Baterías estructurales: por qué tus rodillas y tu teléfono móvil tienen necesidades muy similares

Un profesor de la Universidad de Michigan, ha llevado a cabo un estudio con el que ha descubierto la solución a la brecha existente entre las baterías estructurales y la seguridad de su funcionamiento basándose en las propiedades de los tejidos cartilaginosos.

Esto llevó al diseño de un prototipo de “batería estructural”, ensamblada con materiales similares al cartílago humano, para mejorar su rendimiento en cuanto a durabilidad y maleabilidad.

Investigadores de la Universidad de Michigan
Investigadores de la Universidad de Michigan probando la batería

Propiedades del cartílago compatibles con una batería estructural

El equipo de investigación, liderado por Florence V. Cejka, empleó zinc y nanofibras ramificadas de aramida, que se asemejan mucho a las fibras de colágeno presentes en el cartílago y cumplen la misma función.

Así, las membranas desarrolladas pueden transportar iones de zinc entre los electrodos, simulando las funciones del cartílago como fuerza mecánica y durabilidad, dejando que los nutrientes pasen a través de él.

¿Son seguras estas baterías estructurales?

De momento, las baterías de zinc tradicionales son mejores que las estructurales en cuanto a durabilidad.

Sin embargo, el equipo que desarrolló la batería estructural sigue estudiando las posibilidades de mejora de la misma, a partir de un mejor electrodo.

Referencias:
Calificación: 4.5/5 (2 votos)