Alergia a los ácaros: síntomas principales y formas de minimizarlos

5
(1)

Los síntomas más típicos de la alergia al polvo son estornudos, lagrimeo y picor nasal. Por eso, cualquier persona que comience a sentirlos sin otra razón aparente, debe tener en cuenta que quizás haya desarrollado esta alergia.

El cuerpo de una persona alérgica responde de manera exagerada cuando se expone a estos artrópodos, presentes en el polvo del hogar y demasiado pequeños como para que se los pueda ver sin utilizar un microscopio. Existen muchos tipos de ácaros, siendo el dermatophagoides farinae uno de los más conocidos.

La alergia a los ácaros puede aparecer cuando menos la esperamos

Expertos explican que los ácaros del polvo se alimentan de células de piel que las personas pierden, y crecen en ambientes cálidos y húmedos, siendo sus desechos los que causan los síntomas a las personas alérgicas. En contra de lo que ocurre con otros tipos de alergia, esta no es estacional, razón por la cual puede hacer aparición en cualquier momento del año.

Ácaro Paratarsotomus macropalpis

Existen algunas zonas del hogar especialmente proclives al asentamiento de ácaros, como los objetos con tela: almohadas, colchones, edredones, alfombras, muebles tapizados, cortinas y juguetes de peluche, por ejemplo.

Síntomas de la alergia

La rinitis es uno de los principales síntomas de la alergia. Es más común que sea matutina, y puede manifestarse en forma de obstrucción y picor nasal, si bien a veces puede presentar picor en el paladar o en la garganta. Los síntomas de la rinitis suelen ir acompañados de estornudos en salva y rinorrea acuosa.

Otro síntoma típico de la alergia es la conjuntivitis alérgica. En este caso se manifiestan síntomas oculares tales como lagrimeo, ojos rojos y picor conjuntival. También es frecuente que la alergia evolucione y afecte a los bronquios, apareciendo el asma. Si esto ocurre, la persona afectada sufrirá episodios de dificultad al respirar, dolor en el pecho u opresión, ruidos o sibilancias. También pueden aparecer a veces problemas para dormir, relacionados con la dificultad para respirar o la tos.

Cosas que debemos hacer en casa para sobrellevar la alergia

Es importante mantener la humedad ambiental en niveles bajos, preferentemente logrando una humedad relativa por debajo del 50% en casa. Contar con un deshumidificador puede ser una buena ayuda para conseguir esto.

A la hora de limpiar podemos emplear un truco, que es utilizar un trapo húmedo para limpiar el polvo, evitando así que se disperse en el aire y se asiente de nuevo. También es fundamental utilizar cubrecamas especial anti alérgenos, protegiendo las almohadas con fundas anti ácaros también.

La ropa de cama se debe lavar semanalmente, y tenemos que escogerla evitando cubrecamas que acumulen polvo fácilmente y que no se puedan limpiar frecuentemente. Tanto las sábanas, como las mantas y las fundas se deben lavar con agua caliente, a una temperatura de al menos 60ºC, ya que así terminaremos con los ácaros y los alérgenos. Cuando la ropa de cama no se pueda lavar con agua caliente, la solución será ponerla en una secadora por al menos 15 minutos, y a una temperatura superior a los 60ºC.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre