Calles con historia: la calle Mesón de Paredes de Madrid

3.8
(4)

La calle Mesón de Paredes de Madrid comienza en la actual plaza de Tirso de Molina (antes plaza del Progreso), para acabar en la Ronda de Valencia.

En el plano de Texeira –que fue completado en 1656, al parecer por encargo del rey Felipe IV, a este afamado cartógrafo portugués– la calle está dividida en dos tramos: el primero, llamado calle del Mesón, desde la plaza del Progreso hasta el convento de monjas de Santa Catalina de Sena (con fachada a la actual calle Mesón de Paredes y la de la Comadre, llamada en la actualidad del Amparo); y el segundo, desde aquí hasta el final, conocido como calle de Cabestreros.

Sin embargo, en el plano de Espinosa (Antonio Espinosa de los Monteros), grabador murciano, el primer tramo, coincidente con el de Texeira, ya figura como calle del Mesón de Paredes, mientras que el segundo tramo, figura aquí dividido en dos: el primero desde el convento de las monjas de Santa Catalina de Sena, hasta la actual calle Tribulete, se llama calle de la Hoz Alta, mientras que el segundo, desde Tribulete hasta el final, era conocido como calle de la Hoz Baja.

Plano de Espinosa
Plano de Espinosa

El nombre de la calle se debe a la existencia en ella de un antiguo mesón, que era propiedad de Miguel Simón Paredes.

Inclusa, casa de Expósitos

Don Ramón de Mesonero Romanos, en su libro Paseos histórico-anecdóticos por las calles y casas de esta villa (se refiere a Madrid), dice que: en el número 74 de la calle estaba el establecimiento benéfico titulado de la Inclusa, casa de Expósitos, que data de 1572, a cargo entonces, de la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad.

El origen del nombre de Inclusa se debe, según Quintana, de una imagen que se veneraba en su capilla. Imagen traída por un soldado desde la ciudad de Enckuissen, en Holanda, en tiempos del rey Felipe II.

Escuelas Pías

Independientemente de las construcciones particulares, y la ya citada Inclusa, el año 1729 se cedió una parcela a las Escuelas Pías (Colegio de San Fernando), a cargo de los padres escolapios, acabándose su construcción el año 1791, a cargo del hermano Miguel Escribano, y que fue completado en el año 1803 por otra parcela más.

Escuelas Pías
Escuelas Pías

Convento de Santa Catalina de Sena

En el número 39 de la calle, estaba el Convento de Santa Catalina de Sena, que fue fundado por doña Catalina Téllez, camarera de la reina Isabel la Católica, en el año 1510, en unas casas situadas cerca de la puerta de Balnadú (cerca de la actual Cuesta de Santo Domingo). El convento se trasladó, en 1571 a un edificio de nueva construcción, donde en la actualidad se encuentra el mercado de los Mostenses.

De nuevo, las monjas se trasladaron en 1610, a la calle del Prado, con fachadas recayentes a la plaza de Las Cortes y la carrera de San Jerónimo; pero este local fue derribado por orden del rey José I Bonaparte, y las monjas tuvieron que volver a hacer una mudanza, hasta el nuevo local de nuestra calle. Este último edificio conventual, fue también derribado, y en su solar se levanta desde 1973, un parque, cuyo acceso se realiza por la antigua fachada del convento.

Convento de Santa Catalina de Sena
Convento de Santa Catalina de Sena

Se conservan datos de construcciones particulares en dicha calle, en cualquiera de sus tramos, desde el año 1702. Aunque ya en 1628, consta un litigio entre el licenciado Pedro Pérez de Saavedra y el ayuntamiento de la Villa, representado por el alfarero Andrés Frutos; ya que el primero reclamaba la propiedad de un terreno, como suyo, en dicha calle.

Puntúa este contenido

Puntuación: 3.8 / 5. Votos: 4

Ramón Martín Pérez
Aficionado y amante de la Historia, sin aditivos políticos o partidistas. Mi pasión es dar a conocer y divulgar, de forma sencilla, algunos aspectos de esa Historia que a todos nos gusta recordar. Autor del blog Cosas de Historia y Arte.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…