La intrincada historia del Ángel de la Independencia de Ciudad de México

3.5
(4)

Uno de los monumentos principales de la ciudad de México, y que nadie debe dejar de visitar, es el Ángel de la Independencia, un tributo a los héroes de la guerra de la independencia de México contra España.

La primera piedra de este significativo monumento fue colocada en el transcurso de una ceremonia que tuvo lugar el 2 de enero de 1902. Al poner la primera piedra, se puso también un cofre con el acta de Independencia de México y algunas monedas de la época.

El promotor fue el presidente Porfirio Díaz, que la encargó al arquitecto Antonio Rivas Mercado, siendo los encargados de la realización los ingenieros mexicanos Guillermo Beltrán y Puga, Manuel Gorozpe y Manuel Marroquín y Rivera. No fue un trabajo fácil, ya que, al poco de comenzar, hubo que demoler la primera parte de la construcción debido a hundimientos.

En los cimientos se utilizó un método novedoso: la introducción de unos pilotes de hormigón con punta que se sepultaban con un martillo de vapor. La inauguración tuvo lugar en 1910, con motivo del centenario de la independencia de México.

El monumento consta de un pedestal circular con una base cúbica que contiene cuatro estatuas de Enrique Alciati, que representan a Némesis (la justicia), Eunomía (el derecho), Irene (la paz) y Atenea (la guerra). La escultura de un león macho, conducido por un niño, simboliza la fuerza y la inteligencia. Bajo la base de la estatua, un mausoleo contiene los restos de un grupo de héroes de la guerra de la independencia.

Una columna corintia se eleva desde la base y, sobre ella, se erige la diosa griega Niké o Victoria alada. La escultura, también obra del italiano Enrique Alciati, es de bronce recubierto de oro, con una altura de casi siete metros y un peso de siete toneladas. En una mano sostiene una corona de laurel, mientras que en la otra porta una cadena de eslabones rotos, símbolos de la victoria contra el dominio español. Alciati hizo el vaciado en bronce, partiendo de unos modelos de yeso, en los talleres Galli de Florencia.

El terremoto que tuvo lugar el 28 de julio de 1957 tiró a Niké de su columna. La estatua fue reconstruida por un grupo de técnicos dirigidos por el escultor José María Fernández Urbina. Fue de nuevo inaugurada el 16 de septiembre de 1958.

En el interior de la columna se encuentra una estatua de Guillén de Lampart, un irlandés que se autonombró rey de México, siendo apresado por la Inquisición. Lampart fue un espía y revolucionario que llegó a la Nueva España, planteando la independencia del territorio diciendo que era hijo de Felipe III.

Debajo de la columna yacían, en un principio, los restos de los héroes de la independencia mexicana: Miguel Hidalgo, José María Morelos, Ignacio Allende, Mariano Matamoros y Vicente Guerrero, entre otros. En 1925 se trasladaron de otros lugares los restos de varios héroes de la Independencia de México al interior del monumento, junto a los anteriores.

Solamente hay una mujer sepultada en la Columna, es Leona Vicario quien, junto a Andrés Quintana Roo, forman el único matrimonio del grupo. La otra gran heroína de la independencia, Josefa Ortiz de Domínguez, la Corregidora de Querétaro, se encuentra sepultada en esta última ciudad, Querétaro, en el centro de México.

Puntúa este contenido

Puntuación: 3.5 / 5. Votos: 4

Ramón Martín Pérez
Ramón Martín Pérez
Aficionado y amante de la Historia, sin aditivos políticos o partidistas. Mi pasión es dar a conocer y divulgar, de forma sencilla, algunos aspectos de esa Historia que a todos nos gusta recordar. Autor del blog Cosas de Historia y Arte.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre