El legado de Stephen Hawking a la humanidad

4.4
(40)

Stephen Hawking, el famoso astrofísico británico, padecía una enfermedad degenerativa desde los 21 años. Sin embargo, consiguió superar todas las expectativas sobre su esperanza de vida. Desde el 2005 estuvo sentado en una silla de ruedas y solo podía comunicarse utilizando un sintetizador de voz que accionaba moviendo un músculo debajo de su ojo.

A partir de la publicación Historia del Tiempo, en 1988, se convirtió en el científico más conocido del mundo. Su talento para la divulgación científica en el área de la astrofísica y su gran sentido del humor lo llevaron al estrellato.

Su increíble capacidad de sobrellevar una enfermedad como ELA (esclerosis lateral amiotrófica), que le obligó a comunicarse a través de un ordenador mientras permanecía postrado en una silla de ruedas, tuvo mucho que ver con su fama y con la admiración que despertó en el mundo.

Stephen Hawking nació en Oxford el 8 de enero de 1942. Desde joven se sintió atraído por la ciencia y quería comprender “cómo funcionaban las cosas”. La vocación y genialidad que demostró como alumno le abrieron las puertas de dos importantes universidades: primero estudió Física en Oxford y después Cosmología en Cambridge.

Con apenas 28 años, ya era considerado como uno de los mejores astrofísicos de su generación, principalmente por sus aportaciones en estudios sobre el origen del universo y la naturaleza de los agujeros negros.

Reforzó la teoría del Big Bang explicando que el universo surgió de forma espontánea, a través de un punto de densidad infinita. Según el propio Hawking, “preguntar qué ocurrió antes del Big Bang es cómo preguntar qué hay al sur del Polo Sur”.

Otro de sus hallazgos estuvo relacionado con los agujeros negros, que emiten unas partículas conocidas como “radiación Hawking”, en honor a su descubridor.

En 1979 obtuvo la prestigiosa catedrática Lucasiana de Matemáticas en Cambridge, la misma que ocupó Isaac Newton en su época.

En 1985 fue sometido a una traqueotomía y a partir de entonces tuvo que comunicarse a través de un sintetizador de voz, diseñado especialmente para él.

Hawking siguió trabajando en la publicación de libros, en los que difundía los enigmas del cosmos con un lenguaje sencillo, como Brevísima historia del tiempo, El Universo en una cáscara de nuez y el que publicó junto a su hija Lucy, La clave secreta del Universo.

Stephen Hawking falleció la madrugada del 14 de marzo del 2018. Será recordado como el famoso astrofísico que consiguió demostrar el impacto que tiene la ciencia en la sociedad, si se cuenta de una manera sencilla y divertida. Además, ha dejado una importante lección al mundo, demostrando hasta dónde puede llegar un ser humano cuando está dispuesto a superar cualquier obstáculo.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.4 / 5. Votos: 40

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre