Cómo viajar con un consolador vibrador

4.4
(17)

Viajar a conocer otros países no debe ser un inconveniente para continuar con la actividad sexual. De hecho, explorar nuevos lugares acompañados de un consolador puede transformar la experiencia en algo mucho más placentero y excitante dándole un extra de diversión al viaje.

Viajar con un juguete erótico sin que llame la atención en el aeropuerto es posible. Eso sí, hay que tener en cuenta ciertas restricciones y recomendaciones para no hacer del momento de la inspección de equipajes una vergüenza total.

El tamaño sí importa

Existen regulaciones muy estrictas a la hora de pasar ciertos artículos y artefactos por la inspección de equipajes. Por ello, hay que conocer las leyes del país o estado al que se pretende viajar, porque no en todos lados las reglas funcionan igual.

La cantidad de líquidos permitida en el equipaje de mano es limitada, lo normal es que las botellas deban ser pequeñas, de máximo 100ml. Así que los lubricantes o geles limpiadores deben ir en botellas que no superen este tamaño.

En algunos lugares, como por ejemplo en la India, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita prohíben los juguetes sexuales y la pornografía. En otros, como en Reino Unido, existe una norma que restringe a 6 cm el tamaño de las herramientas que el usuario puede llevar en su equipaje de mano (un consolador está considerado como “herramienta”).

Para evitar cualquier tipo de problema, se deben elegir juguetes sexuales que no llamen demasiado la atención, como el huevo vibrador, cuya forma y tamaño no generan ningún tipo de alarma que llame la atención de los policías de la aduana.

Hay que recordar que el personal del aeropuerto está en su derecho de revisar en el interior de la maleta y registrarla para descartar cualquier objeto peligroso. Si se diera el caso, es mucho más rápido y fácil confirmar que se trata de un juguete sexual.

También es recomendable llevarlo siempre en su caja original para que el agente de seguridad sepa inmediatamente lo que es y se ahorre las preguntas incómodas.

Cómo llevarlo de forma adecuada

Es importante retirar las baterías en el momento de meter el consolador en la maleta. En el caso de ser recargable, hay que asegurarse de que se encuentra completamente descargado, aunque hay algunos juguetes vibradores que cuentan con un método de bloqueo especial.

No obstante, siempre es mejor llevar encima el cargador, por si en la aduana solicitan encenderlo para confirmar su veracidad.

Esto ocurre a menudo en Estados Unidos, desde julio del 2014, cuando introdujeron una ley que dicta que todos los dispositivos deben encenderse a la hora de pasar por la zona de seguridad o no será posible subirlos al avión.

Por otro lado está el tema de la higiene personal. Es importante mantener el consolador siempre limpio. Para ello se puede guardar en una bolsa de plástico transparente para transportarlo aislado del resto del contenido de la maleta.

En cualquier caso, también existe la opción de guardar el juguete sexual en el equipaje facturado para evitar situaciones incómodas en la aduana delante de otras personas.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.4 / 5. Votos: 17

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre