Mitos y realidades sobre la masturbación

4.5
(122)

Para empezar, asumamos que todos nuestros amables lectores saben qué es la masturbación y alguna vez la habrán practicado. Si no es así, tal vez sea hora de hacerles un par de preguntas a sus padres. Durante décadas la masturbación ha sido un tabú y un tema álgido del que muy pocos se atreven a hablar en público con franqueza (no es nuestro caso, ya ven), sobre todo a partir de la censura que de ello hizo la iglesia católica durante siglos.

Catalogada de pecado y perseguida por las rigurosas morales conservadoras, se acusó a la masturbación de ser una práctica dañina, tanto moral como físicamente, cuando en verdad se trata de una práctica natural, saludable, siempre y cuando se lleve a cabo de manera sensata. Incluso hay animales que la practican.

Si bien algunos famosos la llevaron muy lejos y pagaron un precio por ello (escarnio social, multas por ofender al orden público y en casos extremos como el de David Carradine, la muerte), lo normal es que la masturbación sea un acto íntimo y normal, que no levante demasiado revuelo siquiera.

En ese sentido, te presentamos a continuación una lista de beneficios y virtudes de la masturbación, que contradicen las numerosas acusaciones y temores infundados en su contra, para que así sepas (literalmente) lo que te traes entre manos al practicarla.

Algunas virtudes de la masturbación

Comencemos por el principio. Masturbarte es una vía (la primera, idealmente) para descubrir tu propio cuerpo. Si sabes lo que te gusta, si sabes dónde y cómo tocar, pues será más sencillo explicarlo luego a tu pareja y posiblemente llevar una vida sexual más saludable. Incluso podrías enseñarle a hacerlo y aprender tú también sus preferencias. En esta vida todo es dar y recibir, y las labores amatorias no son precisamente la excepción.

Por otro lado, es una forma rápida y efectiva de aliviar las tensiones. Si bien hay otras que puedes perfectamente practicar en público, como jugar al tenis o leer, pues masturbarte es también una opción como cualquiera. La sensación de bienestar del orgasmo repercute en la musculatura, la liberación de hormonas y disminuye los niveles de estrés. De hecho, muchos ginecólogos lo recomiendan como alivio de los dolores menstruales.

El problema con esto es que la hemos satanizado tanto en nuestra cultura que muchos lidian con una sensación de culpa al terminar, cuando no hay realmente razones para ello. En esos casos, la culpa puede volver peor el remedio que la enfermedad. ¡Libérate de eso! Es tu cuerpo y no lastimas a nadie mimándolo un poco en privado.

En esa medida, el sueño también se beneficia de la masturbación, ya que el aumento de la prolactina y otras hormonas después del orgasmo, produce un adormecimiento que puede aprovecharse para vencer al insomnio. Y si no, en todo caso, es una forma más entretenida de distraerlo.

Y por último, aunque parezca tonto, la masturbación es 100% segura en términos de embarazo y enfermedades venéreas, así que… bueno, es una opción, digamos.

Algunas falsedades sobre la masturbación

Aprovechemos para desmentir algunas acusaciones. Se ha dicho que masturbarse causa daños físicos, que causa ceguera, que hace crecer pelos en las manos, causa acné o incluso que conduce a la infertilidad, a la impotencia o que altera el tamaño de los órganos sexuales. Nada de eso es cierto. Dentro de los límites de lo sensato, de nuevo, no hay ningún riesgo que debas temer a la hora de masturbarte. Si sufres de algo de lo que hemos listado arriba, tal vez deberías buscar las causas en otros aspectos.

Algo semejante ocurre con los trastornos psicológicos, que bien pueden influir en la manera en que un individuo practica la masturbación, pero no pueden ser causados por ésta. No te quedarás idiota por masturbarte, tampoco.

Otros mitos aseguran que sólo los hombres se masturban, lo cual es absolutamente falso, tanto como que las mujeres tendrían que sentirse menos femeninas por hacerlo. Tampoco es cierto que lo hagan sólo los solteros o que se deba a la falta de interés en el sexo. La masturbación atañe sólo a la relación de la persona con su cuerpo, así que no tiene que ver con sus hábitos o entornos sociales, ni su edad, nivel de madurez, nivel educativo, ni mucho menos su clase. Es una práctica absolutamente democrática, si a ver vamos.

En conclusión: no tiene nada de malo masturbarse. Mientras más sepamos sobre el sexo y sobre nuestros cuerpos, menos tabúes habrá en el mundo y seremos más libres y más felices de ser quienes somos; además, solo una mente informada toma las más seguras decisiones. Así que, ahora que sabes todo esto, ¿por qué no compartirlo con tus redes sociales?

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.5 / 5. Votos: 122

Otros están viendo…

4 Comentarios

  1. Por favor! Es una sandez lo que dices. Masturbarse no es malo. Ni significa que alguien que la practique o que diga que no tiene nada de malo masturbarse es ateo. Son dos cosas distintas . Tampoco hay que llevar la «religion» tan extremo. Imagino que tu no conoces el orgasmo ni has tenido relaciones sexuales no? Bueno, por lo que veo no, por la amargura de tu comentario. Que locura.

  2. La masturbación está expresamente prohibida por La Biblia.
    El autor de esta nota puede ser un ateo a quien este dato le tiene sin cuidado. Pero hubiese sido bueno que aclarara la relación de las prácticas masturbatorias con la religión.

    • Jajajaja,deberias dejar las drogas,flipar está bien, pero tanto, tanto como alucinas puede ser malo para la salud, sin duda, parece que tienes todos los síntomas de la estupidez aguda, pero eso tiene cura,no merece la pena perder un segundo más contigo

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre