domingo, 22 mayo 2022 |

Actualizado a las

22:43

h CEST

24.3 C
Madrid

Mejoras estéticas que tal vez no conocías

0
(0)

Las posibilidades de la medicina y cirugía estética son muy amplias y alcanzan muchas áreas y partes del cuerpo. Desde técnicas muy comunes como la liposucción, la mejora del abdomen y el aumento o elevación de los senos, hasta otros procedimientos menos conocidos como la reducción del ancho de los tobillos, el alisado de manos o la recuperación del tono de los brazos. Ahora bien, es en el rostro, una de las zonas más visibles y expuestas, donde se concentran buena parte de las soluciones estéticas. Entre ellas, cirugías estrella como la rinoplastia, para modelar la nariz, o la blefaroplastia, para rejuvenecer los párpados. 

La eliminación de las bolsas de grasa que se forman debajo de los ojos, así como del exceso de piel de los párpados, es una demanda que está creciendo y a la que se puede dar respuesta mediante la blefaroplastia. Su nombre es ajeno para muchos, incluso para quienes se han sometido a dicha cirugía, pero la realidad es que se trata de una de las intervenciones estéticas más demandadas. El resultado que ofrece es un cambio en el aspecto de la mirada, haciendo que luzca más despejada y descansada, lo que tiene un notable efecto en la expresión facial general. Como se suele decir, una mirada dice mucho. 

En ocasiones, la blefaroplastia va acompañada de otros tratamientos relacionados como la cejaplastia, que consiste en elevar las cejas para conseguir un mejor marco para los ojos. Esta técnica se conoce también como lifting de cejas y muchas personas que acuden a las consultas de estética no son conscientes de que puede ser la solución que necesitan para lograr el aspecto jovial y vital que buscan. 

Otra opción para el rostro que a menudo se desconoce es la posibilidad de elevar los pómulos o de realizar injertos grasos que les den mayor volumen y, así,  disimulen las ojeras y armonicen los contornos.  Todo ello, son procedimientos que abarca el sector de la oftalmología para proteger la salud ocular, ya que los ojos son muy delicados y se encuentran muy cercanos al área de acción de estas cirugías.

Ante cualquier tratamiento estético, la prioridad no solo ha de ser vernos mejor, sino también cuidarnos y evitar cualquier riesgo, optando por centros y profesionales que ofrezcan las mejores garantías. Al fin y al cabo, detrás de la apariencia hay una compleja anatomía que debe ser respetada y tenida en cuenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre