5 estrategias probadas para generar ideas de negocio

En este artículo vas a aprender 5 estrategias probadas para poner en marcha ideas de negocio.

Porque si queremos emprender y alcanzar el éxito, la riqueza, la prosperidad… está claro que debemos partir de algo.

Algo tan básico y simple como qué queremos hacer, qué queremos poner en marcha. Eso también podría traducirse por qué idea tengo de negocio, cuál es la idea que se me ha ocurrido para poner en marcha un negocio.

En muchos sitios y páginas webs publican exhaustivos listados con estupendas ideas de negocio. Mi consejo es que no les hagas caso, que pienses por ti mismo y que determines las ideas que mejor casen con tu estilo, tu personalidad, el capital que puedes invertir, tus conocimientos, tus talentos… No te limites a escoger una entre las 50 que te ofrezcan y sí piensa un poco por ti mismo y de forma individualizada, adaptada a tu situación.

Como sé que “darle vueltas a la cabeza” no es quizá la respuesta que prefieras recibir voy a ir al grano y a ofrecerte, directamente, 5 estrategias probadas para obtener ideas de negocio.

Primero.- Pregúntale a la gente

Si no sabes qué negocio montar, pregúntaselo a la gente, así de simple.

O si debates entre varias ideas, plantéaselas a grupos de personas para que te den su opinión.

Esos grupos de personas pueden ser tu círculo de amigos, tus seguidores en una red social, tus compañeros de trabajo, tus compañeros de universidad… Incluso puedes plantarte en medio de la calle y preguntar a los transeúntes: perdone, estamos haciendo una encuesta: ¿qué le parecería… (este producto, este servicio…)?

Segunda.- Examina las búsquedas en internet

Está claro que todos buscamos en internet cosas que nos interesan.

Puede ser para comprar, para ver opiniones de usuarios, para contrastar entre varias posibilidades.

La propia red (y el propio buscador Google) ofrece herramientas a veces gratuitas para examinar los volúmenes de búsquedas de los usuarios. Así, si quieres abrir, por ejemplo, un restaurante, pero no sabeas de qué especialidad, puedes comprobar con estas herramientas si la preferida es la cocina vegetariana, o la japonesa, o los asadores…

Tercera.- No pienses. Desarrolla negocios ya consolidados

Es el caso de las franquicias. Si un negocio ya está consolidado y produce beneficios, puede abrir oficinas o sucursales por todo el territorio. ¿Para qué calentarte la cabeza? Puedes hacerte con una de ellas y gozar así de las ventajas de algo que ya está comprobado que funciona.

Cuarta.- Emula, replica lo que ya existe

Esta estrategia podría ser una variante de la anterior.

Muchos negocios no se han creado ex novo, de buenas a primeras, sino que son meras adaptaciones o mejoras de otros ya existentes.

Puedes, por tanto, fijarte en una idea que ya funcione e intentar mejorarla o adaptarla a tus circunstancias concretas (a tu ámbito geográfico, al nivel económico de tu público potencial…)

Quinta.- Utiliza el poder del micronicho

Un micronicho es un sector muy concreto y definido del mercado que posee características y necesidades análogas. Los universitarios, por ejemplo, son un micronicho, o los amantes de los video juegos, o los vegetarianos…

Puedes partir de un producto o servicio ya existente (creado) y adaptarlo a un público específico. Es algo que seguro habrás visto en el mundo editorial. Cuando un libro tiene éxito (Cómo hacer tal cosa, por ejemplo) enseguida surgen variantes (Cómo hacer tal cosa, para adolescentes, para mujeres, para desempleados…)

Y bien, ¿qué te han parecido estas estrategias? Sencillas de implementar, verdad? Pues estas, y muchas cosas más, puedes aprenderlas en mi blog sobre dinero, negocios y emprendimiento.

Calificación: 4.5/5 (11 votos)