Cuida tu flora intestinal de forma saludable y natural

5
(1)

Los probióticos desempeñan una importante función de protección y mejora del funcionamiento de la flora intestinal. Por ello, su administración adecuada puede reportar importantes beneficios al organismo.

El término “probiótico” significa desde su origen griego “a favor de la vida”. No en vano, ya en en el año 2002, la OMS (Organización Mundial de la Salud) los definió como microorganismos vivos que promueven beneficios para el organismo anfitrión siempre y cuando se administren en su justa medida. Por tanto, son pequeños microorganismos que nada tienen que ver con el organismo en el que son insertados, más allá de los beneficiosos efectos que producen sobre el mismo. No deben ser confundidos con los “prebióticos” que son componentes derivados de nuestra propia dieta que producen un efecto beneficioso en forma de componentes como la fibra, la inulina o la lactosa, y que en última instancia pueden favorecen la absorción de minerales e incluso prevenir las incómodas y a veces dolorosas diarreas, e incluso estreñimientos.

Las ventajas de la ingesta de probióticos

Los probióticos desempeñan toda una serie de funciones nada desdeñables en beneficio del organismo, como, por ejemplo, mejorar la absorción de nutrientes en el tránsito intestinal, evitar otras problemáticas como las alergias alimentarias o favorecer el equilibrio de la flora intestinal. Esto último supone, en definitiva, garantizar el equilibrio del propio sistema digestivo como consecuencia de la importante función que desempeña la flora como mecanismo de absorción de nutrientes y de rechazo de otros componentes, así como de protección frente a agentes y microorganismos adversos. En consecuencia, el consumo de probióticos es una buena solución tanto para activar nuestras defensas -evitando así infecciones- como para evitar descompensaciones del tránsito intestinal que posteriormente pueden desembocar en enfermedades y patologías.

Si bien podemos encontrar los probióticos en medicamentos o en alimentos de consumo diario, también se ha venido desarrollando su inclusión en complementos alimenticios. Y es aquí donde los productos que Lactoflora pone a disposición del consumidor juegan su papel más trascendental. En este sentido, su amplia gama de complementos probióticos está destinada tanto a un tratamiento más general de la flora intestinal, como también a otras partes del cuerpo, como por ejemplo la mucosa intestinal o incluso del sistema urinario.

Su fórmula se basa en la inclusión de estos microorganismos vivos en los complementos, y para cada patología existen cepas distintas, siendo el componente general los Lactobacilos. Algunos de los requisitos que deben reunir son la seguridad biológica, la tolerancia y adaptación a las condiciones del tracto intestinal, y sobre todo, la capacidad de adherirse al intestino de formar colonias que permitan el despliegue de todo su potencial.

Una buena solución para los gases intestinales

Son quizás los desequilibrios intestinales de graduación relativamente leve que mayores incomodidades suelen causar, y en donde los probióticos tienen una importante función a desarrollar. Los mal llamados gases estomacales -pues se gestan en el intestino- suelen estar compuestos por gases como el nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono, hidrógeno, metano y a veces también azufre en reducidas proporciones. Sus causas son muy diversas; desde la ingesta de aire hasta la fermentación de hidratos de carbono que no han podido ser absorbidos, pasando por reacciones químicas que tienen lugar en el interior del intestino. Y sus consecuencias son de sobra conocidas, destacando entre ellas la hinchazón abdominal, los eructos o las ventosidades.El tratamiento de estos incómodos gases incluye diversas opciones. Entre ellas, destacan cambios en nuestro estilo de vida como por ejemplo el aumento de la actividad física, y principalmente cambios en la dieta, evitando así alimentos que favorecen su aparición como los edulcorantes, legumbres, pastas, vino y cerveza. Sin embargo, también se puede a recurrir a opciones también naturales y muy eficaces como la inclusión en el organismo de bacterias probióticas que ayudan a regular el tránsito intestinal y reducen la conformación de gases intestinales.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre