La historia detrás de la etiqueta Parental Advisory

Ver una etiqueta blanca y negra donde se lee Parental Advisory (aviso para padres) se ha convertido en una imagen natural para quienes crecieron en la década de los noventas.

La etiqueta aparecía al inicio de películas, vídeos musicales y en la contraportada de discos. Advertía que el contenido que se iba a reproducir estaba cargado de imágenes o letras que podrían resultar explícitas o inapropiadas para una audiencia joven.

Prince en su actuación de la Super Bowl XLI
Prince en su actuación de la Super Bowl XLI

La creación y aprobación de esta medida, sin embargo, fue causa de conflictos, polémicas y mucha confusión. Se crea como un intento de regular el acceso de los jóvenes a la música rock del momento, que fue considerada por padres como música Porn-Rock. Todo empezó con el sencillo “Darling Nikki” de Prince.

Parents Music Resource Center

Tipper Gore, segunda dama de Estados Unidos durante el gobierno de Bill Clinton, escuchó la canción e inició una campaña que advirtiera a los padres sobre el contenido obsceno de algunos temas musicales a los que sus hijos tenían acceso.

Para ello, creó la asociación Parents Music Resource Center (PMRC). Otras tres mujeres, todas esposas de políticos contemporáneos, se unieron al movimiento. Cinco meses después, en 1985, PMRC había conseguido llevar el tema al congreso.

Tipper Gore (NY Post)
Tipper Gore (NY Post)

Los músicos argumentaron que la etiqueta representaba una forma de censura. La industria musical estaba preocupada por la influencia negativa que esta medida podría tener sobre las ventas. Por el contrario, la juventud del momento se vio impulsada y mucho más motivada a buscar esos contenidos que, de cierta forma, estaban mal vistos.

El efecto fue incluso más fuerte debido al género musical que era atacado. La audiencia joven que escuchaba el rock del momento tenía ideales que los llevaba a ir en contra de lo establecido. PMRC más tarde reguló también discos de rap, cuyas letras eran mucho más explícitas y violentas.

A pesar de que ahora la etiqueta ya no se usa tan a menudo, sigue siendo un recordatorio de la constante lucha de las generaciones mayores por resistirse al cambio y mantener el status quo.

Referencias:

Calificación: 4.2/5 (6 votos)