicas. La deficiencia de vitamina D es una frecuente causa de dolores y espasmos musculares. Otra forma de recuperarla es, simplemente, exponiéndose al sol y dejando que el cuerpo la sintetice.

  1. Magnesio

Vital para las funciones nerviosas y musculares, es uno de los primeros suplementos dietéticos recomendados para personas que presentan dolores musculares y, además, uno de los elementos más abundantes de la naturaleza: 2% de la corteza terrestre está hecha de magnesio y es el tercer elemento más abundante en las aguas del mar. Particularmente útil para contrarrestar los calambres musculares, podemos consumirlo de manera natural incorporando a nuestra dieta las bananas, almendras, verduras verdes y el arroz integral.

  1. El descanso

Finalmente, la cura más milagrosa de todas: darle al músculo dolorido su buena cuota de reposo. Por potentes que sean las fibras que los componen, eventualmente requerirán su merecido descanso, y pocas sustancias pueden paliarlo del todo. Si a ello se añade la relajación nerviosa (disminución del estrés) y local (masajes, cataplasmas, terapias de frío o calor), se tendrán los músculos listos y relajados en muy poco tiempo.

La importancia del cuidado muscular

Incluso los atletas más aptos de las disciplinas más exigentes, tienen especial consideración por el estado de su musculatura, ya que conocen muy bien las potencias asombrosas que entraña, pero también los terribles dolores que puede hacerles sufrir.

La correcta salud muscular exige una combinación de ejercicio regular, sesiones de descanso y recuperación, y una dieta abundante en proteínas y fibras, así como los potentes relajantes naturales que hemos comentado anteriormente. Sin embargo, ante cualquier lesión persistente, de dolor insoportable o incapacitante, debemos entenderlo, lo más recomendable y sensato es acudir lo antes posible a un especialista médico, de manera de recibir a tiempo el tratamiento adecuado.

Teniendo en cuenta estos consejos, podrás mantenerte saludable y activo, de cara a los retos. ¿No sería entonces buena idea compartirla con tus redes sociales?





Puntúa este contenido

Puntuación: 3.2 / 5. Votos: 5

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre