Descubren que es posible aprender un nuevo idioma mientras se duerme

2.7
(3)

¿Quién podría imaginar que es posible aprender un nuevo idioma durante el sueño? Investigadores de la Universidad de Berna han estudiado las implicaciones del sueño en la memorización de nuevas palabras y estos son los resultados…

Un grupo de científicos del Instituto de Psicología y de la Cooperación, de la Universidad de Berna, Suiza, que se especializa en estudiar los procesos del sueño, ha emprendido una investigación para conocer las implicaciones del sueño en el aprendizaje de nuevos idiomas.

De manera específica, el estudio pretendió analizar la asociación de las nuevas palabras extranjeras y de sus respectivas palabras de traducción, que podrían relacionarse a las asociaciones almacenadas en la vigilia, durante una siesta.

En el sueño, las células cerebrales activas influyen en el aprendizaje

El grupo de científicos, liderado por Katharina Henke, analizó si el cerebro humano es capaz de fortalecer las nuevas asociaciones semánticas entre las nuevas palabras extranjeras y las palabras de traducción.

Todo ello durante los estados activos de las células durante el sueño, denominados “estados ascendentes”.

En el sueño, las células cerebrales se activan durante un periodo breve, antes de quedar juntas en un periodo de inactividad. Estos estados, activo e inactivo, se alternan cada medio segundo durante el sueño.

En el estudio, las asociaciones semánticas entre las palabras de un idioma artificial y sus palabras de traducción al alemán solo se codificaron y almacenaron cuando la segunda palabra de un par se repetía 2, 3 ó 4 veces durante un estado superior.

El cerebro activa la recuperación de palabras aprendidas durante el sueño

Algunas de las conclusiones a las que los investigadores pudieron llegar fueron que las áreas del hipocampo y del lenguaje del cerebro se activan durante el sueño para recuperar el vocabulario aprendido.

Esto sucede gracias a que estas áreas median en la formación de la memoria, indiferentemente del estado en el que se encuentre la persona, si en vigilia o en sueño.

Estos resultados dan una mayor aportación teórica al acercamiento de la brecha entre conciencia y memoria, noción sobre la cual Katharina Henke concluyó en el 2010, en Nature Reviews Neuroscience:

«En qué medida y con qué consecuencias se puede utilizar el sueño profundo para la adquisición de nueva información será un tema de investigación en los próximos años.»

Referencias:

Puntúa este contenido

Puntuación: 2.7 / 5. Votos: 3

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre