¿Quieres convertirte en un jugador profesional de póker?

0
(0)

Los juegos de azar están de moda entre las nuevas generaciones. La posibilidad de acceder a jugar a estas opciones de ocio de manera online es un elemento que facilita mucho el camino hacia este tipo de diversiones. No siempre es necesario, a pesar de lo que suele pensarse, invertir un dinero en este tipo de entretenimientos; en ocasiones es gratuito y sólo hay que preocuparse del orden póker, es decir, si nos referimos a este juego de naipes, de conocer la idiosincrasia de este tipo de juego de cartas. No todos los juegos de azar, se jueguen con naipes o con otros elementos, es suficiente con tener a la suerte de tu lado; hay juegos que exigen un amplio conocimiento, como sucede con el póker, uno de esos juegos de moda entre los más jóvenes.  

Este juego de naipes, a pesar de ir aumentando su popularidad en estas últimas décadas, cuenta con una gran historia. Ahora, con los avances tecnológicos, este juego de cartas ha abierto su opción de jugar de manera online y con una realidad semejante a cuando uno se sienta en una mesa de póker frente a un nutrido grupo de adversarios. Asimismo, este juego de naipes, como ha sucedido con otro tipo de juegos de azar, se ha visto favorecido de poder ser accesibles desde cualquier lugar que tenga un acceso a la red y de poder hacerlo a cualquier hora del día. Y, cómo no, de poder acceder a cualquier partida, torneo o casino en donde se permita echarse unas partidas al póker de manera online. Estas ventajas tecnológicas están cautivando a los jóvenes y también a aquellos que están descubriendo las ventajas de jugar al póker de una manera online.  

De manera paralela, y con un sentimiento equivocado, las nuevas generaciones han interpretado que, jugando a este juego de naipes, uno puede convertirse en millonario. En parte, están en lo cierto, porque hay torneos y jugadores profesionales que se embolsan grandes cantidades de dinero; también, por el contrario, hay otros jugadores que suelen perderlas. De todas maneras, al póker no todo el mundo gana dinero, a diferencia del pensamiento de muchos jóvenes. El póker no da dinero fácil. Al contrario. Ganar un torneo de póker y llevarse un buen dinero requiere de años de aprendizaje y de saber planificar al detalle esa partida o partidas que haya en un determinado torneo. El azar o la suerte, en el póker, tienen una cuota pequeña de protagonismo.  

Tener éxito o no en el póker depende, en un alto porcentaje, de otros elementos a considerar; factores como el conocimiento de las reglas y tipos de combinaciones y jugadas (parejas, tríos, dobles parejas, escalera; carta alta o color); de saber interpretar de manera correcta una estrategia o varias estrategias durante una misma partida; de conocer y tratar de adivinar cómo gestionarán las cartas los adversarios de ese momento; e incluso de saber controlar de manera adecuada las sensaciones de adrenalina, nervios y competitividad que suelen surgir durante una partida de póker. Y, efectivamente, luego si uno tiene a la suerte de cerca no está de más. Pero ésta nunca hace que uno gane partidas de póker, sólo es un factor residual de ayuda.  

El póker, como venimos diciendo, requiere de un profundo tiempo de aprendizaje, a lo que, si uno cuenta con unas cualidades innatas, todo se favorece a la hora de repartir la baraja de cartas. En consecuencia, muchos novatos, con tiempo de aprendizaje, pueden llegar a convertirse en grandes profesionales, aunque no todos lo conseguirán. Surge, en este punto, la gran pregunta: ¿quieres jugar al póker como un profesional? En las siguientes líneas, te enumeraremos algunas pistas a seguir en este largo y arduo camino hasta convertirse en un notable jugador profesional de póker, siempre y cuando éste sea tu objetivo. Hay que indicar, lógicamente, que aquellos que simplemente lo vean como un juego de ocio con los amigos no necesitan tanto aprendizaje.  

Una vez que tenemos un conocimiento básico del póker, a nivel, digamos, de usuario normal, será el momento de conocer las múltiples variantes y modalidades de este juego de cartas. Será una cuestión de echar muchas horas leyendo libros sobre póker, viendo partidas de los grandes profesionales del momento y participando en partidas y partidas, en donde poner en práctica todo lo aprendido y conocer, cómo no, el juego de los adversarios, de los que también se puede aprender.  Y da lo mismo si estás jugando físicamente al póker o de manera virtual. No hay distinción. En esta curva de aprendizaje, aparte de tener tiempo y paciencia, se puede acudir a escuelas de póker, a consultar libros especializados en este juego de naipes e incluso aprovecharse las tecnologías, como reproducir videos de grandes partidas o asistir como espectador a algún gran torneo, de esos que suelen celebrarse en Las Vegas, y a los que podemos asistir de manera virtual.  

Una vez que tenemos el aprendizaje, deberemos trabajar en otros factores, como son los emocionales. Y no crean que esto es sencillo. Porque un gesto o una mirada pueden hacernos perder una simple partida que quizá tuviéramos ganada. La mejor forma de controlar estos sentimientos está en jugar y jugar cuantas más partidas mejor. Es la manera de saber manejarse en estos aspectos, más allá de poner en práctica lo aprendido en clase, por ejemplo. Asimismo, hay que saber planificar adecuadamente las estrategias, e incluso ser capaz de adoptar varias estrategias durante una misma partida. El póker, como ven, no es un juego de azar. En este juego de naipes, hay que tener recursos y una gran capacidad de reacción ante cualquier giro inesperado que pueda producirse a lo largo de la partida. No es una tarea sencilla, puesto que esto exige mucho aprendizaje.

Finalmente, otro elemento a considerar es el aspecto económico. Esto, normalmente, suele considerarse cuando uno ya compite en torneos de profesionales. Es decir, ser jugador profesional conlleva tener un buen dinero detrás, puesto que hay que saber cubrirse las apuestas que puedan hacerse en cada partida, y saber que no siempre se va a ganar. Hay que saber cuánto apretar con una mano ganadora y cuándo uno debe levantarse de la mesa. 

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Miguel Medina
Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre