Arte moderno para dummies: aprende a valorarlo en 3 simples pasos

3.6
(11)

¿Te frustra no saber por qué esa mancha que está expuesta en el museo es tan importante para el resto de la humanidad? Evita caer en el ridículo gracias a estos consejos exprés para dummies, con los que conseguirás entender un poco mejor el arte moderno.

¿A quién no le ha pasado? Ir al museo y encontar un montón de cosas expuestas que no parecen tener ningún sentido. Manchas de pintura por todos lados, como si al autor le hubiese poseído un espíritu en plena sesión de trabajo; una plancha rodeada de comida para gatos, incluso un montón de polvo, sin más, que resultó ser la última obra de un artista latinoamericano que generó mucho revuelo (cómo no).

¿Qué hacer para diferenciar algo que es realmente bueno de algo que no lo es? ¿Cómo aprender a comprender lo que una obra de arte contemporáneo nos pretende transmitir? ¿Cómo asegurarnos de que no nos están tomando el pelo? A continuación te damos algunos consejos que te permitirán orientarte por ti mismo.

1. Elimina los prejuicios

Por lo general, lo que se nos han enseñado sobre el arte en los colegios es algo que, a partir del siglo XX, entra en total desuso. El resultado es que venimos con una idea preconcebida de lo que es el arte y, ante una expresión artística que no se corresponde con esa idea, tendemos a caer en el caos, la desesperación y, obviamente, adoptamos una posición negativa que generalmente nos lleva a decir algo parecido a “esto lo hago yo con los ojos cerrados”.

Resulta fundamental que eliminemos todos los prejuicios de cara a las obras que vamos a ver. Si entras al museo con la idea de que vas a encontrarte con cosas que dicen ser arte pero que para ti son un montón de chatarra, eso es lo que verás.

Lo mejor que podemos hacer es obviar todos los prejuicios y dejar que las obras muestren lo que tienen que decir, que no es precisamente lo que decía Leonadro Da Vinci o Rafael. Esto se debe a que, all romper los moldes clásicos del arte, el siglo XX incursiona en otras facetas que no son necesariamente las estéticas.

Es por eso que muchas de las obras de arte moderno pueden estar hechas con materiales que no son precisamente la pintura y el lienzo, o el barro o arcilla. Esto también explica por qué algunas obras tocan temas o aspectos más alejados del arte, como lo político, lo religioso o lo filosófico, entre otros temas.

2. Busca el sentido de su discurso

Cuando te acerques a una obra de arte contemporáneo, trata de comprender qué quiere decir con esos recursos que te muestra. Pregúntate por qué es así, qué quiere decir con ese original lenguaje y por qué es importante para el artista. ¿Cuál es el mensaje que transmite?

En este punto te será de gran ayuda todo lo que puedas saber sobre el artista, así como los datos sobre la obra, que suele darte el museo: nombre, tipo de materiales, etc. Esta labor de contextualización te será de gran ayuda para hacerte una idea más acorde y poder opinar sobre la obra de manera sustentada.

3. Investiga y ponte al día sobre el arte moderno

Todas las manifestaciones artísticas demandan una  serie de conocimientos previos para conocer en profundidad su sentido y esencia. En el caso del arte tradicional, gran parte la conocemos gracias a lo que nos han inculcado desde pequeños, lo que lo convierte en algo nautural y mucho más comprensible para nosotros. Pero, en realidad, no fue fruto de algo natural, hubo un aprendizaje prolongado en el tiempo.

Para poder comprender el arte moderno o contemporáneo debemos hacer lo propio: investigar, leer libros especializados y de crítica artística, conocer cuáles son los estilos modernos y leer sobre autores contemporáneos.

Si sigues estos consejos lograrás tener una experiencia que, si bien puede que no conmueva tu corazón, seguro que sí lo hará con tu cerebro.

Puntúa este contenido

Puntuación: 3.6 / 5. Votos: 11

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre