5 pueblos medievales con encanto en España

El encanto y los secretos de las provincias españolas solo se pueden descubrir lejos de las grandes urbes del país.

Ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla reciben la gran mayoría de turismo que llega a España. Incluso sus propios habitantes viajan entre las ciudades más reconocidas para escudriñar entre sus calles, su cultura y gastronomía.

Sin embargo, España es un país que esconde rincones maravillosos en sus provincias. Existen pueblos medievales mágicos en los que parece que se ha detenido el tiempo, donde el visitante puede disfrutar con sus callejones empedrados, murallas y castillos.

Quienes se atrevan a salir de lo cotidiano, podrán incluir algunos de los siguientes  pueblos entre sus próximos destinos:

Bárcena Mayor

Un pueblo tranquilo de Cantabria, con menos de 100 habitantes. Se encuentra en pleno Valle de Cabuérniga y destaca por su arquitectura tradicional. Con un agradable clima de montaña y hermosos paisajes naturales, es el punto de inicio de aventuras como el trekking. Ha recibido una importante ayuda gubernamental para atraer turistas.

Ronda

A pesar de que ya no es un pequeño pueblo de la antigüedad, aún conserva reliquias de otras épocas que son dignas de conocer. Pertenece a la provincia de Málaga, cuenta con 35.000 habitantes aproximadamente y se encuentra sobre un enorme desfiladero. Es recomendable visitar el Palacio de Mondragón, los baños árabes y el museo, entre otros puntos de interés.

Peratallada

Situado en la Costa Brava, provincia de Gerona. Es uno de los pueblos medievales más bonitos de Cataluña. Además, conserva de manera muy íntegra su aire medieval. Con laberínticas callejuelas de piedra, un castillo y enredaderas que cubren los muros, recibe gran afluencia de visitantes los fines de semana y durante el verano.

Albarracín

En lo alto de un peñasco de la provincia de Teruel se encuentra Albarracín, un pueblo de calles de piedra y tejados rojizos. Otoño es la mejor época del año para visitarlo, cuando los colores ocres y rojizos que combinan con las edificaciones medievales ofrecen un paisaje mágico. Las murallas, Guadalaviar y el conjunto histórico de Albarracín son visitas obligatorias.

Pals

Esta villa medieval es uno de los mejores secretos de Cataluña. Un pueblo medieval de la Costa Brava que lo tiene todo para convertirse en una escapada perfecta, tanto para el verano como para un fin de semana. Presume de callejones y arcos del siglo IX.

Calificación: 4.4/5 (17 votos)